RSS

Archivos Mensuales: febrero 2015

Cráneo #15: Ricardo Limassol

foto

Ricardo Limassol (Ciudad de México, México, 1987). 

Publicó Jóvenes sin futuro, les habla su capitán con la editorial Juan Malasuerte Editores. Ha colaborado enLetroactivos, Los perros románticos, Transtierros, New Wave Vomit, Letras Explicitas, La tribu de Frida, Cuadrivio, días fantasma, El culo del mundo, Revista TN, Revista Órfico, Editorial Malos Pasos, Sorbo de Letras, El Butano Popular, New Spleen, Efecto 2000, Gus Ultramar, entre otros. Vive en la Ciudad de México.

NO SABES EL PESO QUE ME QUITAS DE ENCIMA

Había una chica de nombre Liliana
Que consoló a mi esposa
Que consoló a mi madre
Más de diez veces en el hospital psiquiátrico
Nunca la sonrisa dejó su rostro
Esos grandes y hermosos dientes de conejo
Tan alta como un faro de luz
No sabía cantar pero eso qué importa cuando se hace de corazón
Dibujó un árbol majestuoso que pienso colgar arriba de mi escritorio
Cuando creía que todo estaba perdido
Apareció con un número mágico
Y hablé y me respondieron
Tenemos lo que necesitas
Dile adiós a tu locura por unas cuantas monedas
Ya veremos.

LA CAMA EN LLAMAS

Un joven estudiante le da una tunda a su profesor de química
Los horrores de la guerra son expuestos en una pantalla gigante
Hay vino barato y flores muertas en la mesa que compré a buen trato
Las drogas están funcionando gracias a la bendita paciencia
Le mandaste a tu madre la misma carta que Baudelaire le envió a la suya
Me publicarán lo que sea es un gran grito de combate
Ya casi amanece es tiempo de desempolvar la vieja máquina de escribir
Y de matar alacranes
Prepara la tetera
No podrás dormir.

EL ÚLTIMO MINUTO DE SAN VALENTÍN

Lo hemos logrado
La señora muerte barre nuestro piso
Nuestros problemas son resueltos con una llamada
Los invitados van a enloquecer
¿Puedes coser la herida de mi mano?
Veamos pasar por nuestro balcón a esa máquina escupe tierra
En el parque una chica hermosa bebe cianuro
Se recuesta en la banca y luego desaparece
¿Cuál es tu director de cine favorito?
No puedo pensar en eso ahora
¿Cuál es tu libro favorito?
No puedo pensar en eso ahora
Una cantante de ópera me distrae
Me gustaría tocar a su puerta
Y entrar en otra dimensión
Es posible que pueda perder la cabeza
Pero eso no significa que no pueda dar amor.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en febrero 26, 2015 en Cráneos, México, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #14: Tyrone Maridueña Guerrero

ty

Tyrone Maridueña Guerrero (Guayaquil, Ecuador, 1986).

Jugador de trompo.  Solo se dirá…y murió. Mención de honor, X Concurso Nacional de Literatura, género Poesía (2008).

De lo efímero a lo inconsciente: el sarcasmo de su pesadilla

(Una gota cae y se inflama de plegarias obscenas)

CAPITULO I

 Crónicas de una memoria en retroceso

Déjà senti y la ciudad devorada

“Tengo la sensación de que el mundo ya ha sido destruido, que es sólo la sombra de algo…y que ya no hay nada a lo que agarrarse”

Leonard Cohen

Las ruinas (causales) surgen de la esquizofrenia colectiva como un acto de piedad e invocación prudente. Sujetando su cuerpo con la mano derecha, los dedos tímidos y asexuales de la noche resbalan por su venganza y reforman la cordura que se acomoda en nuestra pesadilla. Ella recuerda a sus hijos no nacidos, ella aún duerme en el vientre de Phardis.

Phardis es una hoja en blanco con olor a cenicero.  347 sombreros guardan la carne del verbo y al verbo sin gastar,  pido disculpas, 348; La ex esposa del panadero acaba de tener una hija con el profesor de matemáticas. No, un momento,  347.  El profesor de matemáticas se suicidó frente a su hija recién nacida. En la carta explicó  que tenía miedo de fallarle al chico con el que mantenía relaciones sexuales en la universidad y del cual se había enamorado. Admitió que le incomodaba que la bebe sea hija del panadero, y que cuando era más joven asesinó a su padre empujándolo contra el bus en la calle que queda frente a la iglesia.  Phardis es una hoja en blanco,  el cigarrillo se acaba, el cigarrillo se acaba, el cigar……

A la ciudad de Phardis

 

 

Puerta de madera, jardín sin cortar, calle 2da. / Avenida 4

De la costumbre y el grito

 

La señorita sin zapatos no quiere sentir el ascenso religioso de los charcos por su cuerpo y 17 minutos después recorre el mercado buscando el veneno para  ratas que su madre le pidió en la mañana.

Juzga sin precautelar los límites de su lengua;

absorbe la culpa del aire y recrea la excitación infantil del asombro.

El asesino acarició su cadera

Ella lo ama

Él la detiene mordiendo sus labios

El veneno juega entre sus dedos.

Los dos se abrazan en medio de la plaza

y los gritos alaban a una nueva suicida antes de terminar el poema.

Ella lo sabe todo

y él solo puede jugar a perder.

La incertidumbre

 

I

Ella está cerca

nuestra imprudencia sale de la cama y atraviesa  su parpado

y al otro lado

un libro vomita encuentros casuales

y a no videntes buscando luciérnagas

en la repetición del cuento.

La ansiedad es un desierto / su blues / la misericordia.

El amor como un enjambre de lenguajes y astros sin masticar

vendrá  a la  ciudad  en busca de  los niños  que escondimos

en el temor ajeno.

la compañía de los sobrevivientes

será una especulación

y el perdón (el que es efecto y no acertijo)

el clímax de nuestra oscuridad.

II

Dios invento el coito

Los hombres el amor

Hermanos Edmond y Jules de Goncourt

De lo absurdo a la euforia

los siervos duermen en la extensión del fuego que es una lágrima agrietada

y una deformidad simbólica del pueblo.

Los restos son del caos

los susurros de la campanas

la ternura del muerto y la sonrisa infantil de la viuda.

El amor a contraluz es para los martes y los borrachos.

Algunas personas esperan que el telón se cierre

-nuevamente-

para volver a dormir y no retroceder a los significados incompletos de su cuerpo.

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #13: Juan José Pozo

1

 

 

Juan José Pozo (Quito, Ecuador, 1995)

Estudia Comunicación y Literatura en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Forma parte del grupo literario El tornillo. Su primer libro, Sísmicas mariposas, fue publicado en el 2013 bajo el sello de El Ángel Editor.

 


 

 

VENADO:

Árbol de viento,
tu andar traza un rumor
entre las ramas.

ALETEO:

Aplaudió un pájaro:
celebró su llegada
a un nido oculto.

CHORRERA:

El viento toca
canciones milenarias
con su arpa de agua.

SENSACIONES:

Cierro los ojos,
saboreo la lluvia
solo escuchándola.

CASCADA:

En tropel baja
el agua con la furia
​de mil caballos.​

CIELO NUBLADO:

Piel de algodón
a veces blanca o negra
siempre con lágrimas.

VIENTO HELADO:

Miles de agujas
entrar solo en un poro
y el cuerpo tiembla.

LOBOS:

Transporta el viento
en su eterno vaivén
un pobre aullido.

RELÁMPAGO: 

El cascarón
de la humanidad se abre
y vemos luz.

SOLEDAD:

Entre las calles
envueltas por la noche
camina un hombre.

PLACER:

Esa mujer
fornica un cigarrillo
siendo tan vieja.

NIEBLA:

Al fin llegaron
los heraldos del frío
desde la nada.

DOLOR: 

Lejos de tu alma
crece la flor oscura
de mi esperanza.

NOSTALGIA: 

La mujercita
que sonríe en la foto
ya tiene arrugas.

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #12: Daniela Prado

10967863_10153070404056649_1440451099_n

Daniela Prado (Cali, Colombia, 1994)

Estudiante de Licenciatura en Literatura en la Universidad del Valle y Co-fundadora del grupo Poiésis Univalle. Escribe en el blogspot Sublingual.


*

Escribo esto en caída libre desde mil torres de babel
Algo que no intento llamar poema, ni palabra, ni siquiera sílaba
Pendo de la lengua de los demagogos y las muchachas tontas con cara bonita
Con mi tórax lleno de olas y los perros de mi infancia
Soy un venado que acecha a la escopeta un mensajero de la Grecia antigua
Juego esta vida como un yoyo y derivo a la locura de los dioses
Pienso esta vida en otro orden mientras camino por el techo
Esta glándula que se me abre desde el vientre y me lastima el habla ya no se cierra nunca más
Sangra a gritos un fantasma que desgarra letras maduras y versos párvulos
Me meto de lleno en el reflejo de las horas me hago materia y melancolía
Me encuentro en la encrucijada del derrumbe de esta estructura sintáctica que es mi cuerpo
Me deshago y no me puedo armar a mi gusto
Sólo me hallo en el bosquejo de unas líneas que manejan con hilos invisibles este verso moldeado con arcilla.

*

Tengo un mar de 9 azules que sangra mil preguntas
Tengo estas pústulas incesantes quemando mi garganta
Y ¿qué será de mañana?
Me condenso entre tus besos y la espera entre mi cóncavo sexo que llora tu partida
Soy una lluvia de silencios y gestos intempestivos un derrumbe cautivo que espera tus caricias un castillo de cartas que cae cuando lo miras
Hasta tus orillas he bajado mis barreras reinventando mi torpeza aunque tiemble mi alma
Quiero explicarte en el único idioma que entiendo cuanto importas
Quiero decirte que me estalla la tristeza en la boca en el pliegue de mi cuerpo que te extraña en el roce del recuerdo de tu forma en tu boca
Tu boca es una casa acogedora un silencio tibio en el que duermo desnuda un cristal empañado por el que mis ojos miran mi sonrisa colgando de la tuya
Tus brazos son un escudo que se ausenta una esquirla en mi pecho izquierdo
Sueño tu rostro y se me inundan los miedos se inclina mi balanza hacia el vacío
Soy un fantasma triste que tiende a la nobleza
Una estrella roja que espera que la mires.

 
6 comentarios

Publicado por en febrero 11, 2015 en Colombia, Cráneos, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #11: Caterina Scicchitano

10937579_10153033819288151_1143325723_n

 

Caterina Scicchitano  (Buenos Aires, Argentina, 1992)

Actualmente estudia Diseño Gráfico y hace traducciones de jóvenes escritores norteamericanos.  Be a Body (2014) es su primer poemario y está por editar su segundo libro con Editorial Malos Pasos. Fue incluida en la antología 1.000 millones (poesía en lengua española del siglo XII) Y su poesía también se publica este año en Series Poéticas: Mil Novecientos Violeta (El Gaviero Ediciones 2015). Tiene un Tumblr donde sube todo su contenido semanalmente yournaughtybits.tumblr.com

 

 


 

 

Ser humano menos valioso

Mi padre es un conservador y me tiene atrapada en un frasco de mermelada Arcor.

Él mantiene un almacén con drogas en un estante que no esta a mi vista
porque yo dentro del frasco soy muy imbécil como para darme cuenta.

Si escucho las llaves en la puerta, hundo todo mi cuerpo en la jalea de arándanos
y observo como las sombras de otros productos se convierten en
globos terráqueos libres de gluten.

Porque en las tardes cuando soy una persona normal que vive afuera y mide 1,62,
y hace las compras pretendo ser un humano que camina con la vista en alto
para ver otro tipo de estantería.

Pretendo estar observando el movimiento de una planta verde.

Si logro convencer a mi padre que no moví ningún objeto de la casa
puede que durante el día no me haga sentir miserable con respecto a la cantidad
de drogas que yo si consumo.

Puede que mi cuerpo no se vuelva tan morado,
que mi sueños no se menosprecien
que cuando bese a la persona que amo no me sienta moralmente incorrecta
con respecto a mi sexualidad y vuelva a esconderme dentro del frasco.

Puede que un día mi tamaño no tenga tanta importancia
y acumule manchas verdes de moho en las paredes.

 

 

 

Corazón amarillo dentro de un taxi

Voy hasta la cocina usando unas chancletas adidas y me siento en un sillón peruano para que todo se aplaste desgraciadamente en el mimbre.
Ahí acomodo el tono de mis ojeras con dos horas mas de sueño
y tardo en dormir cómoda por la parálisis del sueño que me provoca un incubus en la espalda.

No decido que ropa ponerme porque en el interior se que hay algo mas.
Me siento bien conmigo misma cuando tomo mdma y siento terror y ganas de que me cuiden.

 

 

 

En un estacionamiento, mi rostro es blanco y negro

Las mujeres como yo contienen un cáncer que se llena de hojas secas.
Estoy indispuesta.

Si colocas tu mano verticalmente, con mi permiso, tu linea de la vida
y tus dos dedos están teñidos con sangre de mi interior.

Mi vitalidad se comprime en mi caja torácica.
Y uso químicos en mi para cultivar hongos dentro de unos años y mi pelo sera gris.

Voy a cultivarme cáncer en ambos pechos.

A destruir mis bosques imaginarios.

Voy a asociar el trigo amarillo con tu distancia y cesare de existir.

 

 
1 comentario

Publicado por en febrero 7, 2015 en Argentina, Cráneos, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,