RSS

Archivos Mensuales: junio 2015

Cráneo #27: Oriette D’Angelo

11425726_10153329720306970_1545380963_n

 

Oriette D’Angelo (Caracas, Venezuela, 1990).

Estudió Derecho en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Creadora de la plataforma literaria Digo.Palabra.txt. Fue Coordinadora Creativa de la revista digital Sorbo de Letras. Con su obra Cardiopatías ganó el Premio de Autores Inéditos de Monte Ávila Editores, mención Poesía, edición 2014 (por publicarse). Obtuvo una mención en el Concurso Literario Nacional e Internacional “Palabras sin fronteras”, edición 2013, de Bruma Ediciones (Argentina). Sus poemas aparecen en diversas antologías y revistas digitales, entre ellas 102 poetas. Jamming (Oscar Todtmann Editores, 2014) y ¿Acaso esta atrocidad es el centro de todo? (Stillness & Blood Press, 2015) recientemente publicada en México.

Blog: http://oriettedangelo.blogspot.com

Twitter: @Oriettedangelo

 


 

Los poemas aquí presentados pertenecen a su libro Cardiopatías.

 

 

En caso de incendio, rompa el vidrio

Un pasado roto no es nada.
Al final te das cuenta de que nunca estuvo entero del todo.

Manolo García

 

Tic-tac en los dedos. Eres una unidad convencional no permitida. [manecilla rasgada]. El vacío de un nombre. Pertenencia ausente. Mi pasado roto. La caja torácica carcomida por los perros. Designación vagabunda. Sueño que me quemo en tu regazo. Sueño que el incendio es un amorío cruel junto a una jauría. Sueño que me salvas mientras me dejas calcinada, en ese campo crematorio que hiciste cuerpo. En caso de incendio, rompa el vidrio. En caso de incendio, rompa en llanto. Muera a tiempo. Busque refugio, que donde hay tres nunca hay nadie que lo salve.

 

 

 

Demasiado hueso, demasiado calcio

Nada sabemos del final hasta que nos quebramos.

Las costillas sólo suenan cuando se rompen. Le pedimos al amor ser puente sobre barrancos y ahí nos quedamos, en la suspensión. Siempre pensé que tu boca tendría sabor a aspirina. [angina de pecho. sensación de estrangulamiento localizado que dura quince minutos antes del infarto]. Dejarte fue aliviar la sensación de una muerte repentina. Dejarte fue tan fácil como cualquier herida que se cura con alcohol. Unos minutos para ser pasado, para ser el muerto-de-alguien, para ser la-carga-del-otro. Lanzarse al vacío fue siempre cosa mía. [y me quebré]. Demasiado hueso, demasiado calcio. Había tanto que quebrar que decidiste quererme poco. Me dejaste con el cuerpo hinchado de árboles. Con la imaginación fracturada. Le pedí a nuestro amor que fuera un puente sobre un barranco, pero sólo fue una medida preventiva para no caer al vacío tan pronto.

 

 

 

Quince minutos para ser póstumo

Ciudad de accidentes cardiovasculares. Avenidas como venas rotas de tanta grasa. Ciudad de misiles en dos ruedas. Ciudad de Yani Conte asesinado. Sueño incompleto sin poder dormir. Dicen los cuchillos que un hombre es un delito común, que un asesinato impune es prontuario negligente. ¿Han visto alguna vez una mancha de sangre en el concreto? Se asemeja a una mancha de aceite, pero más espesa, más humilde que el petróleo, más sincera. Todo lo de Yani se quedó póstumo y en lo póstumo él no deja de cantar. Los cuchillos dicen lo que la ciudad calla y aun así hablan más de la cuenta. Salgo a la calle y veo a un asesino en cada hombre. Una puñalada / dos puñaladas / seis puñaladas. No hay número exacto en las variables del duelo. El cuerpo roto hace entender la cobardía del ataque: la raja inexacta del asesino inexperto. El lugar de la coincidencia: la Caracas extraviada. Tres y cincuenta y cinco. Cuatro y diez de la mañana. Quince minutos para ser póstumo. La otra parte de la historia está borrada por la huida.

Cobardía se escribe con [C] de Caracas. Una mano asesina es una huella adulterada, un ADN intervenido. Quince minutos y Yani Conte no dice. Sólo queda una ciudad para tragar en seco y recordar.

A Yani.

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #26: Christian J. Kanahuaty

11268923_1087578371259644_871450043_n

 

Christian j. Kanahuaty (Cochapamba, Bolivia, 1982)

Escritor y politólogo  Estudiante de la Maestría en Sociología de FLACSO-Ecuador.

En el campo de la investigación en ciencias sociales publicó las investigaciones Movilización Indígena por el Poder (2012) y La Maquinaria Andante: Historia, poder y conflicto en la ciudad de El Alto. (2013). Y el libro de ensayos, Ensayos de memoria (2014) todos ellos publicados por la editorial Autodeterminación de La Paz, Bolivia.

Tiene publicadas con la editorial Correveidile de Bolivia las novelas Invierno (2010) y Te odio (2011). Su trabajo en poesía forman parte de las antologías Cambio Climático, panorama de la joven poesía boliviana (Fundación Patiño-Bolivia) y Changement d’ambiance panorama de la jeune poésie bolivienne. (Editions Patiño. Ginebra, Suiza), Tea Party I (Cinosargo editores-Chile) y Traductores del silencio (Sanatorio editores-Perú). Cuentos suyos forman parte de los libros La nueva generación (Ed. Correveidile-Bolivia) y de Imposibilidades posibles, I antología del cuento maravilloso en Bolivia (Ed. Kipus-Bolivia). Nuevos Gritos Demenciales, antología del cuento de terror (Ed. 3600. La Paz) y de la revista Intravenosa N 14 de Argentina. En crónica es parte del libro: Bolivia a toda costa, crónicas de un país de ficción (Ed. El Cuervo, dos ediciones-Bolivia).


 

 

Aproximación primaria

Reconozco en el latir de las rocas,
en el océano que emerge del río,
y en las estrellas,
que de tus palabras
todas hablarán.
Quizás en el tiempo
ya seamos olvido
incrustado en este paraje sin follaje.
Estaremos distantes.
Perdidos en el espesor
que nos recordará la infancia;
y como la infancia no debe ser recordada
desde ese momento
habitaremos
simplemente
las pieles del silencio.

 

 

 

 

Noche aún

Bajo las luces de una ciudad sin cuerpo,
en la primera idea de un nombre,
con el reguero de pólvora en los pies;
quizás sin esperar nada a cambio,
solamente un suspiro:
unos puntos suspensivos:
El espectro de verte
y no saber si eres real,
allá en la infinidad
o en lo concreto de tus abismales sílabas;
Que en noches invocadas
se quedan suspendidas en el grito
de un sol egoísta y blasfemo
que evita que el cielo sea azul,
que ahoga el mundo,
y que hace que el olvido crezca
como las raíces de un cementerio
que de tantos nombres completos
que ha soportado,
hoy,
llega a tocar tu puerta
para preguntar por mí.

 

 

 

 

Cuaderno de ruta

He decidido volver sobre el manuscrito,
hojear esas viejas páginas escritas,
reeditar el pasado para encontrarme en él.

Buscar la forma de tu lenguaje:
ocultar mis palabras y encontrar las tuyas,
ocultar el paisaje y revelar el contorno.

Nada más simple
que volver sobre lo escrito,
la intención de decir lo que el silencio duda.

Encontrarme en las hojas,
Olvidarte en sus líneas.
Dejar de estar, para poder ser.

 

Etiquetas: , ,