RSS

Archivos Mensuales: agosto 2015

Cráneo #45: Olmedo Guerra

ol

Olmedo Guerra (Esmeraldas, Ecuador 1998)

Estudiante del colegio Francés en la ciudad de Esmeraldas. Ha colaborado en algunos eventos culturales en su ciudad y es ex miembro del colectivo Afroarte. Lector y aspirante a escritor. Maneja un blog donde publica sus textos: https://disenchanterman.wordpress.com/


Los muchachos contemporáneos.

 

¿Están todos adentro?
Los niños se encierran en cuevas
Otros en mazmorras
Acariciando armas naturales
Famélicos
Rugen mientras alimentan sus huesos
Con tierra y beben orgullo
Preparándose para la anarquía
Mientras en sus oníricos delirios
Masturban a niñas imaginarias
Con la boca de la pistola
Y una navaja en el orto
Niñas bicéfalas que gimen con una cabeza
Y piden auxilio con la otra
Mientras se arrastran por las paredes de las mazmorras
Esperando que sean jaulas
Para forzar su doble mente con el viento
Pero los niños disparan y una cabeza muere
Y la mujer retorna a ser natural
O inferior por haber perdido
Entonces se levantan y acarician sus falos entre ellos
Mientras crean más armas con sus huesos
Su carne como carnada
Cuando las puertas están abiertas
Cuando la anarquía está en frente
Los niños lloran indefensos
Arrodillándose en los pies de amos
Con pieles de leones
O tigres
U ovejas
De acuerdo a la estirpe
Pero cada uno se arrodilla y suplica perdón
A su propio amo
Y en su mente
Ya no matan con armas ni con navajas
Los niños hambrientos crean una nueva civilización
Donde predomina la anarquía
Y en sus burgueses salones de bailes psicodélicos
O de cumbia
Las cabezas de sus amos penden como un reloj
Que marca las doce
Y esta vez nadie irá a su jaula.

***

Puede que me convenzan al decirme que los sueños no son para las personas
o que los niños debemos crecer
mirando las calles con los ojos exentos de colores
cuando todo está iluminado por los faros oscuros
y obsoletos
de tanto desproveerse del intento
de tanto querer iluminar
si no ilustrar
lo que las personas no supieron ver en sí
como que los focos se cambian cada cierto tiempo
como que en las calles se camina de distintas formas
en mi caso, yo solía llevar un libro bajo mi axila
he visto como las personas caminan como seres empujados por el desdén y las desilusiones
ahí donde empieza la calle del circo de los sardónicos
la fila de la desolación
entristece al pasar
donde los colores se venden en tiendas burgueses
y pintan
ilusiones
nos llaman los ilusionistas en las calles
cuando solo caminamos ilustrados por la desorientación
y roídos
por las ratas de las alcantarillas
el mal olor
las pistolas frías
y todo lo concerniente
a la puta ciudad sin librerías
donde nos enseñaron a dormir en las calles
a morir en las calles
cuando quisimos pasar asfaltando necedades
pero es más fácil dormir en las calles
no se necesita impulso
tendrás frío, pasarás hambre, mojarás los suelos
pero no te impulsarás
porque las catapultas ya no se dirigen hacia las estrellas
pasarán hombres, sin duda,
pero no te impulsarás
porque ya no te mueven las personas
ni los colores
ni los faros ilustradores
ni La Iluminación
ni el verde cetrino de un disco argentino
ni los ojos perdidos de un niño
arrastrándose
con manchas de iris tras de sí
buscando que le vendan sus colores
niños que palpitan con la música del transporte público
porque madre, si me has dado la vida
nunca hubieses querido que yo,
el producto de las murallas en tu vientre,
de la estrategia, los planos,
el dolor de edificar ladrillo a ladrillo,
patada por patada
y los golpes del mundo,
estuviese contando tu historia
-porque nunca supe crear la mía-
por 25 centavos
de conmiseración
donde yo
en mi mente repaso galerías renacentistas que hacen escarnio
de transeúntes empalmados
paseando en sus collares
frente a los templos de la Divinis Providencia
que nunca se darán cuenta de…
¡cómo son de dolidos los hombres negros que lloraron
cuando la maldición de la ciudad sin librerías nos ahogaba en sus pozos de petróleo!
el oasis fue el petróleo
sentenciamos: «de ahora en adelante,
de esa agua siempre hemos de beber»
y ahora
en esta ciudad todos somos negros, mamá,
con dolor
o sin dolor
fue el único color
que supimos encontrar.

Los poetastros imberbes

Tantos años de educación y todo se resume a esto: somos jóvenes, no estamos preparados.
Comprendo que decir adiós es crecer y empiezo a tartamudear. Varios años pasé criticando este pueblo de mierda con ganas de largarme, sin embargo, ahora sé que la mierda está en todas partes. No quiero estudiar, quiero sentarme en los rincones del mundo a leer y a compartir y a recitar poesía mientras robo libros y me alimento de los sesos de la gente y descubro que la vida está ahí fuera, en aquella《Universidad desconocida》que está en todas partes donde no escoges la carrera. No quiero asentarme en la capital, quiero seguir adherido al vientre de mi madre porque de ahí nadie me ha sacado; estoy atascado. No me saquen de aquí. Aquí se está cómodo. Me hago la idea de que el éxito está maldito y maldigo: no quiero estudiar, quiero sentarme en los rincones del mundo a leer y a recitar poesía y a compartir y a morir y a trasmigrar y a oponerme a la transmigración para morir de nuevo y no estar. No quiero estar en ninguna parte. No estoy preparado.

«Y la pesadilla me decía: crecerás. Dejarás atrás las imágenes del dolor y del laberinto y olvidarás. Pero en aquel entonces crecer hubiera sido un crimen».

Estoy aquí, con los cachorros malsanos y aquí me pienso quedar.

Anuncios
 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #44: Rolando Ávalos Díaz

11781732_10204770348286703_4056256365477855946_n

Rolando Ávalos Díaz (La Habana, Cuba, 1988)

Poeta, narrador, repentista. Fundador y egresado de la Cátedra Honorífica de Poesía Improvisada (Instituto Superior de Arte, La Habana, Cuba, 2000-2003). Bachiller en Humanidades e Instructor de Arte de Teatro (2004-2007). Licenciado en Comunicación Social (2015). Egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, de La Habana (2009-2010). Graduado en el Seminario de Dramaturgia de la Casona de Línea (2011-2012). Miembro de la Asociación Hermanos Saíz.Ha colaborado con revistas y medios nacionales e internacionales como Pionero, Alma Máter, Somos jóvenes, ConvergenciaPiedra de molino (España), el portal web de Ediciones Unión,  Proyecto Esquife (revista electrónica), CubaLiterariaLa Literatura del Arte (Colombia), El Caimán BarbudoOn Cuba, IslíadaCírculo de poesía (México), La Jiribilla, La letra del escriba, Periódico Cubarte y Librínsula.

ha recibido premios nacionales e internacionales por su obra, entre los que destacan:

  • Tercer Premio Poesía Adolescentes en el Concurso Literario “El Arte en Septiembre”, en Buenos Aires, Argentina (2002). Poema: Mi barrio (El Roble)
  • Premio en Cuento en la tercera categoría del Concurso de Plástica y Literatura Infantil “Martí y La Exposición de París” (convocado por Unión Francesa de Cuba), 2003. Cuento: La exposición de París.
  • Primer Premio en la categoría Lengua Castellana del VI Premio Literario Internacional St. Paul School, Barcelona, España (2003).
  • Premio Décima en el Encuentro-debate de Talleres Literarios, 2004. Batabanó, Mayabeque. Décimas: Descubriendo mi suicida.
  • Mención Poesía en el Concurso Nacional “En la viva”, convocado por Radio Ariguanabo, San Antonio de los Baños (2005).
  • Mención (Accésit) en Cuento para Adultos en el Concurso Literario Manuel Cofiño López (2009), por el cuento Anonimato.
  • Mención (Accésit) en el X Concurso Nacional Ala Décima (2010), con su cuaderno “Fotos del otoño”.
  • Premio (ex aequo) en el VIII Certamen Internacional de Décima Espinela Tuineje, Santa Cruz de Tenerife, España (2011), por su cuaderno El mar que tiene raíces.
  • Primera Mención en la Categoría Nuestro Tiempo (para autores menores de 25 años) en el 25. Concurso Literario de Cuento Ernest Hemingway (2012), por su cuento Anonimato.
  • Finalista en I Concurso Internacional de Cuento Breve “Cada loco con su tema” (México, 2012). Cuento: “Él”.
  • Premio Célida Cortina y premio al Mejor Cuaderno de Autor más Joven en el XIII Certamen Nacional Ala Décima (2013), por su cuaderno Boca de lobo.
  • Finalista del I Certamen de Poesía UNAM- San Antonio-Letras en la Frontera (México-Estados Unidos, 2013), por su poemario “Mundo pañuelo”.
  • I Premio La Literatura del Arte (Colombia, 2013), por su cuento Anonimato.
  • Premio colateral Casa de Cultura Osvaldo Mursulí Recarey, en el II Concurso de Décima Escrita “Toda luz y toda mía” 2013, por su cuaderno “Voces en off”.
  • Finalista en el I Certamen Internacional de Poesía laEditorial.es (España, 2013), por su cuaderno “Mensaje encontrado en una botella rota”.
  • Premio en la modalidad El Buscón (para poetas menores de 30 años), en el XXXIV Certamen Poético de la Orden Literaria Francisco de Quevedo de Villanueva de los Infantes (España, 2014), por “Poema para que me llames por teléfono”

MAPAS DE NINGUNA PARTE

I

He caído en un coma melancólico.
No sólo son los charcos de la calle
también soy ese
rostro que tiembla
entre las vísceras del agua.

 

 

II

Como si el lodo fuese mar
avanzas.
La barca pare un grito.
Avanzas pero las orillas
sólo existen en los sueños de Robinson.
Paladeas recuerdos
de otras tierras o vidas.
Sientes el escozor
la clásica inmovilidad
la previsible caída
sólo que esta vez no hay fin.
Caes en ninguna parte
(ese lugar común).

 

 

III

Caravana de percheros
colgando torsos.
Mejillas como espaldas.
Metáforas chillonas
de una realidad sin prótesis.

 

 

IV

Llueven migajas
desde el porvenir.
Ajan el traje
que vestiste mañana
(el mismo traje
que planchó Vallejo,
el indio aquel
de mi primera borrachera).

 

V

Ya no le puedes dar
la espalda al aire.
Ya no podrás cerrar los ojos.
Le sirves a todas las máscaras.
Echas de menos
tu sermón de cristal.

 

 

VI

¿En qué consiste la vigilia?
Redundan Yo y el eco.

 

 

VII

Malhumorados los huesos.
Desmembrados
como el nexo
entre el sueño y los párpados.

 

 

VIII

No ves a nadie.
No sabes esta vez
por quién sangran las campanas.

 

 

IX

Al otro día
la lejanía a pedazos.
Polvo sobre polvo

 

 

X

Procreo silencio.
La última certeza
será impronunciable.

 

 

XI

…la clásica inmovilidad
la previsible caída
sólo que esta vez no hay fin.
Caes en ninguna parte
(ese lugar común).

 

 

 

 

 

SECUENCIAS LÍVIDAS CON MADRE

 

“Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho.”
Ángel González

1

A veces el infierno es la voz
de una dulce
arrugada madre
fregando platos a medianoche
débiles hombros
y uno se dice
ese es mi amnios
mi verdadera
y agujereada
capa de ozono.

 

 

2

En plena oscuridad
Mamá cuerva ve cómo el patio muere
espera que los árboles compungidos
comprendan los fantasmas de las seis.
Y la nostalgia, tan desinhibida.

 

 

3

Madres en procesión
con fotos de mi niñez
desaparecidas
Madres a siglos de sus vientres
como murciélagos despavoridos
que insisten en regresar
a una ciudad de arena.

 

 

 

 

 

 

LOS ANDAMIOS DE LA NOCHE

Declaro que salir a la calle
resultará anacrónico esta noche
descender las escaleras
dejarse lamer los ojos los oídos
por las aguas albañales de tu nombre
mudarse a una nube y no saludar a los vecinos
cumplir años rodeado de incienso y de violines
masturbarse con rabia o por rutina
también será anacrónico
sobre todo cuando llueve por cansancio
y la lascivia del invierno trepa
la desnudez erizada
de unos muslos adolescentes
hasta torcer su risa multicelular.
Lo siento por los muros
por la eternidad penitente de sus grafitis.
Lo siento por las celosías de mi espalda.
Declaro que salir a la calle esta noche
resultará, sin dudas, anacrónico.
También serán evanescentes
las sucias escaleras de tu nombre
tus dientes de morder el hambre
la sangre que le suda a tu memoria.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 24, 2015 en Cráneos, Cuba, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #43: Karen Valladares

11715948_10204421869806175_912154694_n

 

Karen Valladares (Tegucigalpa, Honduras, 1984)

Poeta, escritora, gestora cultural. Ex miembro de los talleres Edilberto Cardona Bulnes y Máscara suelta. Integró la Asociación Nacional de Escritoras de Honduras (ANDEH). Codirectora de la revista Metáfora, miembro fundador del movimiento literario Poetas del Grado Cero. Miembro de la editorial Cartonera Grado Cero. Sus textos han sido traducidos al inglés y al polaco. Ha publicado Ciudad Inversa (Grado Cero, 2010) y en las antologías Sociedad anónima (editorial pez dulce, 2007), Antología 2017 nuevos poetas contemporáneos de América Latina (Miselena Caserola, Argentina, 2010), Recopilación de poesía femenina iberoamericana (Cascadas de palabras, 2010) y Canto de sirenas, autoras iberoamericanas. Barcos sobre el agua natal, antologia de poesía hispanoamericana, del siglo XXI, editorial Litoral. Sus poemas se publicaron en destacadas revistas de literatura principales Hispanoamérica. Ha participado en diferentes festivales internacionales de poesía.


 

 

 

Tu nombre es un niño moribundo

Tu nombre

Tu nombre es un niño moribundo,
un barrilete sin cielo azul

una sonaja rota y pálida un cuchillo ensangrentado que sostiene mi mano cicatrizada
un corazón que apenas late el último silbato de la noche anterior.
Tu nombre es un carrusel que da vuelta y vuelta y vuelta
y nadie puede pararlo.
Es el último dolor de parto
el olor a hospital infantil.
La soledad de este cuarto a oscuras,
el gemido del grito.
La gritería de los pájaros nocturnos
que me traen remendado tu nombre que es de color verde.
Nada puedo decir esta noche
tu nombre es mi último himno fúnebre.

 

 

 

 

 

La casa tiene una herida

“Y si no apareces, no importa yo te doy una canción.
Si miro un poco afuera me detengo, la ciudad se derrumba y yo cantando…”
De una canción de Silvio Rodríguez

 

La casa tiene una herida, tiene lluvia en el techo, sombras acumuladas en todas las paredes, tiene voces rondando en los pasillos que no existen.
Tiene luces que se encienden y se apagan de madrugada o cuando todos duermen.
La casa tiene una herida marchitándose.
Tiene un montón de canciones viejas sonando sin parar.
Yo no vivo en esta casa, mi hijo no vive en esta casa, mi abuela, mi abuela vive en todas las casas.
Mi madre vive en esta  casa, mi padre vive en esta casa, mi hermano vive, a veces en esta casa.

Hay vocecillas pequeñas que giran en toda la casa.
La casa no es ningún barco y no navega.

La casa tiene una herida, y esa herida tiene una casa y un nombre que sabe completamente amargo.

 

 

 

 

 

Me ha traicionado la poesía 

Me ha traicionado la poesía
Se fue la palabra
La imagen,
la metáfora
Los libros buenos, y no tan buenos.
Se fue al carajo todo.
Y yo me quedo hundida en la nada.

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #42: Pablo Flores Chávez

photo (12)
Pablo Flores Chavez (Quito- Euskal Herria-, Ecuador, 1988) 
Estudiante de la Escuela de Lenguaje y Literatura de la Universidad Central del Ecuador. Autor de los libros  Bandada (Deidad y Suplicio) (Cadáver Exquisito Ediciones, Rastro de la Iguana ediciones) Premio Único Nacional de Poesía Emergente Desembarco, 2013; Cesado el nombre (Editorial ELANGEL Editor, CCE) Premio Único Nacional Paralelo Cero 2013 y el libro-tratado Silicone Baby (Editorial 2.0.1.2. México D.F.). Integra varias antologías a nivel iberoamericano. Obtuvo en el 2014 una beca para residir en la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores, Córdoba, España. 

 

 

 

Nietzsche:

Volverá la extinción del ardor a su fuente de reliquia repartida entre la penumbra.
Sobre el intento de inundar el cauce,
por decir ausencia de un dios,
vence la intimidad de la crespa parpadeante
como una ofrenda extraña donde todos los versos florecen

¿Dónde comienza la negación
que hizo posible el grito de la ceremonia?

 

 

 

 

Hobbes:

¿Cómo ofrecer amparo
si la ejecución encierra profecía?

Solamente al caminar,
se concede la fuga de humo calada después de la muerte:
sólo sucesiones, sólo riñas de cofres cubriendo umbrales,
sólo testigos.

Un despertar
acentúa la morbidez del vuelo oculto en la sombra.

Tenues llamadas
afligen la duración de luz sobre el agua.

 

***Textos tomados del libro Cesado el nombre

 

 

 

 

V

Nunca hubo salvación en el rastro de la carne salvándose a sí misma o a los demás; por ostentar la saciedad en las amarraduras perdiendo el porvenir del desembarque, y su embadurnada mitad de huella en ayuno que todavía rige contrafuerza o contradanza. Un sacrilegio; como la presencia de puntos de fuga de gas durante la opacidad engendrada del libre triturado de invierno delimitaría el retiro de los más débiles; lugar donde desmembrábamos la piel amoratada por todos los centelleos del desgaste superficial de un falo sin dominio alguno. Sí, la muerte cruzada en su venérea costra contada por atrás, el rezo interminable del alba presintiendo la fábula donde dos ríos se unen para dividirse de nuevo.

 

 

 

 

XIII

El mundo es un animal hambriento frente al espejo. Nada repudia el vuelco de las estaciones a pesar de haber estampidas en la raíz sexual de una estrella todavía sin brillar. Del otro lado de la vida: la vida misma. Nuestra beatitud: un ascenso órfico en la sucesión de gritos que son monos que en algún punto son humanos que en algún punto son plantas que en algún punto son el cebo que nos enceguece.

 ***Textos tomados del libro Bandada (Deidad y suplicio)

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #41: Leonardo de León

11418481_10204425877103601_30980718_n

 

Leonardo de León (Minas, Uruguay, 1983)

Es profesor de literatura. Estudió cine, y fue guionista y director del cortometraje Pero la puta madre. Colaboró con las revistas Iscariote, La letra Breve, y con los suplementos culturales de Brecha y Caras y Caretas. Fue columnista de libros de la revista Megafón de Bs. As. Ha publicado: No vi la luna (Premio Nacional de narrativa Banda Oriental), Confirmación del aliento (2012, Premio de poesía Pablo Neruda para jóvenes poetas), El Nirvana de Apolo (Premio Casa de los Escritores, 2012) Detrás del murallón de los rituales (Premio Casa de los Escritores, 2013) y dos libros de haikus: La selva en la semilla y Pequeñas catedrales. Prologó el poemario El descuido de Silvio Mattoni.


 

 

Suicida

No aguanto más, vencido me declaro
ante ustedes, los presentes y ausentes
de mi vida. Me han dado suficientes
puñaladas de sol. Si me disparo

tendrán que responder ese descaro
y velar mi bala. Torpes y urgentes
remorderán la duda con mis dientes
atragantados por mi desamparo.

Mi muerte (mi venganza) será larga.
En las fiestas y las conversaciones
sobre los hombros sentirán mi carga.

(Mentira, se reirán, son las razones
que elaboro para olvidar su olvido)
Ya es hora (¡bang!). Me borro con el ruido.

 

 

 

 

 

Intersecciones

Cuando me otoño tú me primaveras
y me praderas mientras me colinas
te barco entera cuando me marinas
te viento fuerte si me cordilleras.

Te nido cada hueco si me hogueras
te astro los rincones si me estrellas
te paso y peregrino si me huellas
te útero si tú me calaveras.

Si yo te manicomio, me locuras
me aguas por los ojos si te río
me hiedras mientras yo te escalofrío

te verso cuando me literaturas.
Te apetito, me bocas y me ancianas
te ocaso y cada noche me mañanas.

 

 

 

 

 

 DOS
Mirar con el ojo sereno del tornado
mientras el mundo gira y se deshace.
Ser el centro imperturbable del caos
que llora el espiral de los escombros.
Hacer de la vida un túnel que se tiñe de polvo
y equidista la pupila:
feroz calidoscopio de la nada.
Sentir por última vez
la arrogancia de mirar lo que te queda.
Prolongar la fiebre hasta que arda
y se ahogue en la inercia de su fuego.
Flotar como un recuerdo
y al final
cerrar el párpado redondo del tornado.
Dormirse para nunca haber nacido.
Morir enteramente:
sin un mundo al que volver
de tu sueño o pesadilla.
Ser el último testigo de tu aliento:
nombre sin objeto
aire sin lugar.

 

 
1 comentario

Publicado por en agosto 15, 2015 en Cráneos, Poetas de los 80's, Uruguay

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #40: Yaxkin Melchy

jjj

 

 

Yaxkin Melchy (Ciudad de México, México, 1985)

Escribió un libro titulado El Nuevo Mundo o el viaje del niño cósmico y las veinte estelas. (2006-2014). También editó el portal de la red de los poetas salvajes y las editoriales 2.0.1.2. y 2.0.1.3. Obtuvo una beca para realizar 20 estelas extraterrestres. Sus poemas aparecen en varios libros, antologías y demás publicaciones de México y el extranjero. Su blog es http://recuerdosextraterrestres.blogspot.mx http://columnadepoesia.blogspot.mx/

 

 


 

 

 

2

ONDAS PEZCEREBRALES

LOS SUEÑOS DEL BUFEO

(primera parte)

Se evaporó la atmósfera …

 

Iris cavernario un pájaro afrodita envuelto en plumas de agua la serpentina es un Quetzalcoatl abisal el que canta no un mamífero ni su reptil ni su ave sino su alquímico a de ene su evolución reversible ora planta ora celentéreo como un meteoro una estela incandescente luz larvaria hundiéndose en el intestino de la mixtura de la atlántida basural esos plomos infinitos laberintos de cuerpos descomponiéndose sobre las arenas y cadáveres a miles flotando como caídos del cielo

en la oscuridad este fuego de canteras infantiles rastros aromáticos péptidos y enzimas maquinarias desmontando membranas esclerótica reconociendo por imantación volcánica reyes eléctricos dan chispazos coronarios que hacen de sus cetros subir aros de palabras sobre las corrientes rociadores cósmicos pelajes erizándose y crispando ora aros y lenguas aros y ora tentáculos una clarividencia invertebrada

rodeo acuático chispas estrellas estimuladas al éxtasis comunicativo información tomando el pasamanos de los haces luminosos futurología diminuta paquetes de navegación cerebros submarinos un nuevo torrente sanguíneo sangre agar donde forman sus arteriales conexiones las cálidas irrigaciones y frías turbulencias ataques orgánicos en el mar Atlántico cuando un motor hace surgir el inesperado continente la isla que se enquista y aún no se explora aún no superficie solo un rodeo un dedo de Dios gástrico sin lengua

alternancias degeneraciones lo gástrico hincha la nueva atmósfera hasta que el rodeo se convierte en aquelarre el coro en el rebote es capital de los ecos lo que hace mutar a las cabezas y las orejas van brotando los tímpanos caracolean y las membranas palmares dan nuevos coletazos cuasi vegetales las aletas ensayan príncipes movimientos ondulaciones que despegan como alas batiéndose como querubines que suben hacia el aire repleto de dragones negros

El arca ángel Miguel ha guardado la luz blanca y se ha puesto verde y lo que era su chispa se convierte en un haz y el haz es un crecimiento en espirales un crecimiento tubular fibras carbónicas como el origen de los elevadores espaciales la física apretando los brazos y rechinando los dientes en un cuerpo enverdecido y a fuerza de leño que arriba al espejo y el espejo se quiebra y brotan brazos por millones sobre los pedruzcos del piso celeste lloviendo todo a miles como la acupuntura en la Tierra

Segundo piso es otro nivel del espejo mundo celentéreo y coruscante mundo que reposa en vértebras columnas leños y ramas otra difracción luminosa menos charcos donde ver estrellas menos dolor crepuscular y más fuego los pulmones atados al cuello de los tegúmenes tiemblan y unos ojos atados al cuello de los tegúmenes tiemblan y un ganglio suave como un fruto informático predice otro espejo otra celeste membrana y que las estrellas quizá sean nodos de información no conocida

Cuerpos aliterándose entre los cielos y mares nutrición que hará la hermosura tegumental la emoción cotiledona volver a la placenta solidificar la medusa su dragón verde que es el origen del cerebro un sistema irrigatorio inmunidad al aire y a su desaparición estar los mares en la tierra

en el mar vuelven los pesces pixeles mercuriales movimiento de cursores detrás de quantum manos dedos contraídos dígitos seminales números cero que rondan aguas militantes números del mago la tetrada es simbiosis tres es comunicación y migraciones en octetos de un mar informativo computación de las aguas qué astro inundado va piscis entre nebulosas qué tiburones en las manchas del sol y qué zetáceos escurriendo entre un alfabeto …los rizos de qué estrella son las olas

salsa que a esponjazos torrencia a una sartén donde ha caído una semilla un cerebro que salió a volar sobre una columna y que ha caído deshaciéndose de plumas deshaciendo sus pelos un cerebro frutal un ganglio natatorio cometa atmosférico neuronas sedientas ya un delfín que traza ondas radiales como una piedra cerebral que cae en el agua

ecolocalización para navegar entre la turbidez de las aguas basurales fresco está el palacio de Knosssos y ese sonido aún repite y desintegra un lenguaje soñado estrechos riscos cañones navegables lo que es síntesis es grasas lo que mapeo en los sonidos cavernarios se proyecta en las palabras y entonces voy diciendo y lo que digo me rebota sonares resonares lo asimétrico es que me avanza

nuevamente el vostok ha aterrizado miles de años han nadado desde entonces en la caverna miserable culturas alienígenas entraron en contacto destruyendo cuerpos pistilos flores cerebrales saliendo por las narices y los brazos apilados tañendo las torres de las campanas estamos solos en el cielo metiendo los pies y culos y entrando al agua anudando extremidades humanoides y esos nudos en la creciente son colección de caracolas huesos fémures trilobites y tanques carcazinos cascos de arrecifes granates en el cielo nocturno repleto de acordeones brillando

coprolíticas hediendo el aire el mar enfermedades respiradoras pulserines dando vueltas encefálicas bipolaridades ocasionales eclipses rojos sueño a E sueño a M sueño a R y en los sueños se borraron las palabras los letreros son miles y las tinturas son pleamares lo que se perfecciona es una onda una línea que se produce se reproduce se segmenta: una alineación alienígena

panspermia zetácea:azteca ahora que la atlántida del aire y la atlántida del agua son prólogos de estos aurigas y lo mar pasa por vertedero y la sima por el ano que es un nuevo espejo nuestro amor zetáceo termina con la radical aleta jeroglífica cirílica sánscrita y la curvatura de la piel tatuada envuelve como un microchip de invisibles visiones transformadas en estelas

los fantasmas de los buzos son las estelas que hace el agua ondeándose en el valle submarino un torrente cae en la sima y con ello apretuja la nueva dimensión con todo su vertedero sus mercurios y sus manchas cerebrales atlántidas champurradas la navegación de las estrellas las trazas de esqueletos como estelas de pensamiento percepciones desaparecidas que al agujero van y a otro cosmos la historia siempre es cortadera Berossus el zetáceo  transmite con melón a los Wandjinas …han ido al mar oscuro de otros sueños

Si han de volar así como disolviéndose también los solutos vuelan como especies en los mares torciéndose los huevos las manos los dedos torcidas y enclenques aletas de flanco brote de ojos póstulas retinianas y diafragmas entonces sí a todo límite conos y bastones irse tentando por superficies arenosas de botellas molidas frascos de conservas hogar de niños caparazónidos y reptilianos

los andariveles por la piscina solárica están disfrutables a su máxima paciencia el correoso mar es un aceite tornasol soporífero que ahora es de leche grumosidades encantadas de medusas mercurios a color tintura de zapato pasa una manada de zetas con alerones y a lo lejos se abre el ojo circular como un tapón que constriñe horizontes en un ano de mixturas

hay algo indecible en un universo así desencantado renunciado al encuentro con las piernas corredera de palabras signos de una voz eco alumbrada constelan el espejo del cerebro imperceptible captando todo abecedario: fantasmas de pájaros que sacuden los mantos de las hojas o las solares termitas que fueron liquidando la copa del invierno

códex es lo que encuentras

Bufeo reza comenzando a las piernas alerones búdicos turbinas timón es el caracol y quien reza en la corriente que se pira purifica lleva un bolso un chalecón raído en su natación su ensimismamiento con el agua botones de acero cubren su concha botones que harían flores de turbinas

intervenir dice por invertebrar palpar molusco lo escurridizo lo baboso tinta sobre páginas sin bordes oscurece el agua de las palabras

es de horror de diademas de ángeles querubines ruedas las radios encendidas transmiten aún en los torrentes del organismo yo en este momento decido transmitir una secuencia de astros que brotaban del lodo y luego el mundo se hizo negro con ello digo el mar y la tierra se dobló a noventa grados las olas titánicas fuerzan el refugio a mar abierto ínsulas apenas se juntaron con la basura como continente: pangea venocia aztlántida

pangea es una enorme red de arrastre flotando a la deriva

entorno una mancha azul profundo como un baile como un aroma a ciruelas podridas

encuentro sábanas debajo de la ropa medusas y cangrejos como alicates sujetan toda esta pantalla soy real soy rey existo? se pregunta el narrador óvnico sujeto a espirales de algas esos son cordones umbilicales que brotan cerca de la costa entonces se desprende y va flotando como una balsa representando al sol que navega por mar abierto

el molusco pensador de esta era diluviana también es el narrador omnisciente cubriéndose por la nieve un snowflakes de fotografías recortadas por insectos del pentagrama coruscant el escenario y todos los escenarios se van cortando en el cielo

ríos de escenografías de radiografías y de linotipia

perros vertidos en constelaciones de estrellas caninas ya en los últimos tegúmenes se ahorcan los felinos y caen como dientes las palomillas sobre la isla

cubren mantos de nieve donde orquídeas negras brotan del último funeral de las alas

pájaros magazines y volantes.

 

 

 

 

3

 

EL PALACIO DEL MANDALA

 

Niño!

hoy me veo y Eres esta figura de poema
que es un caminito
para volver a comenzar la alucinación Galáctica
Aceleración anual, o dije, ¿canal?

Gángico pasaje al antártico o al hygrós, un yggdrasílico ejemplar de brunos suelos

En el niño el lodo pasa a un maneje de su hidráulico moldear enseña un destejido que se anida en redes, la formación es la hoja siempre moviéndose, siempre nubes en giros y volcanes, las escrituras de su libar celeste, la nox turna alucinación galáctica.

Céspedes que en la retina retintan los ocelotes, las praderas y quizá también las plumas y colitas de burro como he de llamar a estas flores que descuellan sus cogollos de un trapecio zodiacal. Ese trapezoide ovalándose que ahora es otra espora echando luces por su espacio, esos toroidales rostros que se acercan tocando con dedos verdes y gruesos, savias eléctricas que conmueven. Sentir una escalada de frío, una escalera de pelitos erizados, una piel que viaja en el espacio y otra piel que soy plegándome, un corpúsculo que se sustenta y excreta una repentina cumbia, un sudor, una presión de cuerpo, una feromona que entabla canciones con otro lado del universo.

Bailoteo tilapia, un mar y un estrecho y siento algo Tamil de un mediterráneo de barquitos cruzando con Budas en cubierta.

Me tiré de lleno a habitar con los cangrejitos y a vivir cosechando las perlas de esa telaraña de espuma, a subir y recorrer el camino del reflejo, la sensación de pacer rocío y el cuerpo que descansa después del arrebolado rostro, ese mosto de amanecer que soy ahora, mirando el acontecimiento desnudo, la alfombra de pixeles, el ojo que gira, corazón de diamante.

 

LA DESTRUCCIÓN DE LOS PLANETAS

 

juntó a todos los dragones y los colores que se visten
como un niño aural como una sagrada hoja y que caída enverdece
como un grado Nayar de flores de tegumentos abiertos
en la circulación de sus alrededores
la flor del mandala el mineral que lo abraza y el agua que lo circula
el mineral que florece el fuego que lo abraza y el aire que lo circula
el aire que florece el agua que lo abraza y la flor que circula

 

LA DESTRUCCION DE LOS PLANETAS

 

Muchas cosas que no servían
se han caído en el hielo
congeladas y húmedas
y me tuve que quitar esos pedazos
también las costras
y los leños de las palabras
que caían sin vida

esta es agua de río
lo más rápido que he nacido
y naceré en un par de años
deshaciendo
volviendo
a los puntos arrítmicos
atiborrados de verbos no natos
espuelas de animales
huellas de lunas y astros
que han caminado entre tolvaneras

pestañeo en blanco
respiración que se levanta
como experimento
y experiencia
desgaja uno a uno los templos
llenos de arena
y reflejos de voces
en todos los cuerpos
y las curvas que traza
la cabeza sobre la flor cantada

flechando al calor
buscando la guarida de la noche
que no termina de cazarse
incluso en la piel de estrellas
pies mojados visiblemente
alegre entro al fondo
del centro del agua
que brota en el ojo
los recuerdos remotos
del mar y las nubes

y me llama un amigo
pero contesta su pueblo
remoto y esférico
le hablo con mi vida
como una nube deshaciéndose
en las manos del sol aéreo
o como el árbol
deshaciéndose
en el sol del fuego

es su conjunto de cueva
daré pasos que se improvisan
y tropiezan en las ondas
hasta que se entonan
en la modulación de los oscuros
nombres y son los amaneceres
que tremolan
mientras cantan los murciélagos
en el hechizo y la magia

podría quedarme
pero es vanidad
que por otra parte
luce muy bien en las flores
que deciden quedarse
para llenar cada año
el cuerpo de la belleza
podría alejarme
pero es presunción
que por otra parte
es el camino del sol
y de los vientos
que llevan el carro
hacia tiempos
que nunca vuelven
podría simplemente
acompañarlos
y reír un rato en cada humanidad
soñar hasta que el mundo termine
como el camino de los planetas
cayendo en el giro
espiral o serpiente
que los llevará
a su propio amanecer

 

 

 

 

 

PRIMERA CLÁUSULA DEL POEMA ELECTRODOMÉSTICO
Los nuevos poemas son como las nuevas licuadoras
baratas, funcionales y bonitas
sino ¿quién querría comprar una?

rojos como las promociones de oferta,
los nuevos poemas son para ir de barata en barata
para que las frases nos cuesten menos
y ahorremos algunas cuantas palabrerías.

Los nuevos poemas son mercancía expuesta
reluciendo todo lo que ofertan
todas esa maravillas
por las que deberías llamar ahora mismo,
sino
mejor deberían quedarse en catálogos pasados de moda.

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #39: Rosa Berbel

rosaberbel

Rosa Berbel (Sevilla, España, 1997).

Algunos de sus escritos han aparecido en revistas, fanzines y antologías digitales especializadas. Una selección de sus poemas fue traducida al portugués por el poeta Joao Guerreiro y apareció en la web Num só grito. Ha sido antologada como una de las 15 voces de la poesía posnoventista española, por Luna Miguel. En la actualidad trabaja en un proyecto conjunto con Patricia Úbeda titulado Paraísos Olvidados. 

 


 

 

 

 

Reescribir la tradición

Reescribir la tradición
en el instante mismo en que ponemos nombre,
en que arañamos quedamente
en la incredulidad, el desarraigo, la ausencia de verbo,
nuestra meta es
que la boca se nos llene de este placer
silenciado e inconmensurable.
Hacer un sumario de la historia universal
en varios versos
y dinamitar las runas bíblicas
de una civilización bondadosa.
Reescribir, reescribir, ejecutar la destrucción
y el olvido.
Arrancar la página, herir lo sagrado,
reprimir los abrazos de violencia y reutilizar las letras
para crear infinitos testamentos
y parábolas y dioses y culturas paralelas
a esta imagen.
Acariciarnos los párpados y las huellas,
que nuestra mirada y nuestra sensibilidad
sean axiomas que mitiguen la desesperanza.
Tomar como referencia unánime
todos los poemas escritos,
todas las estructuras creadas,
todos los juicios cometidos
y después tumbarlos.

 

 

 

 

 

Diario de hospitales

Lo habitual era entonces
abandonar trotando el hospital-hogar
como quien corre así desde el lugar del crimen
reseñando
las lesiones del próximo cadáver.
En sus manos el nombre, la causa de la muerte o de su vida,
cincuenta y seis minúsculas cicatrices de guerra
de las que arañan el tiempo de hora en hora,
una biografía escrita a golpe de rechazos;
estas serán de ahora en adelante
tus únicas heridas.
Pienso en lo que supone la muerte
cuando se reconoce así: en pasillos anónimos,
despojando a los amantes de la sangre de un rato
dilatadamente humano. Pienso en las miradas de acero,
en las huellas de plástico, en las impermeables
sonrisas de bienvenida al mundo. Queridos,
no sé cómo ni dónde deshacerme
del miedo al cuarto vacío,
a la casa vacía,
al hospital desierto.
Lo habitual era entonces aprender a llevar
la vida a cuestas, reubicarse en la nada,
crecer lento.

 

 

 

 

 

 

Manifiesto melancólico

Formáis parte de una raza incapaz de adentrarse en las miradas,
una raza paralela y melancólica
que confunde la distancia con escondite extramuros.
Y así quisiera buscaros generosamente, miembros de mi tribu,
en todas las ciudades que piso,
en ellas, plagadas de tierra y polvo y templos entumecidos,
allí, buscar las fisuras de un cuerpo anónimo,
esa euforia ennegrecida que guardo entre mis dientes.
Pero dónde estáis, vosotros, bestias, que os adentráis en los espejos,
que transformáis la reminiscencia en pírrica victoria.
Yo, también dispongo la palabra en el hueco del pasado.
Yo, al igual que vosotros, monstruos de la nostalgia,
fuerzo el huracán tras la despedida.
Os veo llorando por las calles y quisiera deciros:
vosotros sois el profeta
vosotros sois abanderados de este horror universal y mundano
de color púrpura
llamado soledad.
También nosotros necesitamos una cura contra el caos.

 

 
2 comentarios

Publicado por en agosto 8, 2015 en Cráneos, España, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,