RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2015

Cráneo #54: Felipe López

11866364_964707540253182_8824419977036728905_n

Felipe López (Manizales, Colombia, 1985)

Presidente de la Corporación Cultural Sísifo de Envigado. Coorganizador del  primer Encuentro Nacional de poesía joven de Colombia.  Ha sido ganador del Premio Sueños de Luciano Pulgar, Poesía 2010. Ganador del segundo Premio de Poesía Joven Ciudad de Medellín y ganador a los Estímulos al Talento Creativo en Poesía de la Gobernación de Antioquia 2014. Ha publicado la antología de poesía joven El vacío como llenura en el 2010; y el libro AQUA con la Editorial Pulso y Letra 2014. Ha sido invitado a festivales en Ecuador y México, y al festival Internacional de poesía de Medellín 2013 y 2015.


Aqua
(Fragmento I)

“Cuando el hombre salió del mar
se llevó el océano consigo”
                        Claude Bernard

Soy el vinculo geométrico de las olas
la piel de mi vida
Ayer soñé que me moría con Jacques Cousteau
y que  una muralla de coral tenía la tumba de un niño marítimo

porque mi boca es un puerto de crayolas celestes
y de  arrecifes podados por el polietileno

la mixtura de lo que transcurre, corvinas en la costanera

que arponeros salían de mi semen como  manglares
y la noche con  el collar de turmalinas en el lomo de un toro
eran caléndulas contra las leguas del cansancio
porque lloraba aceite de ballenas en una lata de hombres huérfanos
heridos  por las burbujas de los niños

cuando buscaban la jaula de las rocas

porque quizás
la sequía aparece para develar un árbol de yeso
en las brazadas fracturadas de mi madre…

El agua turbia donde  busco a los alquimistas en  el silencio de los mejillones
busco en mi sangre las lapidas del mar
pero las moscas y el río se hunden en las  pupilas del mar
y los gusanos regresan del cementerio marino
como aguaceros de tribus que enhebran sus moléculas en mi piel blanca
un  voraz sentimiento  de los que drenan las nubes con el opio…
y fue el inicio del mar

Fue la inundación  de la yagua en los poros elementales, la flecha de savia
sus semillas en las parcelas antiguas del manantial

Fue la maloca en cada rito  del chubasco,  el animal protector
cuando duerme el alma –árbol  en cada palabra umbilical de la tierra

Fue el río en el lomo de las ranas,  saltando entre  los continentes fósiles
del hombre nuevo…

Un sueño de astilleros en el olor de un papiro,  un mapa en desuso
el traje  hídrico de una sílaba arrojada al sueño de un litoral poético

Y era la palabra agua  una verdad en la tumba de un niño marítimo
la desembocadura de un signo de agua  en los calendarios universales
El Juego de  un niño–pez en   la placenta del acuario
mientras busca en el mar de Aral, lo que ya no existe….
Y fue el inicio  del mar
El que descubrió el portal náutico de un espíritu elevado
desenvainado la colmena hídrica en los copos de los árboles
Como una ofrenda de hierbas en  las grietas del  cielo
me sumerjo a mis delirios oceánicos

cuando  las aves migratorias vuelan en mi  mente
cuando  los cancerberos azules en la puerta de un volcán

En el albor de las nubes nocturnas, la coraza de un nubarrón en mi cráneo

Soy el  ciclón de los  libros  arrojados a las bibliotecas del mar

el relámpago en  las plumas  del halcón que nace de  mi mano
el torrente de la  cascada en los bordes de un antiguo marsupio

Soy  el líquido que desgrana los acantilados en las parcelas del tiempo
el lirio acuático que teje las  branquias en los otoños del valle

Soy el  pez azul  que reescribe el diluvio como una ofrenda de viento
el  talego de charcos  cuando bailo en  las alturas del páramo

Como presa de una fragata en guerra, la  yesca interminable,
el  incendio inmemorial del homo sapiens

–Porque el hombre de agua también se quema en el punto cardinal de un risco–

Soy el ojo pardo de un río antipoético que cruza las manos de un niño
la quintaesencia  de las aves marinas atrapadas en la saliva infantil

Me sumerjo a mis delirios oceánicos  en el  sudor de un hombre acuático
cómo un  bípedo que alza su cuerpo en las bisagras de una nube…

*******************************************************

Alguien tuvo delirios sobre el Chimborazo, y yo lo celebro con flores que limitan las cordilleras de almas guerreras

Acompaño a los delirantes que se atreven a pulverizarse, a los sabios, los taitas, a la papa, a la mandioca, a los tubérculos  que encontraron en estas tierras su hogar

Delirar  con cada mota de polvo que entra en las ventanas, porque son los vestigios
de las cordilleras, de la piel muerta de jaguares, a la sangre de la Noche triste

Un coraje, y deliro ante la belleza,  deliro ante el horror, por las tierras que divinizan Bachué, han decantado el rufián, el pirata, y las cadenas

Pero cada célula  me enorgullece, hasta mis dientes caninos, molares, se enjuagan
de la caña que delira  en el trópico, envanece   el liquido que nace de los páramos,
la chalupa que zarpa en los confines del Amazonas, la amapola que conmueve el subsuelo

Hay que estar en los reclusorios de la selva y decir que esto es verdad

Delirio ante  América, porque los locos nos trepamos en las ceibas,  hacemos apnea en el Río de la Plata, traspasamos la dimensión y la divinidad en el sabor de la ayahuasca, delirar ante almohadas que sueñan  primaveras en Ciudad perdida

Refugiarse de delirantes que creen en lo imposible

*******************************************************

Mi tierra es un poema de  piel roja, chubasco originario. El cactus que nace  y da sombra a los ilegales.  El sol lleno de cámaras, centinelas,  muros y más muros, el águila y su graznido de jugar  a las escondidas ante esos  hombres con estrellas en sus pechos: Sheriffs, que cabalgan sus   enormes caballos Mustangs por el desierto de Arizona, y Chicanos desesperados van cerca de  la playa de Tijuana para traficar voces de ausencias, murallas de esqueletos para contrabandear la libertad. ¿Dónde flotará  el universo en la fosa común del río Bravo?

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 28, 2015 en Colombia, Cráneos, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #53: Berta García Faet

11815960_860614084021264_1151396827_n

 

Berta García Faet (Valencia, España, 1988).

Es autora de los libros Manojo de abominaciones (XVI Premio de Poesía “Ana de Valle”; Ayuntamiento de Avilés, 2008), Night club para alumnas aplicadas (VII Premio Nacional de Poesía “Ciega de Manzanares”; Vitruvio, 2009), Introducción a todo (IV Premio de Poesía Joven “Pablo García Baena”; La Bella Varsovia, 2011), Fresa y herida (Premio Nacional de Poesía “Antonio González de Lama” 2010; Diputación de León, 2011) y La edad de merecer (La Bella Varsovia, 2015).


 

 

 

FUNCIÓN DE PRODUCCIÓN NEOCLÁSICA

 

La función de producción neoclásica
nos dice que el crecimiento sostenido del amor
depende del capital (de si te pago
la cena) y del trabajo (de si te trabajo
por las noches y la oscuridad y el frío).

Pero no es cierto. Este aserto vil y simplista
se hace el loco, disimula
porque sabe que la armonía es inadmisible
porque sabe que las frutas acaban pudriéndose
y el pan florece y las ratas sobreviven
(el corazón es proteico; la boca un afilado
cuerno de unicornio; el corazón cívico, moderno,
recicla libelos de repudio, aúpa
moteles-Alcatraz, cuerpos-refugio):

el crecimiento
incesante del amor
sólo obedece
−para el que no lo sepa aún, a estas alturas
del fracaso y los puñales, lo repito−
a los besos sin más, aislados, sitiados,
a los ojos en valor absoluto, sin signo
ni color.
No tiene sentido, lo siento
muchísimo: por eso los matemáticos
sufren e hipan tanto (pero como consuelo consulten
el discurso cinematográfico del Nobel de John Forbes Nash).
Nada de causas. Nada concreto. Todo inconexo. Sólo
emociones, espasmos, sacudidas
irrazonables y arbitrarias, basura, nudos.

Y cuando se apagan
−no me preguntes por qué, puesto que son absurdas−
has de saber que se han muerto para siempre
y no vale ya ahorrar ni invertir ni estimular
iniciativas privadas de reseducción o concilio,
y no vale ya lamentarse por el riesgo
que te ha estallado en la cara, pues no hay remedio
ni segundas oportunidades de ganancia,
porque no hay nada ni ojos incoloros
de tan pintados para reflejarse dulcemente
ni besos ni te quieros largoplacistas
(ni iris ni anillos ni orillas ni seda).
El ciclo
de explotación se ha agotado: estabas advertida.
Todo ese amor muta en asco
y desencanto. Deslocalización: huyes a otro,
compras rímel, guiñas, triunfas
y, de nuevo, a sudar y a esperar la reproducción
del eterno retorno del amante que dice
que prefiere volverse a dormir a su casa.

 

***Texto tomado de Night club para alumnas aplicadas (Vitruvio, 2009)

 

 

 

 

 

 

 

CASTING

 

Hola venía por lo del casting
“Futuras Pensadoras Célebres”
Sí, pase por aquí ¿Nombre completo?
¿Edad? ¿Fecha de muerte? En nombre
de todo el equipo le damos la bienvenida
(Me adhieren una etiqueta con un diecisiete
y entro a la sala, estoy muy nerviosa, hipo, estornudo;
me he preparado una descripción definitiva
de la vida: soy joven y ambiciosa) Buenas tardes.
El título de mi ponencia es / bueno, lo cierto
es que había pensado en “Los ojos de Émile”
pero sería estúpido porque no lo conocen
(entre otras cosas porque está muerto) /
Mejor empiece ya. De acuerdo. Mi tesis es que la vida
es un vodevil (muecas y flores y números
musicales)

pero de repente ¿ven? hay un perro
con vómito, está muerto en la acera
y no es ningún truco (o un gorrión
recién hecho, aplastado en la calle).

La vida es un vodevil –equívocos,
tropiezos, Keaton cayéndose y ligas
de novia–

pero de repente una niña
se muere de cáncer
y no es ninguna broma. Hay amantes
y de verdad que lo agradezco, son tan
dulces, y hay casualidades, Celan y piñas,
hay sol y Atlántico

pero un vagabundo
rumano con pulgas, con arrugas
sucias (no tiene nada más) me pide
dinero señorita, que Dios
la bendiga.
Así, la vida es un vodevil
(me traes de tu viaje un trozo del muro
y pan recién nacido y burdeles y luz)

No le doy ni un céntimo (musito
lo siento, señor)
porque ambos queremos
gastarlo en coñac.

Bajo de la tarima
y aún me tiemblan las piernas, lo hecho
hecho está, qué fracaso, Dios, qué penosa:
he balbuceado, no he sonado convincente
¿Bibliografía? Eh Conrad, Rilke, Nueva
York. Interesante, te llamaremos, muchas gracias,
adiós muchacha. Muchas gracias
a ustedes. Refunfuño
por lo bajo. En la tarima otra aspirante
melosa bella mejor
diserta sobre epistemología
¿A quién quiere engañar? El de la camisa azul
se la está comiendo con los ojos:
en breve le propondrá un atajo para pasar a la Historia
besos mediante
en el despacho del director. Bueno,
tiene su morbo. Yo ya tuve mi oportunidad
pero la desprecié: el de la corbata
me sonrió muy insistente
pero yo insulté muy efusivamente a Kant.

Y lo volvería a hacer,
pero
llorando.

 

***Texto tomado de Introducción a todo (La Bella Varsovia, 2011)

 

 

 

 

 

 

 

poema sobre mirar el cielo de noche y pensar muchas cosas

 

yo que opino que la hipermetropía es una manera legítima de existir y que intento ser buena persona y que estudio mucho ética y metaética y yo que lloro mucho con David Hume y con los galgos maltratados y con los viejos maltratados y con la contaminación de las heces de las gallinas y sus obscenas celdas del tamaño de un folio A-4 y sus viscosas fiebres del tamaño de un subcontinente y yo que creo en los tirabuzones de los páramos y yo que ignoro todo y que me pregunto qué hacer sin lenin y sin cielo qué hacer con el mundo y su cabello cardado y reseco y cómo tocar sus huesos arcaicos y su praxis y el humo de su belleza impenetrable y yo que siempre siento la presencia de un muro fratricida del sabor umami de la leche cuando quiero verter una palabra amable y desaliñada en la gorra entreabierta del mendigo o del músico y yo que sé bastante del amor y que lucho activamente aunque con sueño o con sueños excesivos a favor de la pandemia global de perdón y de esperanza que arrase el planeta tierra tal y como lo desconocemos de una vez por todas y yo que sueño excesivamente sueños de carácter excesivamente erótico y a veces perverso y abrupto y que nunca le perdonaré a mi especie Auschwitz Rosa Parks el Estado-Nación el dinero el niño muerto y yo que olvido mucho y que propongo encender una vela con todos vosotros juntos para recordar todos nuestros olvidos y yo que hurgo en la ranura del logos y no encuentro nada y yo que tengo un progenitor A y un progenitor B y un hermano y una hermana y yo que aun así ignoro todo de la muerte y me pregunto qué cantar cuando anochece y qué cantar que no insulte al famélico o al translúcido o a la mujer bajo las piedras del odio y yo que tirito con virginal desasosiego en el instante crítico de tener que elegir un campo cromático favorito o un animal favorito o un juicio moral verdadero tan sólo un juicio moral verdadero yo me río un poco con envidia un poco con amargura sí lo admito me río un poco con amargura un poco con envidia un poco con resentimiento de la seguridad ontológica del hombre medieval, qué enternecedor

***Texto tomado de La edad de merecer (La Bella Varsovia, 2015)

 
1 comentario

Publicado por en septiembre 24, 2015 en Cráneos, España, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #52: Abel Ochoa Suárez

 

11830351_536715323153102_1172721468_n

 

Abel Ochoa Suárez (Guayaquil, Ecuador, 1986)

Es diseñador, publicista y poeta. Escribe en el portal político-social gkillcity.com y asuntosdelsur.com. Ha publicado El abismo de los justos (2012). Aparece en varias revistas digitales. Es parte de las antologías 8 Poetas ahorita (Dadaif, Camareta y Amaru de Perú) y Antología de poetas del Encuentro Poesía en Paralelo Cero (2013). Obtuvo una mención de honor en Poesía en Paralelo Cero (2012). Ha participado en la Feria Internacional del Libro (Quito, 2012), Encuentro de Poesía Ileana Espinel, (Guayaquil, 2012), Encuentro Poesía en Paralelo Cero (Quito, 2013) y Sumpavive (Salinas, 2013).


 

 

El rito

A una tierra huérfana mi sangre penetró,
también a grietas de noche y todos los astros
hasta desembocar en tu bóveda celestial.
Aletargado, cava un osario, el insomnio,
para los andamios de mi cuerpo.

¿Sientes el vástago frío de mis venas?
¿Sientes sus yedras de olvido?
¿Sientes los restos de tu naufragio?

Junta tus manos y bebe
el licor de mi alma expiatoria,
por el crimen que te nombra.
En la piedra del altar está escrito:
«Morir en ti es nacer cada día.»

 

 

 

 

 

A cuestas

 

Cargo a cuestas mis cadáveres roídos, desperdigando infiernos y cielos sobre este desierto de leche. Soy un enjambre de lo que no soy: espejos licuados, un abismo en un abismo. Guardo en las uñas los fantasmas que dormían junto a mí, mas no me canso de rasgar las entrañas de esta caverna, columpiarme en sus telarañas, refundirme en el mar de su oquedad. Sé que adentro se esconde el fuego de la verdad, la serpiente del conocimiento que espera impaciente fumando los ojos del que no quiere ver.

¡Las copas de los árboles están llenas de vino!

Me embriago lentamente como las montañas al amanecer, como un bramido envuelto en el sexo de su amante y me rindo ante la Creación con un ademán en forma de aleteo de lenguaje. Voy sembrando sanguijuelas en sus silencios, rompo los cristales del aullido a media noche, he sepultado el miedo en el mismo cementerio donde robé los muertos que me pruebo a diario.

 

 

 

 

 

Ciclo

Nazco en tu mirada
reflejada en un cuerpo deshabitado,
con el sexo cubierto de hojas muertas.

Como los gatos,
colgados de mendrugos del tejado,
crucifico mis huesos
en el péndulo de tu mirada.

Muero por mis ojos
calcinados
en tu encuentro.

La eternidad
se derrama entre tus labios,
te absorbo un trago de paz.

Vengo de Betania
para resucitar en tu vientre;
despojado de sexo,
de huesos,
de ojos.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 21, 2015 en Cráneos, Ecuador, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #51: Damián Salguero

11830768_10206397639113624_976870806_n

 

Damián Salguero. (Pereira, Colombia, 1994)

Co -fundador de la editorial pirata La Silla Renca. Ha publicado las sexys plaquetas: Porno poesia para Conny (2010), chamber en las calles (novela 2011), apartado isabelle (2014) y, últimamente su hit, Odiseos Blues, un Caballo que se tragó un millón de estrellas (2015). Actualmente reside en la ciudad de Popayán.


 

 

 

Mis poemas están repletos de voces

No quiero dejar de escribir,
no quiero perder el caos.

Me obligo a quemar cada poro
y hacerme cicatrices con cianuro

Esta rabia que lleva mi nombre
suele decirme que,
sin importar lo que pase no olvide
que esta vida es un tránsito
entre el incendio y la inundación.

Los ríos
enloquecen con el baile de la lluvia
hasta volverse mares de agua dulce,

he visto como los ríos
devoran las montañas
de Bolívar, Cauca.

¡Haz de tu cuerpo un río
que se destroza a sí mismo!

 

 

 

 

 

 

 

LOS SUEÑOS NUCLEARES 

 Las Cometas

 
aaa

Quise que mi vida fuera un cometa
derritiéndose en los vientos solares,
imaginar tu voz en medio de una constelación
o en la lengua de una mariposa,
tus ojos rellenos de moléculas.
Quería inventar un universo
y que este universo
tuviera tus ojos repletos de montañas.
Fundaré el mundo en un cuerpo de mujer.

Imaginé un cometa sobre los Andes,
dejando su rastro de hielo en la sonrisa de su gente.
Creo que ese hielo se derritió formando los ríos del mundo

aes

Mariposas de hielo, tu sueño, este delirio de polvo sobre tus ojos y pienso un nombre para tu muerte, pienso en Amará, porque amar siempre es un acto que implica un futuro, implica madre y Dios, génesis y final, entonces me pongo a pensar en un génesis colombiano, mi vida siempre siendo otra desde los lenguajes del mundo.

(Siempre soy otro en mis poemas)

Los Andes son ballenas blancas que sueñan las sombras de las ciudades

(Me despersonalizo)

En concreto mi delirio es confundir mi cielo -digo mío porque el cielo es mi cráneo y cada estrella una secuencia neuronal- con un valle donde los delfines arponean un canto fenicio.

Mi rostro es el oleaje de las sombras.

Esta noche es un atardecer perpetuo,
eso eres tú, una muerte que se alarga,  / una muerte molecular.

Afuera hay una ciudad cruel y aburrida,
Un mundo de explosiones silenciosas.

 

 

 

 

 

 

(Desconexión 1):

 

Escribo un poema sobre redes sociales, sobre el McDonald’s que no hay en mi ciudad, jajaja, vivo en la provincia número cincuenta y cuatro de un país que olvidó el tiempo, cómo que se congeló todo, con sus malos poemas y sus poetas que todos se cansan de criticar, porque son malísimos y se creen la putería, porque son asistentes de secretarios de algún cubículo del minis­terio de cultura o son coordinadores algún colegio, entonces escribo un poema pop, popapop para ser más preciso, de esos poemitas sin nostalgia sin fuerza, sin nada que ofrecer, me parece bueno porque mis amigos creen que soy poeta, me invitan a tomar y yo finjo estar borracho y caerme por las escaleras esperando a que amanezca detrás de esta muerte sin McDonald’s, me parece triste pensar que mis poemas no son famosos porque no soy rico, o porque todavía no me suicido con la firme convicción de que soy un poeta maldito, en realidad mi mamá dice que soy un buen poeta y se lo agradezco con un poema, no malo no bueno, simplemente un poemita pop para levantarme alguna hembra que crea que lo que digo es una metáfora pos vanguardista del mundo, que reflexionó sobre el lenguaje y palabras enredadas que fingirá entender, simplemente escribo para parecer una leyenda del marketing.

 

 

 

 

 
1 comentario

Publicado por en septiembre 18, 2015 en Colombia, Cráneos, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #50: Luis Franco González

11875619_671428352992160_1508671988_o

Luis Franco González (Santa Rosa, Santa Elena, Ecuador, 1988).

Poeta y promotor cultural. Ha publicado los libros: Sueños Inconstantes (2010), Ángeles Sodomizados [Grilla del Éxodo] (2012), Jardines Inconexos (Cadáver exquisito/Fondo de Animal (2013). Ha colaborado en antologías como: R.E.M. [Antología de los Sueños] (Coediciòn Delahogado Elsombrero & Dadaif Cartoneras, 2015) y HARAWIQ [Muestra de Poesía Joven Boliviana-Ecuatoriana] (Murcielagario Cartonera, 2015). Ha recibido el Premio Sistema Nacional de Festivales (2011 y 2013) por el Ministerio de Cultura del Ecuador, el Premio Nacional de Poesía Emergente Desembarco (2014). Ha merecido el Única Mención de Honor del Premio Nacional de Poesía Paralelo Cero por su libro Intento de Vacío. Su libro XYZ, fue finalista entre 192 libros de varios países por el Premio Internacional de Poesía “Mario Javier Pachecho” – Colombia. El mes anterior recibió por su proyecto poético ADDIMÚ [poética desde el camino de los dioses guancavilcas hasta el sincretismo yoruba], el Premio Nacional Fondos Concursables para las Artes (2015).


-D-

Nada me aterra más
que la mano de una niña
rebuscando entre mis vísceras a Dios.

Yo tenía un romance con querubines
a los que penetraba cuarenta veces en un
día.

Un solo cuerpo con dos cabezas
¿es suficiente?

He aquí la victoria:
mujer agonizante, incolora y
desértica;
su nombre es Catástrofe.

[Los hijos detrás de la sangre]
Adoptando el color necesario:
cetáceos, anfibios, cuadrúpedos.
Levantemos la piel, sacudamos el disfraz.

Yo tenía un ángel polifónico
al que besé y amé debajo de los manzanos.

Un solo cuerpo con dos cabezas
no era suficiente.

Yo quería más, asesino-víctima.
Para que nos serviría la historia,
lo heleno, lo bárbaro, lo latino:

también reposa el silencio
en la sabiduría glacial del cobalto.

¿Cuál es el acto reparador
de ese NO que mancha las manos?

¿la cruz?
¿la cicuta?
¿la poesía?

***Tomado de Ángeles Sodomizados (2012)

[libra]

el camino encrespará otras historias
recuperaré mi infancia en lo tácito
en lo normado hallaré tu cuna
te hablaré de las ausencias o de mis refugios
la voluptuosidad que mengua
en la partitura de los trópicos
habrán olvidado nuestras yardas
este lenguaje
este silencio

[capricornio]

encuentra
amado/selva
el hijo detrás de tu sangre
consuélalo
susurra la última plegaria
que trepe y llegue a preguntar sobre tu sexo
que crezca en mí
contén el naufragio de tus sueños
pliega tu mano
despacio
cuida la flor
sube las piernas
desparrámalo
que arda la noche
como un rastro

[tauro]

un extinto error delirando en la amargura
el duelo lívido de los mitos que brota de la tierra
se enreda en el oleaje
un grito resbaloso cae en el veneno
ha perdido las esperanzas

[sagitario]

los vestidos de las utopías se extienden
como la cruz en la vendimia del sueño
ya no tendré fuerzas para poder mirar tus ojos
y sentir que el sobresalto es la llaga
donde el poeta jamás conmemorará lo necesario

[virgo]

EDUARDO
la noche muda su boca
en lo proscrito de esta guerra
es urgente que nos despidamos con la mácula del rito
amar donde los días tiñen con nostalgia el aluminio
el fruto de los úteros o de las zorras

[aries]

un pájaro oriental
inteligentísimo
me gruñe en los pulgares
y su cola desciende en el juego
en el que tú y yo
estamos perdidos
en el último sueño
las abejas zumban en el tímpano de dios
los gestos elementales
las mismas cuerditas para amarrar la cabeza
[los niños que podrán descansar en paz]en el pasillo de los sujetos tácitos
ya han alucinado nuestros nombres
¿de qué nos servirá la sal o la luz volcadas como un tesoro inmerecido?
ayer pude convertirme en la mujer que tú soñaste
en la mujer que yo no soñé
pero todo me hundía en la nada
de donde soy

[leo]

me descolgué de algún vientre
deforme devorado amargo
isla que florece apaciguando mis dedos desnudos
luego el mar llenara mis paredes de membranas hediondas
en mis bolsillos
el meridiano caía como un golpe muerto
en mi habitación
un aire desierto incendiaba las flores y las letanías
y tú te ibas
con ese muchachito
entre tus venas

***Fragmento tomado de Jardines inconexos (2014)

Antífona 3: la diferencia consiste en que no haya guión, sino una ilustración sucesiva e inconsecuente


en otra latitud alguien escribirá otro canto
quemar detrás del relámpago un quejido que retroceda para buscar su lugar en el
policosmosexual
¿dónde quedaron los pasos que nos buscaban?
despedirse ante la cabeza caída o el mar que no existe
y no oír la luz cuando abre tu jaula / la jaula de los pájaros ciegos
convencerse que el secreto no es otra ventana que se agrieta
sino creer en las imágenes que la lluvia estampa en el linaje de los peces


estremecerse ante el dolor de la carne que ya no es un engaño
y ahora medir la profundidad de la respiración que lame el otro labio de esta ciudad

para ya no cantar y sólo puedas ver su cabellera recogida en el insomnio más fiero
entre el agua y su obstinación de abrir el vientre para encontrar el estío

madre
¿dónde quedó el gemido que la oruga traspasó en la habitación
como un halo atrapado en el tiempo que vertió el duelo de tu hermano?
¿y las azucenas que el extraño veló sobre tu pecho como un silbido?

aquí yace esta mano que parte hacia la frontera de tu miedo

en otra latitud alguien dirá que el destierro no es perderse
sino que agotará la última palabra para esta juventud
para callar ante el lengua de ojos abiertos
para convencerse de su propósito en el mundo
de ingresar al útero tan pobres como vinimos
descalzo
siempre.

***Tomado de Detrás, los pájaros (2015)

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 15, 2015 en Cráneos, Ecuador, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #49: Carlos M-Castro

Carlos M-Castro (foto por Sobeyda Castilblanco)

Carlos M-Castro (Managua, Nicaragua, 1987)

Es autor de Antropología del poema (Managua: Leteo, 2012) y su trabajo ha sido incluido en antologías como #Los2000. Autores nicaragüenses del nuevo milenio (Managua: Leteo, 2012; 2.a ed.), Flores de la trinchera. Muestra de la nueva narrativa nicaragüense (Managua: Soma, 2012), Apresurada cicatriz. Instantáneas de poesía centroamericana (México, D.F.: Literal, 2013), Nuevos poetas de América. Antología de poesía joven Chile-Nicaragua (Santiago de Chile: Fundación Pablo Neruda, 2013) y De ahí nomás. Poesía actual de Centroamérica y del Caribe (Bahía Blanca: Vox / San José: Germinal, 2013). Eventualmente escribe en su blog, http://lectordislexico.blogspot.com, y rara vez tuitea: @lectordislexico.


Manual para sobrevivientes

Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre
Refrán sordomudo

No quiero un panegírico leído por Ernesto, Sergio o Claribel
ni un mausoleo en la Colina de los Ilustres Hombres.
Que no maquillen mi pellejo
ni disfracen mi esqueleto y su cubierta de un Gran Señor que nunca fui.
Prohibidos los videos y las fotos que después circularán por Internet
o serán salvapantallas, tapiz del Escritorio,
imagen destacada de perfil en red social.
Nadie publique un reportaje, una noticia, un obituario.
Alejen a la prensa de la fosforescencia de mi profundo oscuro sueño.
Golpeen todo rostro cuyos ojos enrojezcan
ante el primer ardor de mi chorreante témpano
y humillen a cuanta mujer aparezca
queriendo, enlutada, acaparar la propiedad privada del Dolor.
Desnudo amordazado dando vueltas frente al fuego,
aguarden su ración de carne asada los presentes;
trituren lo que sobre, hagan moronga
y coman hasta hartarse de mis restos.
Si al rato van al baño a descargarse,
no olviden con las hojas limpiarse de mis libros.
Jamás se les ocurra de todo lo que dije o escribí
copiar ni media frase en las paredes.
Olvídense de dioses y de héroes.
En estos tiempos los monumentos hieden.
Conviene reajustarse los grilletes.

Death Row

Il y en a qui écrivent pour rechercher les applaudissements humains…

Lautréamont

soltás entonces la guitarra
y por primera vez un ojo tuyo
deja de ser espejo de sí mismo
el brazo agujerado de un convicto
se pasa en ronda por tus manos
con una petición imperativa
de llanto risa o bilis
sus dedos tienen callos
nacidos con el fin de muchas vidas
gargantas apagadas
y piernas y entrepiernas en cenizas
el cerdo el criminal
el chicle que hay bajo la silla
tiene que ser eliminado
con una sobredosis de justicia
firmás gustoso el acta
con el control remoto
mientras tu otra mano
ausculta la bragueta
pero cuando se desinflama
el glande que palpita en tu pecho
notás que acaban de pinchar a tu vecino
Mi nombre es Bernardo Abán Tercero
Pasé por El Guasaule con Virgilio
Nel mezzo del cammin di nostra vita
Busqué dentro del Dite a mi Beatrice
in order to becoming citizén
o al menos residente de los cielos
Y tarde realicé que no debía
dejar mi chico infierno con los míos
ché la diritta via era smarrita
así un día ocurrió
que abandonaste el búnker de tu ombligo
y compartiste el fuego recibido
y amaneció en la Tierra tu otro ojo
y viste más allá de tu retina
y te reconciliaste con tus brazos
y en ellos consolaste al invisible
espectro que llenaba los espacios
y todos los pronombres se opusieron
al plagio prolongado de los seres
qué pena que ese día se te niegue

 

 

 

 

 

 

 

Literafobia

Me da miedo leer. Las letras y yo tenemos una relación de médico y pandemia, de marinero y viento. Cuando estoy frente al océano su rugir me llama, su inmensidad me atrapa; la fuerza de sus movimientos, demostrando a cada intervalo de ola su vitalidad eterna, licua mi cuerpo, mi piel se diluye y soy también rugido inmenso eterno; en asedio siempre a tierra firme. Desaparezco. Por eso estoy lo más posible lejos de la costa, en mi simple refugio de concreto, asfalto y hierro.

Digamos que el problema es decidir, discriminar. Al decir yo, te excluyo. Temo abandonar unas por otras. Y la certeza de no tener opción. Sé que no puedo beberlas todas; si acaso a sorbos probar sus variaciones. Morir sediento, perdido en un desierto sin disfrutar siquiera una agonía húmeda, tampoco. Me niego. Debo zambullirme.

Hay que mezclar nado y buceo. Ahogarse es perenne riesgo. Dicen que en las profundidades uno se desorienta: oscuridad total, lejos del sol, no sabés si vas arriba abajo a un lado u otro; sin guía, aún con fuerzas y oxígeno para un minuto inacabable, solo te queda ese ingrávido último baile, dejar que te mezan sus brazos, no dormir; soñar.

Leer por eso me da miedo. Es una alta forma de suicidio. Aquí soy letras; para existir debo leerme. Y si me leo —si existo—, pierdo tiempo y aquellas letras otras, las mismas pero otras, son desperdicio. Mejor me anulo, leo y me rehago.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 11, 2015 en Cráneos, Nicaragua, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #48: Ismael Villagómez Paredes

11992071_10205148089282069_765781520_n

 

Ismael Villagómez Paredes (Quito, Ecuador, 1994)

Escritor emergente y estudiante de Derecho. Sus poemas y cuentos han sido publicados en revistas físicas y digitales en México y Ecuador. Consta en las ediciones de Revista Matapalo (Ecuador, 2014), Necropoética (México, 2015). Ha sido invitado a varios festivales de poesía local en Quito-Ecuador.

 

 


 

 

 

 

Panfleto de un día cualquiera

Se puede estar en cualquier parte con solo cerrar los ojos.
La inocencia es un instrumento que se plasma
En la dentadura de una rata atacando cualquier cosa que la mate
Negamos la inocencia
Como el cúmulo de virtudes establecidas
En la primera y segunda venida del papa.
Carlos Julio Arosemena es el verdadero santo del patíbulo
Del prostíbulo
Ídolo como el Barcelona
Como el gale
Como el trago barato
Ídolo, idiosincrasia.
Se puede estar en la selva… En el páramo, en las ruinas de cualquier bosquejo de incarios recuerdos.. salvándonos de la herencia.
Las guerras no forjan nacionalidad
La nacionalidad es un pretexto para hacernos cargar fusiles y cruces
Heredadas por costumbres y prejuicios.
Mi país en el siglo XXI se reduce al caos
A la búsqueda de la democracia
A la figura y a un antropocentrismo diosificado en la persona que acumula
Todos  los temores
Y los vuelve flores que nos vende
Un niño en el semáforo.
Y No hay sueltos
El chicle se nos mete en las encías
Sangramos
El humo.
Nos volvemos diáfanos
Una sombra en la historia
Que pasa transversal para el perro sin amo
para los que meditan en la ventana del bus de media noche
tratando de escapar
En posiciones inducidas por  alcaloides de bajo presupuesto
Todos tienen una historia
Que repudiamos
Mestizaje
Venido a menos
Hay historias que se clavan como agujas
en la geografía de la ciudad de la decadencia.

 

 

 

 

 

 

Nada repetido

Nada pasa dos veces.
Si lo tuvimos, se pierde.
Nunca tuvimos nada porque nunca lo tenemos dos veces.
Las letras se repiten pero forman otros cuerpos
La palabra reiterada diez mil veces
Es un abismo con diez mil aristas.
Podemos aprender a vivir
Y nunca tendremos la oportunidad
Para realmente vivir.
Ni las gotas de agua son las mismas
Ni yo soy el mismo que era al empezar a escribir este poema
Porque me he desgastado y estoy más cerca de abandonar la ilusión, que es solo una.
En virtud de la inexistencia de la posesión
Se puede proclamar la libertad ambulatoria de los pies que tampoco son iguales
Ni aunque sean dos izquierdos.

 

 

 

 

 

 

Gratitud

Todas las personas que no amo
Me sacan una sonrisa.
Me saludan al darme el vuelto o al pedir una dirección.
Chasquean conmigo los dedos cuando suena un buen álbum
O me acompañan en viajes. Me follan y embriagan.
Luego me pregunto si en verdad no las amo
Y me pierdo.
No les debo nada pero les debo todo.
Sumando mucha superficialidad se puede llenar cualquier grieta profunda.
El amor es uno solo
y se lo halla en forma de cloaca o néctar.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 8, 2015 en Cráneos, Ecuador, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,