RSS

Archivos Mensuales: octubre 2015

Cráneo #61: Lara Peiró Agüera

11944558_990046494371240_193148857_n

 

Lara Peiró Agüera (Valencia, España, 1994)

Poeta, traductora residente en Berlín.. Ha publicado en varias revistas digitales y portales. Además forma parte del proyecto de Hot Babes, antología bilingüe de poetas jóvenes, editado por la Editorial Ojo de Pez. Es autora del libro Poeta en Berlín (2015). En la actualidad trabaja en la traducción de una antología de poesía joven alemana.


 

 

U7

“Y la última etapa es la de más dificultad;
y me quedaré tirado donde se secan las hierbas,
y sólo habrá para mí putrefacción y eternidad.”

Lolita, V. Nabokov

Afinas tu arco en su juventud
pero Roberto no pasa de la U7
porque tu abuela le devuelve
la vida en esporádica plenitud.

No tendría por qué quedar esperanza

pero queda
y quedará
por la paradoja de su ausencia,
por el rastro de su eterno
y equidistante silencio.

 

 

 

 

 

 

XIII.

Es esta ausencia
la que me hace añorar
el instante de un golpe de ola
de un rayo de sol
dormido en la sal
de mi cuerpo,
de la espuma que lame mi pie descalzo,
de un rumor de oleaje
lejano como la infancia.

 

 

 

 

 

MAGO

Eres un muro,
un laberinto sin salida
un golpe certero
en lo más profundo del alma
El sonido del acierto a la diana.

Y sangro
cielos
tinta
luz
Un mundo entero
Mi mundo entero de luces y sombras.

Yo, la causa más perdida de todas:
un punto en el espacio.
Pero tú ya sabías que la línea recta
no podía ser el camino más corto. ¿Cierto?
Eres el muro al que trepo para tocar otro cielo.

Mago, dime el secreto del truco.

En el sueño te busco
en el puente rojo de torres
aunque nunca hayas estado,
yo te busco allí
Y te veo al final o creo verte: tus brazos se abren como alas.

Yo corro porque me gusta
correr sobre puentes.

En la recta me pierdo
En el sueño me pierdo

Y tú, mago,
en la vida me encuentras.

Anuncios
 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #60: Martín Batallés

martin-batalles

Martín Batallés (Montevideo, Uruguay, 1981)
Nací en Montevideo, Uruguay, en 1981. Sigo viviendo ahí. Saco fotos, hago dibujos, diseño afiches y tapas de discos. Por ahora escribí dos libros de poesía, que pueden leerse en www.martinbatalles.com

 

 

Tengo ganas de salir a manejar
ver un accidente
en un lugar muy alejado
y elegir
al más sano de los accidentados
un niño de cinco años
salvarlo de morir abrazado a las trenzas de su hermana
llevarlo a casa
como a un gato
calentarle los huesitos en la estufa
darle una
segunda oportunidad.

 

*** Texto tomados de Sin nombre, Tapa negra (2007)

 

 

 

 

 

 

 

No sé si estarás cómodo ahí
tapado con una colcha de seda
y unos claveles horribles
que te pusieron en la mano.
Toda tu familia estaba ahí y me vieron
y me dio vergüenza que me vieran.

Recién salí a fumar
había pájaros picando en la vereda
que se van a espantar cuando pase tu auto negro.

 

 

.

 

 

 

 

La última noche

estuviste
muerto de frío
antes de morirte
ya estabas muerto de frío.

Ninguna frazada hubiera sido suficiente
para calentar ese cuerpo.

Al final te envolvieron
y te pusieron en un bolso viejo
mi madre te dejó
un mono de trapo
que todavía tenía tu baba.

Amé la carne picada
odié a Martín
y a Santiago
hubieras dicho
si hubieras podido hablar.

 

***Textos tomados de Sin nombre, tapa blanca (2010)

 

 

 

 

 

 

Cazafantasmas

Voy a precisar tijeras
una sábana blanca
y maizena
para que sea el alma.

Las tías se fueron de la casa
te despertás
y estoy parado al lado de la cama
no trates de abrazar la sábana
porque adentro no hay nada.

Por la ventana los árboles
son esqueletos que bailan raro.

Si un viento golpea la puerta
y nos deja encerrados
entonces decime
en serio
¿a quién vas a llamar?

 

***Inédito

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #59: Yuliana Marcillo

 

 

11922814_10200825110546824_1797002707_n

 

Yuliana Marcillo (Chone, Ecuador, 1987).

Poeta, narradora y periodista. Estuvo radicada en Manta 12 años, actualmente reside en Quito. Fue periodista y coeditora del diario manabita La Marea. Poemas suyos se han publicado en diarios, revistas y antologías impresas y digitales. Exintegrante del taller literario Soledumbre, de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, dirigido por el poeta Pedro Gil. Ha participado en algunos encuentros de poesía joven dentro del Ecuador. Coautora del libro Soledumbre (Mar Abierto, 2009), autora de No debería haber mujeres buenas (Mar Abierto, 2010), coautora de la antología Palabra Nueva (RM Editores, 2012) y coautora del libro Bandada (2013). Actualmente trabaja como Editora en la Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”.


 

 

Déjenme ser la bala

Mi vientre que no besas reclama en las difuntas noches.
Voy contra lo patético Porque no tengo tiempo para consentir amores engreídos
Porque besos con lujuria encadenan la casa
Esconden el agua y envuelven la soledad en sonrisas frescas.

Si esta es una guerra, déjenme ser la bala.
¿Dónde se marca la diferencia si todos tenemos hambre?
Buscamos la presa más gorda, a la misma hora después de clases,
Ellos en la cama, nosotros donde su merced quiera.

Tú le estás dando y yo también me estoy dando.
Porque no duermo ¡maldita sea!
Privo la rutina con tal de escaparme.
Y es que ahí, en medio de tantas letras, me encuentro conmigo misma.
Demonia que chupa el agua bendita de una Pilsener
Que mastica a la agonía cual chicle viejo.
La vida se convierte en una masa,
Se aferra a un zapato viejo y se va secando hasta quedarse en nada.

¿Se da cuenta señor?, no se trata de una estrategia, para eso está el Gobierno.
Lo que salta de mi ventana es el insomnio,
Las consecuentes imágenes del kamasutra que pasan por la tele,
A las diez y cuarenta y cinco, hora en que los niños sueñan con piernas,
Hora en que yo me cuestiono: la sombra o el credo.

Libertad o sangre, me dices.
Poesía o muerte te digo yo.
Que sea la muerte entonces, deja que ella venga despacito.
Se disfrace de Dios y nos embriague de placer.
Deja que termine en mi ombligo y limpie los canales que vomitan pescados.
Y desde allá arriba gritaré que te odio y dañaré mi himen a puñetazos.
Porque nadie merece manjar sin antes probar el infierno.
Porque no es cuestión de meter y sacar, si de todas formas me dejas jodida.

 

***No debería haber mujeres buenas (Mar Abierto, 2010)

 

 

 

 

 

 

 

Entiendan

Aléjate, lo que sale de mi está que quema.
Tengo que escribir ahora.
Matar ahora,
Gritar ahora,
porque si me vuelvo a enamorar,
me volveré torpe.

Si te ofende mi verdad,
toma en cuenta que estoy muerta.
Y los muertos no tienen corazón,
no tienen alma,
son sombras al andar.

Lamento si te raspan mis palabras.
En mí ha crecido la malicia.
Carcajadas nacen de mi lamento.

Mis pechos han crecido,
Mi vida bohemia también.
Los panas, los tragos escondidos.
Escondidos porque si me ven,
me ganaré un espacio oscuro y un camisón blanco.
Odio ese cuarto frío sin ojos que mirar.

Nadie entiende.
Todos dicen “calma, pasará”.
Tonterías.
Vengan, párense en esta espina
para ver si no les llora el alma.
Vengan, párense y lo sabrán.
La perra que llevan dentro les aullará.

Les regalo mis zapatos si quieren.
Me he levantado otros amaneceres,
tan descalza como la acera
y aún tengo ganas de caminar,
aunque lleve sangre en los talones.

Seguí tus pasos.
Buena chica, buena discípula.
Se puede ser puta
sin necesidad de abrir las piernas.

 

***Soledumbre (Mar Abierto, 2009)

 

 

 

 

 

 

 

Aguantar no es cuestión de hembras

¿Qué tengo?
Paseos cortos hablando de mujeres y sus necesidades,
volviéndose tormento en las noches.
Abanicos de reducidas horas para oler su esencia detrás del cuello,
cientos de tardes adormecidas esperando que ocurra algo,
ese algo que pido a gritos y que él no escucha.
La manía de enrollar mis dedos en las olas de mar que caen del cielo,
reventarme absoluta entre las líneas y curvas del sexo perfecto.

Es que no me lo imagino.
No entraría más aire que el que hiela los atardeceres
por su ausencia y por su presencia.
No sería la luz más luz sin los cuerpos que ya no adormecen.

Las golondrinas se balancean en la línea del estremecimiento y del dolor.
Esperan sigilosas que la carne brille y deje de ser roja.
Abajo se da el parir de la lengua espontánea.
Cada hoja parece partirse en cámara lenta mientras aguanto.
La masa tiembla y los ojos explotan mientras aguanto.
Un cafecito para olvidar, con la desesperación colgando mientras aguanto.
Compartirme y abrirme lo suficiente mientras aguanto.
Apretar como hembra y conservar las ganas mientras aguanto.
Luego una sonrisa, el premio, los huequitos en las orillas de mi boca
que se pudren mientras aguanto.

Soy la más buena y la más cobarde en materia de silencio.
Y no decir nada lastima tanto o más que parir plantas.
Funcionó.
¿No funcionó?

Sus pasos recorren la casa, pobre casa, la casa/daga.
Abajo estoy, me como las uñas mientras él pasea.
La cuestión es lo que haremos después.
Seguramente nos dañaremos uno al otro
hasta que por el piso caigan los cuerpos,
y todo se convierta en la danza del horror.

***Inédito

 
1 comentario

Publicado por en octubre 21, 2015 en Cráneos, Ecuador, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #58: Jairo Rojas Rojas

03

 

 

Jairo Rojas Rojas (Mérida, Venezuela, 1980)

Historiador del Arte por la Universidad de los Andes. Ha publicado los libros de poesía La Rendija de la puerta ganador de la IV Bienal de Literatura Ramón Palomares (2011), La O azul premiado en el III Concurso Nacional de Poesía de Venezuela (2012). Su tercer libro Casa para la sospecha fue merecedor del premio mención poesía en la XIX Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre (2013). El libro Los plegamientos del agua fue el ganador de la XX edición del premio de poesía Fernando Paz Castillo. Administra el blog: http://unardoble.blogspot.com/

 

 


Fragmento del libro Los plegamientos del agua (2014)

(…)

madre             niña

madre que camina

y

camina

en el mar de lo alto       en silencio, tanto,

que parece otro lugar                     el otro mundo

con piedras en las manos, muchas, que caen

y se mueven

como                  queriendo            otra 

decir                                               cosa 

                                                                 

en el camino que se mueve debajo de esos pies

quizás por la luz que viene debajo de la tierra

porque hay mucha vida que nace debajo de la tierra

madre que camina

bajo ese amanecer               sin sol

con gotas en el cielo de zinc y barro

en ese camino que no se sabrá

si es de ida o de vuelta

y arriba un ojo Gigante que la sigue

y lagrimea

clash clash clash clash clash clash clash

se oye

mientras ve gente    i n e x p r e s i v a

que se asoma detrás de una ventana

clash clash clash clash clash clash clash

se oye                    cuando se cruza con tres persona

(1)                                     (2)                                               (3)

un muchacho              un señor                    una señora (con velo, negro)

que mira                   que lleva                     chocando

rasguños                    un ataúd                    consigo

en el                           pequeño                    en una peregrinación

cielo                           como una                  triste

raro                             joroba                       para despertar

clash clash clash clash clash clash clash clash

camina, camina, tocando el frío

con las manos  (desnudas)

pero a su padre        nombra

que no se equivocaba al traer un pequeño sol

del agua que se plegaba y replegaba

―viva―

en un horizonte más bien inabarcable    silencioso

siente                                    esta                                          mientras

tu latido                                 montaña                                    cantas   

en la negra tierraen un camino donde se escribe la palabra “calor”

con esos pasos que devuelven la vida a ese desierto   arriiibaa

alimentada por el sonido del viento, ya con mejillas rojas

y mocos que bajan y bajan,

las greñas en la cara que    mira

el suelo que se

levanta en polvo

clash clash clash clash clash clash clash clash

hojas llevadas por el viento,                     todo

se mueve

por el viento             el vestido hasta los tobillos

el suéter marrón

la sucia bufanda

la hilera de astros perdidos

la procesión de las nubes saben de tus pasos

los sienten

clash clash clash clash clash clash clash clash

en el camino que se renueva con cada paso que se da

el camino que llega al agua

el agua toda que cabe en las manos

y hace que alrededor se levanten cordilleras / pacientemente

el agua que hurga los ojos del hijo que se tranquiliza

escuchando el balbuceo                 de las galaxias

vueltos garabatos                            sus jeroglíficos

que llevan a iluminar                     las líneas del sol

arriba

del que siempre quiso decir otra cosa

el agua que siempre quiso destruir el mundo malvado

porque

el agua es una casa / grande

el agua no es el templo que todos visitan

el agua es verdad, para los distraídos

agua que dice: “venga a verme antes del fin”

“ yo sano cualquier enfermedad”

madre que camina

encima del agua

y

adentro          niña

constelación adentro

como su casa

clash clash clash clash clash clash clash clash

usted se para y oye llover

escucha como el agua abre su corazón para que entre. Ese es el nuevo sol. Eso es un nacimiento. Despiertas y ganas. El agua que se abre y con ella la tierra, el cielo, pero no es herida. He allí la vida que te debían. Son las conversaciones válidas para la tierra alta, del frío de arriba, de la sola casa. Usted se sumerge lejos de lo que conoce para calmar la sed, las estrellas cargar y la luna que ya deambula adentro. Usted se oye que habla distinto, oye las campanas que alejan lo feo y los tambores de su corazón sobresaltado. El cielo responde lloviendo, sí, ese mismo cielo que destinó juntarse con el agua que da alimento. ¡feliz!, ¡feliz! ¡su padre está feliz! Usted fue la elegida mientras cantaba bajo la sombra del árbol que ahora llevas a todos lados, allí, donde rezabas, donde se volvía más solo, acompañada, apenas, por relámpagos. Llueve para que se encuentren

El gran ojo llora / conmovido

usted abre la puerta de este mundo, donde llueve adentro, donde los nombres de las cosas se van. Es el agua: brava, con la que se hace el pan, con la que se limpia las heridas de los que deben despertar, que limpia las palabras de lo oscuro que no dice, que lee el corazón que bombea, alegre. Sumergida en lo hondo de sí, usted, arrodillada, frente a siete velas, encendidas, al fondo

                                                     i

                                               i         i

                                          i                i

                                    i                          i

 

usted se para y escucha

“no quiero nada para mí sola” —dice—

mientras se oye el eco del primer día del mundo y ve pasar la sombra de una nube. “esto es una continuación” —dice—, usted, que ve el paisaje más nítido en su caos entrañable…

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #57: Pablo Romero

11896956_739984356124947_953980247_n

 

Pablo Romero (Tucumán, Argentina, 1999)

Lleva a cabo el fanzine digital Por qué tiemblan y el proyecto Poesía f5. Sus poemas han sido publicados en formato impreso y digital. Entre ellos El diálogo nos amontona; revista Sorbo de letras, Décima Avenida, 100 años UNT, revista Marvin nº 130 Precoces. La editorial Stillnes & Blood Press publicará en octubre su primer poemario: Los días de Babel.


Víspera

La palabra es un río por donde llorar la vida,
inclinar el cuerpo, posar las manos en la cara
hacer diluvio
el miedo es hermoso cuando no sabe ser,
atroz como un poema buscándose en la palabra
como una blasfemia en la boca de dios.
Escribo el derrumbe, todavía, esa suerte de carne
temblando desnuda por si viene la noche
a susurrarnos lo indecible
la noche susurra las palabras de la vigilia
la noche sabe que en la noche
se tiembla o se duerme pero siempre de frío
y siempre sin sueño:
cuando es alba los hombres avanzan.
Los hombres se hacen paso a los brazos
de la silueta que los espera al borde
de una noche más azul, más noche, todavía.
En marcha. Los hombres van en marcha
a los brazos de la ausencia
amantes del fracaso, héroes de toda furia
los hombres avanzan como alistándose
para caer una vez más a orillas del milagro

(De Los días de Babel, Stillnes & Blood Press, 2015)

 

 

 

 

 

 

 

Estudio sobre el fracaso

Padre nuestro
no sé cómo se escribe tanta vida.
Tuve que decir la plegaria porque la fisura
marca lo insufrible de mi cuerpo.
No cabía la luz. Lloraba
como si me hubieran llamado Pablo o infinidad,
es lo mismo; como tragar sin querer el pecado
de haber nacido insaciable.
Escribir la ruina, escribir la catástrofe
hubiera sido más fácil que decir mi nombre.
Por ejemplo, hagamos de cuenta
que es alba y que no estás.
Hay que hacer fuerza para nunca
porque la letra no cesa. Se hace de golpe
un intento por dejar la plegaria y empujar
la náusea para dentro, un proceso inútil y
nefasto como aprender a mirarse las grietas,
ahogarse sin para quién, sin para dónde.
Dije: así se hace la noche
un empujón con las yemas para parir
el llanto por la boca. Señor,
después dónde acomodas tanta muerte

(De Los días de Babel, Stillnes & Blood Press, 2015)

 

 

 

 

 

 

 

Lo hipodérmico

Madre, y acaso porque no sé hablarte
me hago pedazos contra la luz y tu cuerpo
Esto naciendo se llama hacer el adentro,
ahuecarse en el otro y fecundarse azul
como si incluso uno supiera hendirse.
Entonces estás triste:
no se puede hacer el fondo
desde esta brutalidad que nos atenta.
¿A dónde la calidez de los brazos
que supieron contenerte?
Padre no está y mis brazos no saben ahondar
en tu nostalgia. Enseñame a nadar. A dar el paso.
Espero nos muramos juntos en esta urgencia
de reconocer la vida, rompernos la carne
en esta tristeza lúcida que somos floreciendo

(De Lo hipodérmico, inédito)

 
2 comentarios

Publicado por en octubre 13, 2015 en Argentina, Cráneos, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #56: Misael Hernández Paz

misael

Misael Hernández Paz (Quetzaltenango, Guatemala, 1989 )

Poeta e Ingeniero Civil, fue parte del consejo editorial de la Universidad Rafael Landívar de Quetzaltenango, Aparece publicado en: El Salvador, Guatemala, Chile, Venezuela, Ecuador, Marruecos y España. Mantiene los blogs: misaelpablo.blogspot.com, 10avenida.blogspot.com. Es Perro Romántico y actualmente estudia la estrella Sirio.


 

 

Malasia Airlines

De nuevo un avión secuestrado y la noticia no tiene relevancia para mí, esto que las personas desaparezcan en el cielo se vuelve común. Deberían de secuestrarnos a todos y llevarnos en año nuevo a conocer las nubes traga aviones. René me dice que debo conocer el D.F. en domingo, que la ciudad en fin de semana es otra. Pensando en eso, mi deseo de año nuevo es estar en un edificio Méxicano de 33 pisos consumiendo Dimetiltriptamina , muriendo en un baño, pensando en que puedo volver, aunque nunca logre hacerlo. Tengo ilusión de hacer miles de cosas antes que termine este año, tomarme fotografías frente a una ventana y aplicarle un filtro en Instagram que deje ver mi alma con la publicación: El alma de Misael está enferma. Estar en san Luis Potosí, comer un Helado con Mercedes Hoffmann y decirle que su padre estará mejor, ver 3 películas de Gaspar Noé en mi celular, aprender a decir carne en francés, soñar que no soy yo,no sentirme triste, no, no, no.

 

 

Title

Soy yo de nuevo buscando en youtube a PinkFloyd con una canción de 14:41 minutos.
Soy yo recordando cuando decías que tenías media hora para estar conmigo, que debía cerrar las cortinas y prender la televisión.
Soy yo pensando en la vez que leí el libro de Kundera antes de subir a la montaña el día que llovió el resto de la tarde y ella lloro sabiendo que todo el tiempo había pensado en ti.
Soy yo que siempre quiero compararte con la Unión Soviética por lejana e inexistente.
Tú sabes bien que siempre quise hablarte de cydonia, Marte y todo lo que podía suceder a su alrededor pero sólo sabrías comparar el planeta con la anatomía de ojo.
Soy yo, lo sabes,
que amaba pasar por la ciudad mojada mientras conducías el auto, pero también conducías mi vida
era yo la gota que reflejaba la luz roja del semáforo sobre el vidrio del retrovisor
y tu sabías que sobre cualquier espacio en internet, que sobre cualquier vaso de coca cola estaban los minutos cuando llegabas a mi casa con una porción de pizza con doble queso.
Dejaría mi celular en modo de avión el resto de mi vida porque regresaras a mi habitación mientras cae un meteorito y el mundo se acaba.

*

Hubiese querido
encontrarte en cualquier parte de mi vida,
decir cualquier parte
también puede ser:
el instante en que despierto con sed por la madruga,
un domingo soleado y solitario antes de entrar a la ducha.
Me hubiese gustado
darte los buenos días
pero estoy en silencio
frente a la cafetera contado los segundos
para que deje de gotear el café
salir corriendo y no ver el día
dar cada paso pensando
únicamente en alcanzar el autobús,
para quedarme sentado frente a la vida
una mañana de marzo, observando
como se entrecorta la línea del camino
y saber que nada ha valido la pena. 

*

Es la  necesidad de que no te vayas,
necesito de tus manos
para que me sostengan en este mundo
necesito de tu alquimia para ser hombre muerto.
Por favor ven a cerrar mis párpados,
a reventar todas estas ganas de estrangular mi alma,
porque no concibo nada sin tu refugio.
Abre con tus manos mi boca
para que puedas decirle a todos que estoy muerto,
humedece mis labios cuando mi cuerpo ya no sienta el agua,
escóndeme debajo de tu cama, guárdame en tu vientre carcomido,
pero no te alejes preciso que me expliques que debe hacerse en la muerte

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #55: Diego Mora

diego

 

 

Diego Mora (Vásquez de Coronado, Costa Rica, 1983)

Escritor, docente e investigador. Doctorando en Estudios Culturales Latinoamericanos en la Universidad de Cincinnati. Maestría en Literatura Latinoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México y Licenciado en Psicología por la Universidad de Costa Rica. Ha publicado: Tótem Suburbano (San José, 2006), Estación Tropical (Guatemala, 2010), Educación con Medios (académico, Berlín, 2011), facebookatura (ebook, Amazon, 2012), Las meseras del Park Ave Café (México DF, 2013), Peter Pan 220 (Quito, 2014), Monóxido de carbono (Lima, 2015) y muchas cartoneras. Se pueden encontrar trabajos suyos desparramados por las paredes con el tag œ. Web: luisdiegmora.wix.com/orgasmoeterno.

 


 

 

 

Abba Mater

Try to set the night on fire!

The Doors

Hey nena, aquí me tienes
dices que soy pesado
no me has visto liviano
Te espero en la esquina, nena
sabes que te adoro
diosa del desierto
veneno del destino
tú, que te compadeces
del amor
me amas
Nena, aquí estoy
sólo por ti, nena
quiero que me beses
quiero ternura en los labios
quiero que te quedes conmigo
sólo por mí
Nena, no soy de palo
soy de hueso
de carne
¡pégame!
come carne, nena
quiebra huesos
acaba de una vez
con mis pasiones
visiones
versiones
Soy un nene, nena
que no es igual
que ser nena
no, nena
ser nene es de chicos
ser nene es no ser nena
por eso te amo
porque soy tu nene
y me amas
Destrúyeme
hazme leña del árbol caído
hazme cuerpo de tu cuerpo
y sangre de tu sangre
hazme santo, nena
vísteme de rojo
vísteme de verde
transfórmame en tu fetiche
sé mi madre virgen
mi novia virgen
mi remedio casero
sé el amor de amores
el cristo vivo, nena
la virgen y los dioses
vestidos de tul
en el monte de Venus
en el oasis del desierto
en el campo de refugiados
nena, sé mi ídolo
mi cordero inmolado
mi mártir
mi ofrenda
sé lo que sé que eres
que sabes que no eres
porque nena
soy tu fruto
tu hijo ilegítimo
bestia entre las bestias
de la selva que te envuelve
linda nena de colores corporales
Sé la madre que siempre tuve
la mujer de mi padre
la hija que deseo
la idiota que te ama
la fácil del barrio
la que me golpea en la cama
servidora de los dioses
madre de mis madres
que lame los huesos
las cruces los peces del pavor
la que me pega
y me pega
y me ama
y me pega
¡Abba Mater!
¡Abba Mater!
¡Abba, abba!
Gloria en las alturas, alabada seas por hacer la noche a tu imagen y
semejanza, bendita seas entre todas las mujeres y benditos sean todos los cautivos de
la noche que se abrigan del frío en tus brazos, señora salvadora del fuego que aparta
los lobos que te negaron y confían en el señor, amo de las bestias y los hombres que se
echan al piso, se rascan la panza, saltan a la barra, se atolondran en el destacamento,
se aferran al testamento, marchan a ciegas, andan con andadera con templanza
con Magdalena
andan con mi hermana
con Samanta
con la regla
andan con tu madre
con la santa
con las marcas
con Bernarda
con las rata
con tus mantras
andan con tardanza
con Amanda
con las flacas
andan con resaca
con peste de mar
mar de sal
de pus
en el pubis
en la labia
en la sabia
en la rabia
en la playa
el mar se viste
de conjuro
hechizo de sal
sal de la tierra
húndete en el mar
viste de rojo
viste de mar
viste de vicio
¡vístete ya!
Anda, búscame, nena
mírame en tus sombras
en los espejos que cuelgan de la noche
mírame nena
mírame de reojo
mírame de embrujo
mira la noche
mírame ya
¿no ves que estoy buscándote?
mírame, nena
por el bien de todos
no te equivoques
anda, busca bien
mira que estoy por dentro
ábrete la piel
rompe los tejidos que te apartan de mí
nena, ábrete toda
toda tuya
la sangre que brota
es la sangre que me brota
mírame todo carne y todo huesos
debajo, nena, conmigo
estas buscándote
estas hallándome
balbuceando
traduciendo
lengua por lengua
dialecto por dialecto
nuestra lengua
¡habla, nena!
ruge
intimídalos
que no te toquen
que no te besen
que no te usenque no te tengan
que no me tengas
nena, soy de papel
¡soy de papel!
quémame, nena
quema mi túnica
quémame la piel
quema la noche, nena
esta noche que arde
nos cae encima y delira
¡oh alianza inmaculada!

 

**Texto tomado de Tótem suburbano

 

 

 

 

 

 

 

 

Alteraciones del segundo estado de la materia

Repetía la escena mil veces sin poder entenderla Eran las gotas que caían en el patio
En la mesita de noche Sobre el plato sucio de comida Las gotas de sal resecas en el
bluyín Eran las gotas todas explicando el fluir siempre volátil de lo que más nos duele
Los charcos que se acumulan espesos frente a nuestras narices y se congelan de
madrugada para impedir el sueño Copos de nieve escarcha cubitos témpanos
quemando la piel deshaciéndose tan despacio como una tortura boreal Ahí donde el
agua ya no puede huir a ningún otro sitio y por eso se evapora

**Texto tomado de Peter Pan 220

 

 

 

 

 

 

 

 

The New York Times, 26 de marzo de 1892

About twenty minutes before his dead, he said to his
attendant Warry Fitzsinger: “Warry, shift”, meaning that he
should turn him over. These were his last words, and they
were uttered so low that they were hardly distinguished.

Si Walt Whitman despertara y me sacara de la brea Si el viejo Walt extendiera su brazo hacia mi mano ennegrecida Si al menos estuviera bien vestido y llamara su atención Si tuviera en los bolsillos la mínima palabra el optimismo la clavícula partida pero Walt está casi ciego No percibe mis ojeras de perro estas llagas de sueños truncados Aquí estoy Walt hermoso debajo tuyo atascado en un pasado tan fresco que puedo olerlo a kilómetros Viejo echame una mano esta noche lluviosa y por tanto huérfana de constelaciones y senos Si gritara como vos si tus versos fueran bálsamo Ermitaño alegre vení amparame de este naufragio colectivo mar turbio experto en suicidios veinteañeros Pero ya no lee ni escribe está sordo quieto en su campiña Si Walt Whitman despertara y me sacara de la brea

**Texto tomado de Savant Garden (inédito)

 

Etiquetas: , ,