RSS

Cráneo #69: Natalia Litvinova

26 Nov

 

12080829_10153643162922692_1570765346_n

Natalia Litvinova  (Bielorrusia, 1986)

Actualmente reside en Argentina. Es poeta y traductora de poetas rusos. Publicó: Esteparia (Ediciones del Dock, 2010), reeditado en el año 2013 en España y en Uruguay, Balbuceo de la noche (Melón editora, 2012), Grieta (Gog y Magog ediciones, 2012, reeditado en España y en Costa Rica), Rocío animal (La Pulga Renga, 2013), Todo ajeno (Vaso roto, 2013) y Cuerpos textualizados (Letra viva, 2014) escrito en coautoría con Javier Galarza. Compiló y tradujo las antologías El ruido de la existencia (Editorial Leviatán, 2013) de los poetas rusos Vladislav Jodasevich y Serguéi Esénin, y El espejo equivocado (Melón editora, 2013) de Cherubina de Gabriak. Este año su poesía fue traducida al francés y publicada por la editorial francesa Al Manar. En 2016 la editorial Vaso roto publicará sus versiones de Innokenti Ánnenski.


 

Bajo los olivos

 

Si el fruto no cae lejos de su árbol,
¿dónde está nuestro tronco?
Cuántas personas despiertan sin advertir
que son moléculas coleccionadas por los siglos.
Recorro Córdoba, bordeo la antigua mezquita
donde la gente murmura rezos como melodías,
me siento allí para aprender lo que no se memoriza.
Soy una fotografía capturada por alguien sin párpados
bajo los olivos que renuevan su aceite.

 

 

 

 

 

 

Pequeña canción

 

El vino se vuelve agua,
el paso retorna al talón
Aunque parece que nada cambia
desde que mi rostro empalideció.
Como una donación del cielo,
un petirrojo se posa en la ventana.
Mirándose por primera vez
en los ojos de un humano,
se ve no como una estrella diurna,
ni como flor emplumada,
sino como una arveja negra,
tamaño de mi corazón.

 

***Textos tomados de “Siguiente vitalidad” (inédito).

 

 

 

 

 

Mi hermano se pone sombrío y decide andar solo por el bosque,
desconoce a los animales, pisotea los huertos,
él trae peras y yo manzanas,
él trae ciruelas y yo cerezas.
No coincidimos porque custodio su sombra con mi luz.

Entre el pasto húmedo
sobre el moho viscoso de los árboles
crecen los hongos,
les arrancamos las cabezas,
las llevamos a la boca,
masticamos y escupimos sin tragar,
tenemos aliento a humedad, a sótano, a escondite.
Le arrancamos la cabeza a las amapolas,
aplastamos sus pétalos rojos,
succionamos de nuestros dedos su agua pequeña,
pegamos debajo de los ojos esos pétalos ya desgastados,
le probamos otra muerte a las flores.
Hacemos lo mismo con las mariposas y los escarabajos,
abrimos sus trajes, lamemos el polvillo,
les arrancamos las patas y las alas,
la fuerza vital de lo más débil es lo único que poseemos.

 

***Fragmento de la serie inédita “El hechizo”)

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 26, 2015 en Argentina, Cráneos, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: