RSS

Cráneo #81: Xel-Ha López Méndez

18 Ene

 

xelha

Xel-Ha López Méndez (Guadalajara, México, 1991)

 

Estudiante de Letras. Forma parte del consejo editorial  de Metrópolis. Es Premio Nacional de Poesía Jorge Lara 2012 y Ex premio Nacional de Poesía Joven  Elías Nandino 2014. Publicó a mis nuevos amigos inmortales. Antología personal (El viaje, 2015) y Cartas de amor para mi amigo cerdo (Letour1987, 2015). Ha colaborado en varias revistas:  Replicante, la línea del cosmonauta, Metrópolis, La rueda, Reverso, Radiador y Anders Behring  Breivik, y en los blogs: Poetas del nuevo milenio, Transtierros, Letrina, 10avenida, entre otros. Tiene una gata y un blog: jaboncitorosavenus.tumblr.com.


 

Ana, parece que va a llover

A mí no me dieron sentido común
yo lo compré y por eso me quejo
porque me costó caro me quejo,
porque no sirve.

Ana está cansada de saber ser pobre, comer cuando hay, cuando hay abrir las piernas,

Ana es un nombre genérico mi vida, ana es ana y no va a la escuela porque para todas es más fácil abrir las piernas, amarrar al hombre aunque sea una bestia y la cuerda sea infinitamente larga, y el perro ladre, el perro muerda.

En la azotea se secan las cosas y las plantas, en la azotea a la vista de todos los soles
en la azotea lloran los perros y las mujeres
anas tienden la ropa pequeña de unos bebés que nacen medio muertos
que crecen porque es natural que las plantas crezcan también
y luego aparezcan en el martes de tianguis y luego se pudran
adentro o afuera de las gentes,
que algunos árboles den frutos
y que algunos frutos se estrellen en el suelo y se los coman los gusanos de la calle,

en la azotea se ve un poco de cielo un poco de aviones o pájaros o superhéroes gringos
un poco de cielo mientras se tienden unas sabanas nada blanquísimas
mientras se estampan en las colchas caricaturas viejas con la risa de piedra deslavada
mientras se estampan en la cama las caras percudidas de los héroes,

hay que deshacerse del sentido común
hay que regarlo por las azoteas miniatura y embarrarlo en las colchas, para que la gente no duerma cubierta por el lodo de los héroes y afuera no haya un pedazo de cielo
sino campo abierto y vacío y azul para pensar en cosas.

 

 

 

 

 

 

 

Todas las manifestaciones son inútiles, Elvis

Habíamos sido así de irreverentes, corazón, contestatarios y violentos como nuestras mezclillas roídas por la moda, como nuestros obreritos roídos por las mezclillas, como nuestros cielos roídos por escupitajos de mis fábricas. Las negras cicatrices de los cielos, porque son dos cielos, siempre, y para nosotros nunca hay tiempo de mirar el nuestro, aunque esté ahí, aunque nos pertenezca.

Éramos rebeldes y erasmistas y verdugos de la comida rápida y de la comida y de lo rápido, porque el que no trabaja solo tiene hambre, eso es lo que tiene el que no trabaja, y aunque miré el cielo suyo o el del otro, los dos cielos, “el aire no alimenta” “la literatura no alimenta”, pero no te vayas, yo tengo siempre algo, lo guardo para que no me lo quiten, pero yo tengo siempre algo, aunque sea solo vacío en el estomago, aunque sea solo vacío, y tengo de vez en cuando una cerveza fría para cuando llegues ofrecerte algo que no sea mi vacío, porque entiende, es lo único que tengo.

Éramos, mi amor, un discurso, y a pesar de los gritos del mundo tenía oídos para ti, y los estruendos venían desde muy cerca hasta muy dentro, pero escucha: yo ponía sobre el pecho de una puerta mi oído izquierdo y no tenías corazón, tenías en su lugar una serie de versos para cambiar el mundo, pero no tenían ritmo, eran lentos y hermosos como nada.

 

 

 

 

 

 

 

Playas

 

 

                a mis nuevos amigos inmortales

 

En tijuana hay un cielo que se mueve
un cielo vivo

las cosas convergen con su pobreza de joya

bajamos al infierno de las putas
al cielo de la putas

las putas son un cielo vivo / un cielo que se mueve

hubo una vez un hombre y un hombre y otro
asomando sus garras de avecita minúscula a través de la barda
tocando la tierra prohibida de los pájaros
qué cárcel!

hay un muro y un hombre y hay pájaros
y un cielo que es espejo de algo
un cielo que son dos cielos

los pájaros se elevan sobre la muerte azul de los hombres
y un cielo vivo traga la felicidad de todos tocando sus pies
y un cielo vivo es agua de todas partes

Hay de pronto la certeza en la ubicación de un mapa
y la certeza es el límite
una esquina del mundo.

 

 

 

Anuncios
 
 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: