RSS

Cráneo #83: Daniel Bencomo

03 Feb

 

12630882_10153483775343565_1335731697_o

Foto de Claudia Castañeda

 

Daniel Bencomo (San Luis Potosí, México, 1980)

Escritor y traductor, cursó estudios de ingeniería mecánica y filosofía. Tiene publicados los siguientes volúmenes de poesía: Alces, Rejkyavik (2014, CONACULTA-Libros Magenta) y Lugar de Residencia (2010 CONACULTA/Tierra Adentro). En 2010 recibió el premio de “Elias Nandino” para poetas jóvenes y la beca FONCA (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México) para artistas jóvenes, durante el período 2010-2011 y 2012-2013.

Traduce obras líricas y textos en prosa del alemán al español de diversos autores: Hugo Ball, Friederike Mayröcker, Tom Schulz, Björn Kuhligk y Ron Winkler. Sus últimas obras traducidas y publicadas en México son: “”Kanon vor dem Verschwinden” de Tom Schulz, (Canon previo a la huida, Ediciones Cuadrivio, 2015) y “Die Stille zwischen null und eins” de Björn Kuhligks (La calma entre el cero y el uno, Bonobos Editores, 2015). Actualmente estudia alemán como lengua extranjera y estudios culturales en la Universidad de Leipzig.



 

 

Mandorla II

Que en tanta variedad de la materia no haya un bastión del infinito. Que no haya un animal de sol que nos aguarde. Hablar del todo o de la nada es insensato, cuelga más luz en el frugal mirar de niño. Busquemos lo que brilla donde hay musgo en la palabra: duerme una estrella en un colmillo de elefante, duerme Dios en lo falaz de hacer memoria. Mandorla es el instante y la ciudad, pubis de horizonte es la mandorla. No hay trascendencia, el arce no resume al roble, la suma de los peces no da el vientre de los mares. Summa es la inconstancia del lenguaje.

 

 

 

 

 

 

La corteza del árbol

Por la garganta asciende, nube llena de un baldío. El sol cuelga su carcaj en la enramada y todo parece arder de una madera ciega: funde los días de cualquier ministerio. Abuelo, homínido interior que suelta su tendón, fuego cruzado sobre el fuego. En la orilla del patio hay un cuarto; se oxidan sables, saxofones, retazos de papel manchados de memoria. En el centro del patio, rima por secar el mundo, se funda en hormiguero que brota, avanza, sube por el árbol genealógico y rasga. Lleva recolectora la yema de un . Venid de un pene sin porqué, de una mujer ignorante de los sueños de lava. Abrimos senda entre cortezas, nos colgamos del árbol como el moho: ahí vemos al Tiempo con el rabillo del ojo.

*** Textos tomados de Lugar de residencia (2010)

 

 

 

 

 

 

Interior C

No se quiebran las hojas ni respira flourita.

El día se lava en su púrpura inicio, sale a escena.
La muerte es otro circo de tres pistas.
La espera un látigo para subirnos al banquillo.

Tiempo para reírnos de todo es el tiempo que no pasa.
Tiempo para acordarnos de todo el que envejece.

 

 

 

 

 

 

Interior D

El tedio es hilo fino
que se enrosca en el tedio:
huellas en el doble fondo de la espalda:
marcas de no sabemos dónde
propinadas por los siglos.

*** Textos tomados a Alces, Rejkyavic (2014)

Anuncios
 
 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: