RSS

Cráneo #85: Jonathan Dueñas

09 Feb

10462770_10204078719476302_350808636769386276_n

 

Jonathan Dueñas  (Quezaltepque, La Libertad, El Salvador, 1987).

Licenciado en Ciencias Jurídicas, es miembro fundador del taller literario «Quino Caso» (Quezaltepeque, El Salvador, 2005), fundador de Pirata Cartonera. Ha publicado Tres Palabras (2005), Herbario (2006) y La Catedral del Genocidio (2009) poemario traducido al inglés por la Universidad de Deapauw, Indiana, Estados Unidos, y presentado en los estados de New York, Indianápolis, Washington D.C y New Orleans. Poemas para revivir los muertos, ( 2013) Ganador del Concurso Internacional de Poesía «Gabriel García Márquez», Vancouver, Canadá (2007). En repetidas ocasiones ha colaborado en la realización del Encuentro Internacional de Poetas “El Turno del Ofendido”. Poemas suyos aparecen en la Antología de Poesía Joven Salvadoreña: Una Madrugada del Siglo XXI (Vladimir Amaya, 2010) y en la revista Tipton Poetry Journal, USA. Ha participado en festivales y lecturas en varios países, poemas suyos han sido publicados en revistas y periódicos nacionales e internacionales.



 

Naufragio

Quiero naufragar en la tormenta de tus labios
anclar mis manos al puerto de tu vientre
llenar de peces tus venas y tu sangre
cubrirte bajo la arena de mi nombre
quemarte con el sol ardiente de mi cuerpo.
Acariciar con mi espuma la bahía de tu frente
y buscarte en las profundidades de mi alma.
Poblar de gaviotas el cielo de tu boca
y naufragar eternamente en tus caderas
para olvidarme de la calma
porque vos sos la tormenta.

 

 

 

 

 

Niños muertos.

Allá están nuestros niños

regalando sus sonrisas en los buses de la muerte besando con el rostro de sus pies descalzos

los labios mustios de la calle

allá están nuestros niños quebrando con su llanto el espejo de la sangre reviviendo con su grito horripilante los demonios invisibles de la lluvia.

 

 

 

 

 

 

 

No sé tu nombre


Pero podría ser geranio, río, orquídea
no conozco las letras del hechizo de tu nombre
pero podrían ser el mar y su azules consonantes
una gota besando entre la tarde estas calles

que no llevan a ninguna parte.
No se tu nombre pero sé que es capaz de apaciguar todas las bestias
de revivir muertos y enloquecer todos los relojes.

No conozco el reflejo de tus ojos pardos
pero podría ser algo así como un diluvio
o el estrepitoso ruido de un relámpago
atravesando el corazón corroído de un árbol milenario.

No conozco el sabor de tus labios
pero lo imagino como virgen miel
 
como fermentado vino
como dulce agua de empedernida roca
como fruta madura que desparrama sus sabores.

No conozco el latido de tu vientre
pero podría ser un tren nocturno
 
recorriendo las ciudades más lejanas
un túnel secreto entre el cielo y el infierno
o la llave con la que Dios cierra su casa.

No sé tu nombre
ni conozco el reflejo de tus ojos pardos
el sabor de tus labios,
el latido de tu vientre
pero podría ser algo así
como el más dulce secreto de un ángel
o un mapa invisible que nos muestre nuevamente
el camino al paraíso.

 

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: