RSS

Cráneo #86: Daniel Arella

11 Feb

12659858_489426617926874_120015202_n-1

Daniel Arella (Caracas, Venezuela 1988)

 

Licenciado en Letras mención Lengua y literatura Hispanoamericana y Venezolana por la Universidad de Los Andes. Actualmente cursa la Maestría de filosofía por la misma casa de estudios.  Se desempeña como facilitador de talleres literarios en Espacios no Convencionales –por la Casa Nacional de las letras Andrés Bello– en el Hospital Psiquiátrico San Juan de Dios (Los Curos, estado Mérida).

Ha publicado el poemario Al fondo de la transparencia (Editorial el perro y la rana, 2012); El loco de Ejido (plaquette Colección de poesía naciente venezolana Ojos de videotape lospoetasdelcinco editora, Santiago de Chile, diciembre, 2013). Autor de las siguientes  antologías, la primera sobre la obra completa del poeta venezolano Gelindo Casasola, Espacios [El perro y la rana, 2014] y la segunda sobre narrativa, Los relatos pioneros de la ciencia ficción latinoamericana [El perro y la rana, 2015]. En el 2009 ganó el Premio DAES de literatura en la modalidad cuento (ULA, 2009).  Fue merecedor del XIX Premio Nacional de Poesía por Concurso “Ciro Mendía” 2015 (Casa Municipal de la Cultura del Municipio de Caldas Departamento de Antioquia, Colombia), entre 26 países de América, con su libro Anatomía del grito.  Poemas y ensayos suyos han sido publicados en varias páginas webs y revistas digitales: Cantera, Gentemergente, Revista Casaviento, Letralia, Afinidades Colectivas, La ira de Orfeo, entre otras.



 

 

 

***

Mi clítoris es grande, lo sé, me lo han dicho todas, menos tú. Yo sé que te asombras en silencio para excitarte caleta. Es el tamaño de tu meñique, como el güevito de un  adolescente amoroso; mi clítoris es superior, lo reconozco, es como el garfio de un escorpión, una oruga, una lengüita de iguana, una semilla de árbol rara. Te gusta lamerlo con la punta de tu lengua para verlo erizar como al lomo de un gato, alargarse como un arma desenfundada; mi clítoris que se estira para rozar tus labios cuando entra como el disco amado de Led Zeppelin en tu tocadiscos antiguo. A veces quisiera que lo arrancaras con tu boca y te lo comieras poco a poco como a un camarón. Porque a medianoche se me para como una antena y no puedo dormir y esa vaina apunta en la oscuridad, toda erecta, toda mojada, te llamo por teléfono, jadeante, y tú llegas de madrugada y me lo chupas hasta que acabo en tu cara y te salpico con mi hidroturbo para que lo veas mejor cuando amanece, un poco más pequeño, más parecido a ti, niña loca que me entiendes, Dudu loca de mi amor.

***

Rimbaud se fue para la mierda
se largó
no pudo
estaba podrido
empezó mal su tarde ese día
cuando se le hizo de noche
y lo madrugaron

No pudo
se largó
y Verlaine emperrado
empezó a escribir
mala poesía
poemas malos de amor
como los que escriben los hombres
cuando están cabroneados
y se creen poetas
y se creen violentos hermosos infalibles

Rimbaud era distinto
más bello que el dolor
se fue para la mierda
y a la poesía olvidó
pecao
y la poesía emperrada se quedó

y ahora
desde siempre
lo busca y lo busca y lo busca
de cuerpo en cuerpo
de cabeza en cabeza
lo ha buscado
desesperada
vuelta mierda
enguayabada
infatigable
como un fantasma
de poeta en poeta
de mendigo en mendigo
lo busca
de corazón en corazón
y no lo encuentra

La poesía quedó emperrada
y desde entonces nadie le da por donde es.

***

Madrina

yo sé que esa viejas te llegan con cuentos míos
El Poeta
El Loco de Ejido
El Príncipe de los mendigos
Yo sé que esas viejas que te llegan con esos cuentos
son las que se cambian de acera
cuando me ven caminar hacia ellas
Yo sé que me la paso
con Chucky, El Niño y Gordo El Bambino
que son unos fumones
Yo sé que bebo
a veces
hasta borrarme con Piraña
y les doy Ganja a sus tres perras
en el hocico como si fueran besos
a María, Shakira y Princesa
para que empiecen a ladrarle
a la luna
y ver reír al viejo Piraña
humilde y sabio hasta las metras
Yo sé que cuando estoy ebrio
lloro pensando en ella
y me entra por saltar la cerca de la piscina
me gusta nadar así, Madrina
uno se está ahogando pero no,
sólo en el agua se escucha el rumor de las estrellas,
hay que estar cerca

Yo sé Madrina
que esas viejas te llegan con cuentos míos
Y que me vieron desnudarme
frente a la Virgen de Fátima
para robarle sus monedas y comprar cigarros
y que ahora me como los coquitos en La Plaza
y después empiezo a caminar muy despacio
para igualarme a las cabriolas del humo
y hacer reír a los niños
que caminan tristes para la escuela
Que camino en contravía
leyendo poemas de Vallejo
para ahuyentar el frío
Que me encontraron murmurándole plegarias
a las hortensias de la Sra. Chepa
la que colecciona cajas de fósforos
y tiene sus dos hijos presos
Que me vieron bailando reggaetón
con los transfor en la esquina caliente
Que si me metieron preso por prenderle
un bareto a Machera
y bailar mortuorio
frente a ancianos estupefactos y aburridos
Que si grafiteo las iglesias
con los zapateros
en bóxer
Que si saludo a las niñas
cuando salen del Liceo con una máscara de gato
Que si me vieron tomado de la mano
con Yuscarleny “la malita de Zumba”
comiendo helados por Centenario
todo para olvidarla a ella
Yo sé que te llegan con cuentos míos
esas viejas, Madrina
Lo de los manteles en la Cibeles
que quité sin derrumbar las cervezas
es mentira
no soy un mago, apenas un espanto
Lo del Loco Licho
que bailé break dance con él
porque estaba solo en su cumpleaños es verdad
¿Y qué, acaso no puedo expresarme, Madrina?
Que embaracé a la Sara la mansita de 14 años
es mentira, no fui yo
dígale al viejo Miguel que no fui yo
Que filmé una porno en el cuarto de la abuela
cuando ella estaba de viaje para Cartagena
para el proyecto de unas amigas es mentira
Diego es un pajuo
Que jodí a dos chinos
en un almacén sombrío
es mentira
los chinos mueren solos y más solos
Que robé un buda dorado
y se lo regalé a la vieja Euclides
es verdad
lo tiene en el pesebre de la plaza
como un Rey Mago
¡y cómo le reza la vieja Euclides!
Que robaba espejos de retrovisor
para comprar droga
es mentira
detesto los espejos
y el Chuma habla demasiado cuando está jalao
Que maldije al cura
mientras sacaba su perra
es verdad
me da arrechera que la saque con cadena
y además está muy flaca
la perra
la tiene a punta de hostias
y el cura tuvo las bolas de ponerle María
Que me comí 25 hongos el día de mi cumpleaños
es verdad
quería completar mi edad en un ritual sin tiempo
ni espacio
Lo de las ventanas rotas es mentira
Lo de los pacos en el terminal es mentira
Lo de la niña con cara de margarita es verdad

Sabes qué Madrina toda esa mierda
es verdad
Y esas putas viejas de Ejido no se mueren nunca
Todo
Absolutamente todo es verdad
Incluso este poema
Hasta este poema es verdad.

Anuncios
 
 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: