RSS

Cráneo #88: Franco Osorio Paredes

15 Feb

12650244_10154022724409497_291516571_n

 

Franco Osorio Paredes (Lima, Perú, 1987)

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Lima y estudiante de Literatura Hispánica en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ha publicado “Mar de ecos” fue publicado en México (Ediciones El Viaje, México, 2014; Editorial Amotape, Perú, 2015), la plaquette “Palabra en exilio” (La Rueda Cartonera, 2015) y “Exilium (Proyecto Y2K)” (Co-edición Ecuador-Chile, Murcielagario y Editorial Andesgraund, 2016). Ha participado en los siguientes festivales: “1era y 2da Caravana Poética Lima-Cusco” (Lima y Cusco, 2014, 2015), “IV Edición de Noches Cartoneras” (Guadalajara, 2014), “XIX y XX Enero en la Palabra” (Cusco, 2015 y 2016) “Dentro de los bosques famélicos II” (Pucallpa, 2015), “III Encuentro de Editoriales Cartoneras” (Santiago, 2015), “VI Festival de Poesía” (Lima, 2015), “Sumergible” (Jujuy, 2015), entre otros. Poemas suyos han sido publicados en blogs y revistas de Chile, Perú, México, Ecuador, Argentina y España.


In/somnio

A mi otro yo 

Somnoliento en el último rincón del amanecer

atravieso la dilatación de los segundos

como el peregrino que cruza desérticos océanos

un bastón de acero revienta las estrellas

de Andrómeda arrancando al sueño

el grito del humo encabalgado

desde el pulmón de las industrias

hasta la lluvia ácida que impacta Madrid

truenos sumergidos en una ruleta rusa

levantando el polvo que escarapela

sombras ultravioleta arrinconadas

en la nebulosa de esta habitación

donde se instala la esquizofrenia

deslizándose entre mis neuronas

cual oruga en la médula espinal

de esta telaraña llamada insomnio ¡insomnio!

atrapado en sus redes el sonido de las gotas en punta

cae como un paso vacío en la piedra

la soledad que arrasa todo a su paso como huaico

todo a este universo paralelo

a un tornado de espejos que lleva al espacio

los cegadores coágulos de la cripta

en la que alguna vez fui niño

donde cargué las costras de mi padre

el cáncer de la vía láctea por puertas de sol

y panteras con ojos de diamante

hacia el final del sumidero de la noche

carrusel tornasolado en el que me esperan

un puñado de avispas para estrellarnos

contra la hecatombe envuelta en la oscuridad

Los bajopontinos

A los indigentes del mundo

El vaivén de las nubes violetas reúne sus pestañas

a medida que la temperatura galopa con siete jinetes bajo 0

sobre los pulmones mendigos hurgando en una plaga

de fósiles y lombrices entre las mentadas ojeras del imperio

la sombra que pesa en los huesos de todo lo corrupto

bajo este puente cubierto de vómitos diarrea de pájaros

y esas jodidas espinillas en el rostro de París

el perímetro enarbolado por la inmundicia los escupitajos

el inagotable desempleo en la frente las greñas blancas

como las hojas de historia y los diminutos personajes

silenciados en las grandes revoluciones y guerras

llevadas día a día por los bajopontinos

combatiendo con bastones de arena

y ¡la muerte bajo la lengua de los talones!

mientras reciben semillas de miseria erosionando

en un halo de madrugada que atraviesa sus longevos sacos

hasta llegar a la espina dorsal del alma agrietada por las manos

del burgués que escupe y escupe con ojos de mármol

un puñado de comida las sobras de la respingada democracia

 en la que mis queridos bajopontinos no son más que un bosque en blanco

mientras extiendan sus alitas atrofiadas en busca de limosna

y duerman bajo la lupa de la institucionalizada miopía

con olor a coima escala industrial y caspa de murciélago

desperdigada por doquier en los resortes y la espuma

que prevalecen sobre una ausencia sin nombre

el tarareo de una canción de invierno sobre las baldosas grises

justo ahí debajo a la mano izquierda donde los pobres ángeles

extienden sus hogares teniendo como techo

la timidez de las estrellas el ronquido de los árboles

y el hedor de la ciudad quedándoles solo para combatir

a la intemperie pedazos de periódicos el taco del cigarro

y la euforia de la llamarada en los charcos del cielo

el endeble razonamiento de la vela que está por extinguirse

El retorno

A mis padres  

Empieza la rutina aeronáutica

buscar el número de asiento como día feriado

encontrarlo revisar el corazón a ver

si algo se a perdido la noche anterior

subir los sueños al gabinete junto

a los recuerdos y las ansias de ver rostros

tatuados en lo más alto de las nubes

y acomodarte ajustando la respiración

como amarrando la bolsa donde paseaba con mis padres

y un conejo de zapatilla rota sobre columpios de tierra

en la que presenciamos la función de carne y vegetales

salpicados al mandil del casero el director del espectáculo

colgado de la yugular por el gancho caníbal

la ejecución apretada a las vísceras y los sesos

del capitán que ahora que ahora ruedan entre algodones

y una composición de tormentas en el cielo

al enterarse que su madre acaba de fallecer

un ahogo suspirando en lo vacío de la gravedad

¿Qué velas o consuelo buscará

nuestro adalid aéreo para apaciguar

su grito cubierto por piedras bajo el delirio

durante las próximas doce patadas directo

al arco del esternón apretado por la distancia

que nos separa de nuestra matria el oscilante

trazo del avión que diagrama palabras

en el espíritu de la estratósfera

con el colmillo aferrado al hombro

del incesante jadeo de las turbinas?

Textos incluidos en el poemario Exilium

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 15, 2016 en Cráneos, Perú, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: