RSS

Cráneo #99: IRIS KIYA

24 Mar

666450cd-5839-4550-91fa-d94198d16cde



 

IRIS KIYA (SEBASTIAN MELMOTH) (La Paz, Bolivia 1992)

Ha estudiado literatura en la Universidad Mayor de San Andrés. Ha publicado los poemarios Manicom(n)io fra(g)tal, colección postmortem (2010), 24 cortos y un prólogo en braille para Gelinau Laibach (2013). Actualmente es parte de las editoriales Género Aburrido y Maki_naria ediciones.



 

 

 

Ceci n´est pas une pipe
Ceci n´est pas une Smith & Wesson
Ceci n´est pas une camera
Ceci n´est pas une tranchée

Debajo la trinchera,
encuentro a mi padre a mi madre y a mi hermano

Debajo la trinchera,
acribillo sus ojos de azufre,
relleno las cuencas con plata y los epitelios restantes con saliva y cal

Debajo la trinchera,
cuento con la compañía de un fotógrafo y un soldado

Debajo la trinchera,
el fotógrafo me insinúa una toma a blanco y negro

Debajo la trinchera,
el soldado me habla de Carter y los cuervos,
le tiene miedo a la flacidez
y a los besos de las mujeres bonitas

Debajo la trinchera,
el fotógrafo me mira por el ojo de la culata

Debajo la trinchera,
el soldado y el fotógrafo
se suben a una avioneta y ponen el disco número ocho, pista tres
suena Paganini
y en el intermedio

el violín se mezcla con el sonido de la avioneta

Debajo la trinchera,
hay asfalto,
una ventana,
una cámara,
y una Smith & Wesson

Debajo la trinchera
mis huesos se están cosificando por la cal

El fotógrafo me muestra un rollo sin revelar

  1. Debajo la trinchera un hombre
  2. Debajo la trinchera una mujer
  3. Debajo la trinchera un niño

 

Debajo la trinchera,
encuentro los cadáveres de mi padre, madre y hermano

Pound se ha estado alimentando
de garbanzos y setas,
setas que esconde en los rincones de su almohada
en el psiquiátrico
come garbanzos a deshoras, porque ya no puede
pensar en las elegías o en las servilletas de papel.

Pound se ha estado alimentando
de garbanzos y setas
entre las 6 y las 12
lee cuartillas y luego las reescribe
pensando en Aura y en la guerra

Pound ha estado leyendo
cuartillas,
y el psiquiátrico donde reside
solo cultiva garbanzos y setas

Pound se exacerba con
sus psicosis, con Aura,
con los garbanzos y setas.

Pound mira disimuladamente las esquinas
azuladas del periódico y recae en una
foto, una mujer de rasgos tenues y mirada
perdida.

Es ella, dice Pound

Entonces cae en el vórtice,
en el animismo.
En la soledad del psiquiátrico.
En la soledad de la espera por Aura.
En la dieta de garbanzos y setas.
En las cuartillas que se dilatan en el papel,
cuando Pound llora por ella.

Pound llora por una mujer que no conoce,
llora porque se imagina que ella espera
a un veterano en una plaza cualquiera
entre las 6 y las 12, justo
los días martes y jueves,
cuando esconde los garbanzos
y las setas dentro su almohada
o entre las 6 y las 12
los lunes, miércoles y viernes
cuando lee cuartillas sobre la guerra
o entre las 6 y las 12
los sábados y domingos
cuando, a causa de la soledad,
mira perplejo el reloj,
y se dispone a fumar un cigarro,
y cuenta todos los granos de
garbanzo, esperando que las setas
terminan con su cuerpo,
a causa de la alergia

 

 

 

 

 

 

 

Este es el proyecto de un beso,
un beso que se esconde en la violencia
ꟷde los cuerposꟷ
cuerpos que desfilan con las pancartas impuestas,
pancartas que dicen:
Un buen soldado muere por su patria
Un buen soldado alza las armas por su patria
Un buen soldado se alimenta de la tierra
Un buen soldado sufre de hambre
Un buen soldado traiciona a su amigo
Un buen soldado se muere de hambre
Un buen soldado se masturba a las 3:00 am
cuando nadie lo escucha
Un buen soldado no busca morir por su patria,
busca matar por su vida
Un buen soldado no se enamora, ni pide perdón
Un buen soldado escribe sus memorias
Un buen soldado lee el periódico y busca
trabajo de conserje, profesor, constructor, escritor, mesero
Un buen soldado camina por las calles
apuntando con su mano o sus ojos, como si fuera un arma.
Un buen soldado llora por las noches, cuando
ve a su madre en zapatos de tacón
Un buen soldado se levanta a las 5:45 am
e iza la bandera junto a su hijo.
Un buen soldado no cree en el azar,
ni en las cartas, ni en los juegos
Un buen soldado no ríe, pero si peca
Un buen soldado se baña todos los días
y se agrieta la espalda contra el muro
Un buen soldado va a la iglesia,
aunque no sepa rezar
Un buen soldado se enamora, aunque no sepa dar un beso
Un buen soldado no escribe cartas de amor,
escribe novelas policiales
Un buen soldado no lee a Whitman, lee a Pound

 

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en marzo 24, 2016 en Bolivia, Cráneos, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,

2 Respuestas a “Cráneo #99: IRIS KIYA

  1. HUGO ADRIANO REASCO ESCOBAR

    marzo 24, 2016 at 4:23 pm

    HERMOSO TEXTO, PLAGADO DE UNA GRAN NOSTALGIA, EVIDENCIA LA MUERTE COMO TEMA CENTRAL DE SU OBRA. BELLAS LETRAS.

    Me gusta

     
  2. HUGO ADRIANO REASCO ESCOBAR

    marzo 24, 2016 at 4:32 pm

    EL SENTIR PATRIO QUE NOS MUESTRA ESTA GENIAL POETISA, HACE PENSAR EN LA PERDIDA DE VALORES DE NUESTROS JÓVENES, ESTA CLASE DE TEXTO DEBE SER LEÍDO EN CENTROS EDUCATIVOS.

    Me gusta

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: