RSS

Honoris Cráneo #3: Euler Granda

03 Ago

EulerGranda



Euler Granda (Riobamba, Ecuador, 1935)

Poeta radicado en Quito, médico; su poesía se encuentra con las cosas de la vida cotidiana y alcanza un lirismo de profundo contenido social. Ha publicado entre otros libros de poesía: Voz desbordada. Quito, 1963; Etcétera, etcétera. Quito, 1965. El lado flaco. Quito, 1969; El cuerpo y los sucesos. Quito, 1969; Anotaciones del acabose. Quito, 1968; Ya paren de contar. Quito, 1991; Poemas con piel de oveja. Quito, 1993; Antología personal. Quito, 2005.



 

El Corazón  Bajo la Lluvia
“El Lado Flaco 1965”

 

Sólo la lluvia entiende
desde hace cuanto tiempo
está lloviendo.
Honradamente
ya no cabe tanta agua
en mi recuerdo

ni tanta lluvia cabe

entre la lluvia;

sin embargo

con la lluvia me vuelves.

Y de tus cosas me habla

la lengua. de la lluvia.

Al mediar una tarde

yo conocí tus manos

por la lluvia

y antes de ser tu voz

era la lluvia

y a ratos me llovias

como si nada más

existisse en el mundo,

pero la lluvia

solo es im regreso,

un párpado no más,

muriendo de agua,

una gotera sobre las palabras.

Empero ahora

de la mano regresas con la lluvia

v como todo contágiase de lluvia;

do oxidado el día,

de tu mismia cintura

bajo los peces muertos.

 

 

 

La advertencia

Un día
le regalan a uno
una palabra
y uno la pone al sol,
la alimenta,
la cría,
la enseña a ser bastón,
peldaño,
droga anticonceptiva,
garra,
analgésico,
brecha para el escape
o parapeto.
Uno le saca música,
la pinta,
la vuelve más pariente
que un hermano,
más que la axila de uno.
Uno la vuelve gente
y en los instantes débiles
hasta le cuenta
las cosas subterráneas de uno;
pero cría palabras
y un día te sacarán los ojos.

 

La droga

La más inofensiva,
la más sana,
la que nunca produjo salpullido a nadie;
la que hasta ahora que yo sepa
a nadie le ha pasmado la alegría;
la pájara,
la pajarita
que nos hizo volar sin ser aviones;
la que a mansalva nos hizo sudar miel,
quedar absortos
hasta sacar en conclusión
que el mundo lo teníamos cogido
como a una lagartija por el rabo.
Ese licor,
o si usted lo prefiere
esa licora
que nos hizo espumear sin ser cerveza,
que nos hizo calor en pleno frío.
La rica,
la pura gozadera
que no daba adicción
ni efecto de rebote
ni sueño dependencia
y así todo al respecto.
La bizca,
la bizcacha,
la tuerta,
la tuertacha
que nos hacía ver todo bonito y de colores
Esa descabellada primavera,
ese frescor sin nombre,
ese aroma sin cara,
esa borracha borrachera
que nos exacerbaba el apetito
para que devoráramos las fechas y las calles.
Esa droga, ese placebo
que no era cocaína,
ni peyote, ni crak, ni L.S.D. ni marihuana;
esa droga que en nada coincidía con un ave
y sin embargo era más ave
que las aves.
Esa destartalada,
esa chúcara fruta
que nos hacía sufrir delirios de grandeza,
alucinaciones, vahídos
y sin embargo teníamos
Más salud que los toros.
Esa recontramuerta,
esa enterrada viva droga de la juventud.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 3, 2016 en Ecuador, Honoris Cráneo

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: