RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2016

Cráneo #146: Katherine Medina Rondón

13579051_1126447067412946_1598143567_n



 

Katherine Medina Rondón (Arequipa, Perú, 1994)

Poeta y artista visual. Ha publicado: Murmullos y volantes (Aletheya, 2012), Amor en cuatro actos y otros cortejos (Casatomada, 2013), Mínima Celeste (Transtierros, 2016) y ha sido incluida en la muestra dinámica de poesía latinoamericana Tea Party III (Cinosargo, 2014). Ha presentado la muestra pictórica bi-personal “Comisura” en el Centro Cultural Casa Blanca (Arequipa, 2016) y participado en diversas muestras artísticas colectivas. Obtuvo el tercer puesto en el género poesía en el concurso Jorge Eduardo Eielson (2012) y el cuarto puesto en el concurso de Cortometrajes del Festival Cinematográfico realizado por la Escuela Profesional de Ciencias de Comunicación de la Universidad Nacional de San Agustín (2014), también ha colaborado en diversas revistas tales como: Destiempos modernos, La ira de Morfeo, Con nuestro Perú, Delirium Tremens, Redacción Popular, Letralia, Palabras Diversas, Lucerna, Travesti Fanzine, Agenda CIX y Caleidoscopio.



Poema Pop

He amontonado tu nombre
pero esta terrible maldición
de no poder escribir poemas de amor
estrujar el papel, expectorarlo
y maldecir este pobre oficio
me descompensa,
como el óxido de las sillas
o el olor a trementina
desde la habitación
donde ahora te recuerdo,
y tus manos ansiosas
buscando en  mi cuerpo
el botón de encendido
para que mis palabras se conviertan
en cursis carteles de “acción poética”
pero no puedo hacer mucho para complacerte
mas que cambiar los posters de mayo del 68
por personajes de la escuela de Birmingham
y tomar un gran sorbo de mate
pensando en que ya nada me impide estar a tu lado
y caer rendida en la cama
e imaginar mis manos en tu bragueta
(escena frecuente de habitaciones al paso).
Y vuelvo a traicionarte pensando
en comuneros exhaustos y minas informales
pero tus frases me vienen a la mente como post-it
con largas brechas de silencio
que acomodo sobre mi pecho
y te dejo penetrarme, ronronear en mi oído
y cargar mis demonios
pero vienen en seguidilla-violentos
cual comerciales publicitarios
y siento que las personas leen nuestras vidas
como si cada tropiezo saliera en periódicos chicha
¿y todavía somos, todavía eres? sin serlo
de costado abrazo tu espectro,
te abotono la camisa
y me pongo el cuarzo al cuello
para marcharnos juntos de esta habitación
desde la cual te recuerdo.

 

 

 

 

 

 

Pink Moon

Pink, pink, pink moon
el verano del 2009
aporreando mi cerebro a las 3 am
la imagen mental de testículos vacíos
llenando mi útero por seis semanas,
la sangre corriendo por mis piernas
como si escapara de un cuerpo podrido
y las toneladas de hierba con las que
se empaña la memoria.
Por un segundo me figuro como Van Gogh
en una institución mental
dibujando la indefinida figura
de mi lobo estepario
porque hoy no existe placer
de varón ni de mujer que me satisfaga más
que una copa de whisky besándome los labios
y vomitar la culpa
en un recital de poesía de algún bar y gritarle
a los espectadores, maniquíes y fantasmas
que soy un títere en este paraíso de espectros.

 

 

 

 

 

 

VI

No,
hoy no hay un hombre
que se desnuda ante un poema,
ni un poema que se desnuda ante un hombre.
Nada acontece,
no hay emboscada,
ni ave exiliada
columpiándose en mi cabeza,
ni piel empacada en la maleta,
ni herida en las branquias
de quien muerde el anzuelo,
no vivo,
no me estoy muriendo,
ustedes no ven
y
no se ha dicho nada.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 30, 2016 en Cráneos, Perú, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #145: Víctor Quezada

13950697_10154454256407028_362503155_o



Víctor Quezada (Antofagasta, Chile, 1983)

Ha publicado los libros de poesía: Veinte (2004), Muerte en Niza (2010) y Yoko (Libros del Perro Negro, 2013), además del relato bulto (Libros del Perro Negro, 2016), el libro de ensayos Contra el origen (Marginalia Editores, 2016) y el conjunto de narraciones Compost (2013 -), disponible en www.compostlibro.org.



 

UNA SOMBRA PUEDE MUCHO MÁS QUE UN HOMBRE

Me detuve sobre las blancas arenas. Tengo que lavarme la cara y las manos para quitar el sudor que cierra mis ojos, la cabeza y los pies hasta los talones. Tengo un cansancio tan
grande, un miedo tan grande, quiero tanto dormir.

Los hombres de la carretera me ofrecieron mujeres a cambio del ardor en mi pecho.
Trataron de seducirme con sus drogas recreativas y sus juegos, pero nada sabían del
movimiento de los astros, no conocieron el interior de mi corazón. Todos fueron una amenaza para mí.

Solo, fui más allá de los rieles donde la sombra comienza, froté mi rostro y las manos en estas blancas arenas.

 

 

 

 

 

 

 

YO QUERÍA UN POEMA QUE COMENZARA CON CIERTO PASAJE DEL QUIJOTE

Y el poema comienza con la sobrina, cuando esta le espeta a Alonso Quijano, Quijada o Quesada: apostaré que si fuera albañil construiría una casa como una jaula.

El poema transitaría por la identidad entre casa y cárcel: con el Quijote en la jaula escoltado por el canónigo, como Pound, pero ya basta de Pound, la usura o la insidia.

O con Yorick burlándose de su propio cautiverio en la Bastilla: pues este no es más que el nombre con el que se designa una torre, y una torre es una casa de la que no se puede salir, así de simple.

El poema rondaría aquella reclusión, se esforzaría en manifestar que el viaje demora, regodeado en describir la trayectoria del sol: signo del tiempo y la contienda, la odiosidad de la luz, el absurdo de la existencia.

Por ahora, el poema se abre con la imagen de una casa cercada, de una casa a la que es 41 tan difícil entrar como salir, y se estanca allí, en la vana descripción de la pieza en la que alguien escribe, mientras contempla el calzado vacante.

 
 

***Textos tomados de Yoko (Libros del Perro Negro, 2013)

 

 

 

 

 

 

 

Martín Adán, en sus últimos poemas, escribe la palabra pene. La leo y lo imagino anciano escribiendo la palabra pene y me parece extraño que escriba pene en vez de pito, pincho o pinga, pija o pico. Lo imagino escribiendo pene, así como con una nostalgia esencial a los hombres, recordando un pasado aristocrático inventado por la crítica y el periodismo, un pasado de locura inventado por la crítica y el periodismo, un presente de amor a los hombres jóvenes. Thays, el narrador peruano, cuenta esos rumores que dicen haberlo encontrado en los acantilados de Barranco, sentado en las plazas de Miraflores frente al Pacífico, admirando el trasero de los adolescentes, 44 bulto halagándolos o rogándoles atención. Thays alega que esos rumores son invenciones de la crítica y el periodismo, lo defiende como un caballero el honor de su doncella. Yo imagino a Martín Adán escribiendo la palabra pene mientras mira a los bellos zambos jugando fútbol en un acantilado de Barranco, imagino a Martín Adán amando a un hombre joven y escribiendo la palabra pene mientras recuerda su pasado aristocrático, su pasado de locura y me parece hermoso que ame a un hombre joven y haya amado a algunas mujeres. Yo imagino a Martín Adán escribiendo la palabra pene como una forma de suplir su ausencia.

 
 

***Texto tomado de bulto (Libros del Perro Negro, 2016)

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 28, 2016 en Chile, Cráneos, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #144: Hannah Escobar

thumbnail_hannaescobar



 

Hannah Escobar (Titiribí, Colombia, 1985)

Es Química Farmacéutica de la Universidad de Antioquia. Actualmente trabaja para el Ministerio de Salud y protección social de Colombia en la Dirección de medicamentos y tecnologías en salud como asesora en diferentes procesos. Asistió a los talleres de escritura de la Corporación Prometeo en la ciudad de Medellín. En 2014, ocupó el segundo lugar en el Premio Nacional de Poesía Obra inédita de la Tertulia Literaria Gloria Luz Gutiérrez con su poemario De la Propensión a olvidar todas las cosas, cuyo lanzamiento fue llevado a cabo en el marco de la Feria del Libro de Bogotá 2015. De igual manera, adelanta un proyecto artístico que tiene como eje fundamental la estética, conocido como Insustancialismo o Insustancialismo Sintético.



 

DE LA METAMORFOSIS DE LAS PLANTAS Y EL INEVITABLE CICLO DEL RETORNO

Regular, irregular, accidental
El modo triple de la metamorfosis
El triángulo, la estupidez de la trinidad
Una excrecencia monstruosa decía Goethe,
La literatura de las flores es una ciencia,
Una ciencia perfecta.
Estuve pensando entonces en la espiral infinita,
En el ciclo del retorno,
Del retorno a mí,
Del retorno al útero,
Al fuego,
A la tierra,
A la química porosa que todo lo descompone
Con sus oxidaciones y reducciones,
La ictericia, el agujero negro y el origen,
La madriguera de conejo y el nacimiento.

Allá al fondo el sol
Allá arriba el sol
Todo es sol.

 

 

 

 

 

SOLEDAD

He llamado a la puerta
A alguna puerta
A todas las puertas
Luego del primer suicidio
Nadie queda realmente vivo.

La fiebre, Ofelia.

El cuerpo de Ofelia era más blanco que los otros cuerpos
Y más inerme.

He llamado a la puerta
A alguna puerta
A todas las puertas
He llamado hasta que se me cayeron las uñas
Incluso he llamado con los dientes.

Nadie respondió nada
Ahora adentro es igual que afuera.

 

 

 

 

 

 

ELEGÍA FUNERAL A UNA JOVEN DORMIDA

Rilke ha muerto
Orfeo ha abierto los ojos y tiene sed
El cuerpo de una joven blanca reposa sobre mi cama
Rodeada de flores, parece el otoño.

Le he preguntado a mi madre si habrá de quedarse much
A dormir,
Mi madre ha dicho que debemos preparar la mortaja.

He entrado  a hurtadillas a mirarla
A hurtadillas como un ángel pequeño
Con el ardor de la infancia en el corazón
Con el brillo de la infancia en los ojos
Con la impaciencia de la infancia en las manos.

Le he preguntado a mi padre si la conoce
Su nombre, un nombre,
Mi padre ha guardado silencio.

Afuera las flores
El olor a jazmín era insoportable

 

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 26, 2016 en Colombia, Cráneos, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #143: José Villanueva Criales

14159693_10209344205098914_1441066404_n

 



 

José Villanueva Criales (La Paz, Bolivia, 1992)

Es diseñador trágico. Forma parte del proyecto de la librería contracultural y de editoriales independientes Factótum, en su ciudad natal. Trabaja con la imprenta y editorial Gran Elefante, con la que ha sacado un poemario y algunos fanzines.



rotomártires

ángel es igual que policía
mejor las bolas amaestradas de mis ojos
las bolas intermitentes de mi billetera
las bolas del gato ciego que cabalgo
caigo parado sobre las causas más estrafalarias
evitando la voluntad de los astros y de los ministros
-qué más se supone que hace un chico con su vida?
esta forma obligatoria de sentir
esta forma obligatoria de festejar
hace que salten los interruptores que confunden lo patético y lo clandestino
es la dosis de violencia gratuita necesaria para sobrevivir al espíritu de mi tiempo
a un año de que empezaran a llover familias de chinos
sobre la ciudad supina
todavía somos las peores personas que conocemos.

 

 

 

 

 

 

 

nuevos nobles

no sólo es que no tenemos auspicio
también nos gusta leer en braille mientras miramos la tele
son los misterios del autocultivo y el autoflagelo
haciendo cosquillas a los ciegos en la calle
nunca cambies pero ponte más fino
nuestras únicas muletas son emocionales
y necesito que permanezcas para poder cambiar
cuando la voluntad merma por las rendijas que abren nuestros proyectos
-te hablo a ti que entiendes todo lo que escribo!
nadie está sólo y eso es lo que nos contamina
por eso nuestra agua huele pesado
fantaseando con calculadoras cargadas
mientras el chofer se duerme pero nadie quiere despertarlo
presagiando el nacimiento del primer alteño con seis pijas
todavía no sabemos qué hacer con la nuestra

 

 

 

 

 

 

 

usucapión

mi misión es su misión
nunca antes pensar había sido tan tabú
nunca antes amar había sido tan vulgar
cuando intentas empezar a trabajarte
pero ya tienes trabajo y eso te pone triste
-no te muevas de aquí hasta ser dueño de lo que pase!
hasta hallar en esta voz todo lo que he venido a decirnos
a esta época de la historia la llamaremos bolivia debe morir con nosotros dentro
pongan veneno en los esteroides del cholo rey de esta cofradía
hay demasiadas cosas de las que burlarnos
y ya que el desconcierto nos erotiza
deberíamos pensar sólo en lo que nos hace distintos
cultivar el bochorno
descoser el escudo
y que los barrabravas se suiciden a puñetes.

 

 

 

 
1 comentario

Publicado por en septiembre 23, 2016 en Bolivia, Cráneos, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #142: Maru Delgado

14393198_10210846516938166_596310695_o



 

Maru Delgado (Arequipa, Perú, 1987)

Licenciada en Literatura y Lingüística. Publicó las plaquetas de poesía En Utero (2007), El Autoeclipse del Espejo (2009), Paleta de Asfalto (2012) y la plaqueta de fotografía y poesía Las realidades desnudas (2013). Publicó su primer libro en septiembre de 2013 El silencio de las grullas. Tradujo y editó la poesía de Sylvia Plath y Renée Vivien para la colección de poesía femenina Lady Lazarus. Participó en varios encuentros de poesía en Bolivia, Chile y Perú. Publicada en la antología Tea Party 3 (Literatura latinoamericana). Actualmente administra el blog de arte “casadecuervos” y colabora en la revista “Powderzine” de Australia.



 
 
 

BLANCHE DUBOIS NO ENTIENDE DE MIS COSAS

Me he detenido en una sola línea para entender la revolución de los mercados. Esta tierra se estremece en el olvido de las esquinas. Las horas comienzan a trenzar las cuerdas de la única luna, bajo las pistolas de arena de niños de oriente. Si no entendiera esta locura que se hunde en el viento, devoraría mi pornografía de niña en la cueva de cada región; donde los hombres lloran y tienen hambre… o donde los laberintos de mi cabeza, como un relámpago mudo, crean enfermedades en el eterno retorno al vientre de mi madre. Las agujas abortivas de mis huesos nacen y mueren en el juego de mis propias ideas arrastrándose sobre la ignorancia del silencio, prolongando todas las soledades o ninguna. Blanche, he de sentarme, infinita, sobre el insomnio e ingenua, entreteniendo con un poema a la muerte propia.

 
 
 
 
 
 
 

Holograma de la esquizofrenia 

La vida inventa un lenguaje innatural
para escribir una no tradición sobre los animales de dos patas
empieza atando los silencios a la soledad de la intuición

Let us rest in peace

Las gargantas no soportan la ausencia prematura
del ritmo de las ideas
una ofrenda es incinerada en la mano del primer poeta del mundo

Alguien huye de la garúa
del ritmo
del sonido arrebatado de tus pasos impares

Yo nombro una nueva raza
en la sumersión de lo frívolo emerge, entonces, la infecundidad de la materia
edificando un suspiro en la contemplación de una nueva luna

Nacen los eruditos
en la eternidad de un instante
que encierra invisible
el zigzag
de una hoja de papel

Medusa escribe el nombre de Dios

then, she disappears

 
 

*** Texto tomado de El Silencio De Las Grullas (2013)

 
 
 
 
 
 
 

VII.

Estoy diciendo buenas noches
y mi cabeza cuelga sin vida
detrás de esta puerta

Un epitafio confuso grita mi nombre
y la aguja vuelve a cero
como la gravedad de mi tacto

La resistencia es abandonar todo lo que tiene sentido

 
 

*** Texto tomado de El Mundo Flotante (próximo a publicarse)

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 20, 2016 en Cráneos, Perú, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #141: Audomaro Hidalgo

14331553_1067189440025397_169324224_n



 

Audomaro Hidalgo (Villahermosa, México, 1983)

Poeta y ensayista. Es autor de los libros El fuego de las noches y Dos de copas. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía “Juana de Asbaje” en 2010 y el Premio Tabasco de Poesía “José Carlos Becerra” en 2013. Ha sido becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Tabasco, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, de la Fundación para las Letras Mexicanas y del Programa de la Unión de Universidades de América Latina.



 

DECLARACIÓN

Yo, hijo del agua y del fuego,
hermano de los árboles,
enemigo de lo oscuro, no de la noche,
confieso mi devoción por toda clase de pájaro.
Mi derrota es no tener alas
cuando miro hacia arriba
y debo mantenerme, aprender la paciencia
de las piedras y de las hormigas.

Estoy de pie sobre la tierra,
en el lugar que el sol me ha asignado
crecen mis raíces, se hacen fuertes, resisten.
Vivo porque la vida es mi destino verdadero.
Soy un fiel seguidor de su luz.
La vida me dio este cuerpo
con vocación de árbol
que no teme a las tormentas.

 

PIRÓMANO

Mi diversión era jugar con cerillos,
encenderlos y tirarlos al piso,
a las plantas y al gato de la vecina,
a los niños de la cuadra que presumían
sus juguetes de reyes magos.

Mi diversión era robarlos de la cocina
cuando mamá salía al mercado.
Tengo marcadas las nalgas, aún duelen
los golpes que me dio papá
con una tabla por haber incendiado su farmacia.

Entre cajas, cartones y plástico,
sentado entre las llamas, indefenso,
escuché la voz del fuego,
presentí que sería mi sangre,
estaría conmigo adonde fuera,
en cuartos y países, en actos y palabras.

El fuego me habitó para templarlo,
para cuidarlo como lo hace un ermitaño
y cruzar las noches tranquilamente.

No tuve miedo de sus brazos que se extendían,
cuando caí al suelo vencido por el humo
la empleada pedía a gritos mi rescate.

Desde aquel día mi alma quedó signada.

 

ORIGEN

Llegué a mitad del verano,
una mañana como cualquier otra.

Llegué entre el acuerdo de planetas
y la alegría de mi madre por tenerme.

Iba a bordo de la tierra y me quedé en el sur,
bajo un sol total, cerca de los pájaros.

Me dieron nombre y apellidos,
no importa: soy fuego, agua, soy árbol.

Llegué a tiempo.

Creo que no hacía falta nada
para abrir los ojos
y conocer la vida.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 17, 2016 en Cráneos, México, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Honoris Cráneo #4: Mercedes Roffé

thumbnail_mercedes-roffe-por-frederique-longree

Fotografía de Frédérique Longrée



 

Mercedes Roffé (Buenos Aires, Argentina, 1954)

Desde 1995 vive en Nueva York. Ha publicado diez libros de poesía, entre ellos, El tapiz (apócrifo atribuido a Ferdinand Oziel, 1983); Cámara baja (BsAs, 1978; Sgo. de Chile, 1998); La noche y las palabras (Rosario, 1996; Sgo. de Chile, 1999); Antología poética (Caracas, 2000); La ópera fantasma (BsAs, 2005; Madrid/México, 2012); Las linternas flotantes (BsAs, 2009; Guayaquil, 2015). En España se publicaron: Milenios caen de su vuelo. Poesía 1987-2004 (Tenerife, 2005); Canto errante seguido de Memorial de agravios (Madrid, 2011, con prólogo de Raúl Zurita); Carcaj : Vislumbres (España/México, 2014) y Diario ínfimo (Sevilla, 2016). Libros suyos se han publicado en traducción al italiano, francés, inglés y rumano.

Desde 1998 dirige Ediciones Pen Press (www.edicionespenpress.com), un sello dedicado a publicar plaquettes y pliegos de poesía contemporánea española y latinoamericana, y de otras lenguas en traducción.

Entre otras distinciones, obtuvo las becas John Simon Guggenheim (2001) y Civitella Ranieri (2012).



 

Situación con libro, I

Alguien mira un libro de artista. Lo tiene entre las manos. Un hermoso libros de artista, apaisado, con tapa de esquineros negros y cartulina rugosa, borravino. Un libro de páginas color marfil, sedosas, con pétalos pintados -o no-, uno por página. Un hermoso libro que va pasando lentamente, hoja por hoja:
azalea, bambú, alerce, cedro suizo, acacia, pino azul, jazmín, jazmín del cielo…
Más bien, un herbolario.

 

Situación con libro, II

Alguien mira un libro de artista, pequeño, azul, cuadrado. En cada página, arriba, aparece ilustrada una flor o una planta, y al lado, una breve explicación. En la parte central de la hoja, una bolsita con las semillas de la planta ilustrada arriba -la posibilidad de hacer vivo el dibujo, de germinar el nombre, la explicación.

¿Y si cada página de un libro, o cada libro, portara una semilla -no moral : factual?

VARIANTE 1: El tiempo pasa. El libro empieza a marchitarse.
VARIANTE 2: El libro, todo, empieza a germinar.

 
 
 
 
 
 
 

A veces

Se dice cuando
no siempre se puede algo
un hábito o costumbre
no muy frecuente
no de todos los días
-tampoco nunca
Se dice cuando de vez en cuando algo
como sentirse triste o solo o feliz o hermosa
sucede como decir cada tanto
un día sí dos no
un día sí tres no
pero no regularmente
no cada dos días
ni cada tres
ni todos los sábados
ni los jueves
ni dos de cada cuatro viernes
sino por ejemplo un viernes
y luego no
y luego, dos semanas o tres más tarde
otra vez
y luego no -cinco días o seis o quince
y luego sí

Suele también suceder
que llegamos a olvidar por un tiempo algo
a alguien
y de pronto lo vemos, pensamos, lo tenemos o recordamos
o echamos
otra vez de menos
después de un tiempo
y después de un tiempo otra vez
y otra  vez después de cierto tiempo

O se dice a propósito
de algo que sucede
por lo general en el alma
como un ritmo
o con cierto ritmo
que por lo general ignoramos
que, más bien, reconocemos
cada vez
y cuando recordamos que cada tanto aparece
que ya van varias veces que aparece y lo reconocemos
entonces decimos que sucede
cada cierto tiempo
cada cierta medida
de un tiempo que desconocemos
como querer cantar o enamorarse
como sucede la lluvia

a veces

***Textos tomados de La ópera fantasma (2012)

 
 
 
 
 
 
 

Vio a Cristo amamantando a los perros. Vio un hueco en el lugar del corazón. Vio una parva de heno, una oreja de Dumbo, una cola de buey, un grano de sal gruesa, un hangar, un telescopio. Vio una batalla de ángeles y demonios en el fondo de la alberca. Y luego fue la lluvia, la lluvia. Enconada. Filosa. Intermitente. Las uñas de la Impaciencia tamborileando en la ventana. Los dientes de las horas farfullando el rosario del tedio.

 

***Texto tomado de Memorial de agravios (2002)

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 14, 2016 en Argentina, Honoris Cráneo

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #140: Johan Mijaíl

14139187_1294723790567648_1761318714_o



 

Johan Mijail (Santo Domingo, República Dominicana, 1990)

Escritor y performer. Estudió periodismo. En 2011 publica el libro de poesía ilustrada Metaficción y participa en la película Sister del colectivo Lewis Forever en la ciudad de Berlín. En 2014 publica Pordioseros del Caribe (Editorial Desbordes, Santiago). Ha participado en festivales de performance en Chile, República Dominicana, Alemania y Estados Unidos. Ha presentado ponencias en mesas relacionadas con arte contemporáneo, performance, Caribe, identidades sexuales críticas y transfeminismos en universidades y galerías de arte. Beneficiario de la Beca Migrante (2015) en el Museo Nacional de Bellas Artes (Chile) y en 2016 participó en el 10° Encuentro del Instituto Hemisférico de Performance y Política “eX-céntrico: Disidencias, soberanías, performance (U. de Chile y la U. de Nueva York). Textos suyos han sido publicados en revistas de Argentina, Venezuela, Estados Unidos, México, España, Chile y República Dominicana.



 
Pordiosero del Caribe.

Lo que pasó fue que ya había una isla. Yo construí una isla. Todo el que se fue también construyó la suya y ahí se armó el lío de islas. Todo el que tenía deseos de recordar o inventar lo que era, no midió el problema que estaba armando. Ahora andamos por el mundo con tantas islas que no caemos en la de origen y se va a hundir. La mía estaba escondida en un montón de luces, después estaba sola y se fue en su nube. Entonces, comenzó la tarea: ser la insularidad. Perderse en el tercer mundo entre un mar y un océano, que no es tarea fácil, perderse entre ser un espejo o ser una avenida más, un transeúnte más, un ciudadano más, un enfermo más. Ser todo al mismo tiempo, que tampoco es tarea fácil. A veces es bueno estar sólo y reflexionar sobre subdesarrollo que se esconde entre todos estos elevados y apartamentos de lujo, entre avenidas con nombres de héroes en inglés, minimizando, minimizando todo, como si fuésemos todavía los seres sub-humanos ante la nobleza. Si ves una sonrisa, no te la creas, porque es una farsa. La alegría no es lo mismo que la felicidad. ¿Qué estás haciendo ahora? ¿A qué le temes? Deberíamos de estar pensando en otra cosa que no sean ofertas de resorts todo incluido o ventas de pasillo donde lo que domina es el dos por uno: compras algo y te llevas otro algo por el módico precio de nada. La insularidad es una condición geográfica; el insularísmo es una ideología y una yola, es un medio de transporte donde terminamos, casi siempre, muriendo.

 
 
 
 
 
 
 
Es difícil ser un delfín en este tiempo.

Son otras cosas las que busco. El mar está tan lejos. El mar no existe, vuela. A mi me abrió los brazos el mundo. Desde un motel con mi amante, que es una luz que viene desde arriba, de lo alto. Y la luz es más grande que todos los obeliscos de Santo Domingo. Trazando el camino hacia mi deseo de ser un delfín, donde no hay mar. Donde aunque es Caribe, no hay palmeras, sino gente vomitando esponjas, donde iré más tarde a sentarme y dormir mi siesta. Todos lo que crean que estoy alucinando caerán como un avión un 11 de septiembre. Donde el pánico eyaculará sobre el culo del polvo. Porque el polvo y los gritos ahora tienen culo y espalda y las lámparas de cebollas también caerán para vivir mi trance. Pondré un barco donde entrarán a salvo todos los que han creído en mí. Y los que no, se quemarán junto a la basura y sus fantasmas de tiza roja. Muertos todos. Los que no han creído, los sordos, los ciegos, los bugarrones: TODOS. Se quemarán al mismo tiempo y yo riendo pondré más leña, disfrutando ver sus cuerpos descomprimidos en la tierra, y es que esto no es un trance. Es el destino. Lo que había dictado en los libros (con letras pequeñas), para que solo unos pocos lo vieran. No lloren, se los había dicho.

 
 
 
 
 
 
 
Me declaro ser isla.

Ya está claro: morir en una yola no es la solución. El allá, el aquí, el mundo, la maleta de sueños con perico ripiao’ incluido, los boletos para subirse en un tren ima­ginario y mirar-morir por la ventana. La isla se sigue hundiendo en medio de las olas que vienen por todos lados; —usted se salva si trae oro escondido en la carte­ra, usted se salva solo si habla inglés y paga con dólares en este Nueva York chiquito, usted se salva si tiene las rodillas blanquitas, usted se salva si quiere salvarse y por eso lee la biblia, usted se salva, usted está salvo en este espejo de país de la mierda, en este Caribe que se ahoga en las palmeras y los motoconchos, ¿Y qué?— en el Norte: corren; en el Sur: la tierra arde; en el Este: los hoyos de las calles son cráteres y; en el Oeste: no se es­cuchan voces. Seguimos siendo isla, isla donde ser ar­tista es ser el diablo, un dato geográfico en algún lugar, demografía atestada de palmeras y de costas. Una lla­ma de tres colores con un escudo católico en el centro.

Horas santas, comida, todo lo que se pueda escon­der en el bote que estamos armando para irnos. Ganamos un torneo donde el premio era una pe­lota de medias y un diccionario con tres palabras que no estaban incluidas en el dicionario anterior. Antenas y todo lo que te puedas imaginar en un techo, todo eso haciendo juego con un sol que parece volverse otra cosa. Flores que salen de la tierra y se pierden en los brazos de los espantapájaros formando un universo personal donde la música de fondo es un gagá, donde los morenos que han quedado vivos van bailando al ritmo de un-do-tré con sus brazos hinchados de tanto darle al son del pico a la calle y el sudor en la frente. Bajando, subiendo, dividiendo el pedazo de tierra en dos. ¿No caben dos? Sí. Da pa’ lo do’, para tres, para todo el que quiera morirse (pero no ahora), porque al final de la historia saldremos volando en un cometa y justamente en este tiempo es donde vemos ángeles y señoras rezando y señores que se van despertando los domingos. Arroz con pollo, arroz con habichuelas, arroz con huevo, todo en una misma habitación, al ritmo de un-do-tré mariposita linda e’. Yo particularmente, que he visto aviones aterrizando y edificios muy largos puedo dar fe que el Estadio Quisqueya un día cogerá candela por aquello de Duarte, Sánchez y Mella. Mamá Tingó dejó su corazón en la tierra y su sangre dio fruto a esta generación con el Caribe entre ceja y ceja. A esta generación que se ha puesto la isla de sombrero y de escudo ante la guerra. A esta generación que inició al mismo tiempo que el cosmos nombraba a todos bajo el signo de Aries, sin importar que era diciembre u otro mes fuera del círculo y, no importa, porque lo que estamos haciendo es gritándole a todos estos hijos de la gran puta que nos escupen hacia un mundo de otredades, que el Caribe lo estamos reflexionando, limpiando, coordinando, transformando, viviendo, sintiendo, gozando, pensando, bailando, sufriendo, llorando, bañando el amor por esta media isla perdida. Esta media isla con una energía que nos harta al grado de querer salir de ella, pero cuando estamos allá ese mismo son nos hala como si fuera el imán de una metrópolis salida de la selva con un martillo en la mano y con un cuchillo en la boca se transforma todo en nada, en olor, en sabor, en cadencia, en humo y comenzamos a flotar, porque ya no hay fuerza para caminar, incluso algunos han perdido las piernas y otros han ganado más piernas: tienen de dos y de tres organizadas como filas. Dime ¿Cómo hemos podido (sobre) vivir aquí? Si no es declarándonos ser la isla y haciendo trucos de magia con el agua de coco, para mover montañas y guardar toda la caña en una caja o en un tubo donde ya nadie la vea, donde ya nadie nos haga esclavos, donde ya nadie nos venga a cambiar-comprar por oro.

 

***Textos tomados de Pordioseros del Caribe (Editorial Desbordes, Santiago, 2014)

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #139: Andrea Crespo Granda

andrea



Andrea Crespo Granda (Guayaquil, Ecuador, 1983)

Licenciada en Comunicación Social con mención en Redacción por la Universidad Casa Grande. Ha sido productora de campo de algunos documentales sobre derecho a la protesta, la memoria/narraciones orales y migración (Estación Floresta, 2006; El lugar de las cirgüelas, 2009; Reportajes para TV de Catalunya, 2009)

Ha sido Directora de Comunicación del Ministerio del Litoral, Directora Técnica del Consejo Nacional de Cinematografía y Asesora de Comunicación del Ministerio de Educación del Ecuador (2008, 2009 y 2011, respectivamente) desde estos espacios impulsó la gestión cultural en diferentes espacios-comunidades. Actualmente es Directora de Artes Literarias y Narrativas en el Ministerio de Cultura y Patrimonio.

Poemas suyos han sido publicados en la Muestra de Poesía Ecuatoriana Emergente de la revista Literal (México, 2011). También cuenta con poemas publicados en el periódico de poesía de la UNAM (México, 2012) y varias revistas digitales de Latinoamérica y España como Letralia, El Coloquio de los Perros, 400 Elefantes, Otro Lunes, Otras Palabras.

Es parte de la selección de nuevas voces de poesía ecuatoriana contemporánea de la muestra Naipes arreglados: 13 poetas contemporáneos de Ecuador (Guatemala, Catafixia, 2012). Forma parte de la antología de poetas contemporáneas hispanoamericanas Hijas de Diablo, Hijas de Santo  (Colombia, La Raíz Invertida, 2013); es parte de la muestra 8 POETAS AHORITA de las editoriales cartoneras (Ecuador-Perú, DADAIF y AMARU-CARTONERA, 2014). También conforma la muestra Sangre de Spondylus: Muestra de poesía ecuatoriana reciente (Vallejo & Co 2016)

El poemario L.A. MONSTRUO es su ópera prima (Cría Cuervos, 2013) y forma parte de un trabajo poético diacrónico conformado por los libros inéditos Influencia Americana y Matinée (el cinematógrafo tropical)

En diciembre de 2013 fue invitada por el Ministerio de Cultura de Ecuador como miembro de la delegación de escritores ecuatorianos en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.



 

 

Discursos introductorios

 

 

Cuando se pierde, uno ataca el rostro con súbita desolación.

Morir

angustiar la espalda.

Los niños guardados serán el acorde de lo que no sabremos.

Un veinticinco multiplicado infinitamente por los ojos y  la madera del aliento de estas colinas a las que sin ser arbitrarios denominamos casa. Tierra sin promesa.

 

Hay hermanos que se traspapelaron en la melancolía.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tiempo c

Melancolía del puerto. a, despertó temprano para poder acercarse a su ansiedad de animal aturdido. Preparó café, se envolvió en el silencio del cuarto. Normalmente a. divaga en el pasado, es como un péndulo.- vacila entre la niñez y las probabilidades.

El olor del caos es lo único que le permite sobrevivir sin descubrirse la máscara.

Olor.- Sal, un rastro de insectos que se cuajan en las alcantarillas, los hilos de las palabras cubren el horizonte. Todo comulga sobre las cabezas.

Lejos, a. no tolera el aire de ese otro lugar, requiere la marea de olores fatídicos que le recorren el vientre como asesinos.

Con algo de luz en el rostro, se está listo para traspasar a los sueños. En un sitio remoto, el sueño es el instante de la memoria que emerge, que no implica, pero deja ver un señuelo de la vida acumulada.

He habitado el espacio de estas imágenes, de un músculo que se contrae para avisarnos de algún peligro y si este día no llega; aún tengo el rastro del aroma transitando como plegaria por mis rincones.

 

 

 

 

 

No pude ser la representación de nadie.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3.-

 

Volver los ojos hacia la nube del corazón partido con la espesura de los humores de madera que tienen ligaduras como membranas; así es el destierro de la pureza de los hombres.

En el vidrio se refleja el paso de la experiencia por sobre la carne de nuestros ojos.

Frescas son las certezas de los condominios.

El saludo del tiempo templa  las manchas de los miembros salvados.

 

 

 

 

 

 

 

Textos que corresponden a 2 libros L.A. Monstruo e Influencia Americana.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 8, 2016 en Cráneos, Ecuador, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #138: Julio Lagos

julio



 

Julio Lagos Nace (Valparaìso, Chile, 1990)

Desde muy joven decidió dedicarse a las artes, de las cuales podemos destacar la pintura, música, fotografìa, collage, escultura, instalación, video/Arte y poesía.
En 2015 lanza un primer Fanzine llamado ‘Lone’
en ese mismo año lanza su segundo fanzine llamado ‘Montauk’
Actualmente trabaja en un libro experimental de poesía cut-up y apuntes.
y paralelamente a su proyecto musical John Doe.


Uno nunca sabe

Mientras la gente vive de preciosas y placenteras ilusiones manufacturadas
Se podría decir que, indiferentes a un clima ambiguo, el ser humano está perdiendo la batalla.
Y cuando hablo de climas, me refiero a todo lo que surca entre cuerpo y cuerpo,
Entre tu y yo,
Rozándonos las pieles
las venas y el llanto.

Quizá siempre estuvimos condenados a este basto jardín de desastres y enfermedades mentales.
Negamos con ahínco nuestra emancipación en fractales.

Orgullosos del vacío

Tal vez el hombre, embriagado en una vigilia inducida
termine siendo la materia viva antinatural del cosmos.

O tal vez no, uno nunca sabe.

Caballito de fuego

Alrededor de 1474 caballos cruzaron mi cama este día
hoy en día, a plena luz del día
sin siquiera mirar el sol
ellos llegaron y me aplastaron
sin hacer ruido alguno
tanto ellos como yo
con simpleza y cautela, cordialmente pasaron
entre mis piernas y mi cuerpo
No quiero ser quien fui antes que pasaran
los caballos representaron la profundidad de un sentido racional
No quiero encontrarme con las personas afuera
No quiero encontrarme con las personas adentro
No quiero encontrarme con el espacio y el universo
No quiero encontrarme con el sonido, ni las mezclas de éste
No quiero encontrarme con amores perdidos
amores ya añejos, amarillentos por el paso del sol y el tiempo
No quiero encontrarme con lo que a uno lo convierte en un mártir ,con lo que a uno lo convierte en un exagerado, hipocondríaco
Solo quiero encontrarme con lo que algunos llaman, lo desconocido.
David Merrick (de Sus cartas para si mismo).

Poema para mis amigos

Debo susurrar al recitar un poema
Al hablar conmigo
Al maldecir
Al pensar
Al mirar
Al reír
Al amar
Al dormir
Al morir

Por que las queridas personas que tengo alrededor asumen que el dialecto es entre dos o más personas

Y me acogen con ojos de terapeuta
O me follan las costillas con miradas de neón

La gente habla mucho
Sobre todo en esta ciudad de mierda

Desesperados por destacar

Desesperados por dirigir sus vidas en un auto y no en una micro

Entonces
Yo susurro
Este texto
Bien despacio
Y ustedes
Cierran la puta boca.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 6, 2016 en Chile, Cráneos, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,