RSS

Archivos Mensuales: octubre 2016

Cráneo #154:Gabriela Ruiz

14798778_10153857963495919_877217820_n



 

(La frontera, 1983)

De rasgos asiáticos, descendiente de migrantes y militante de la ternura. El desierto y el tequila hicieron raíz en mi sangre. Desde entonces me sé fronteriza y estoy en la constante búsqueda de esta poética. Doy vida a Madame Ho. Colaboro en diversos medios electrónicos, y en especial para Revista Matapalo. Premios: Segundo lugar en el concurso nacional de poesía Ismael Pérez Pazmiño organizado por Diario El Universo con Inventario-Escritura de Viajes (Ecuador, 2016); Primer lugar en Crónica del Cincuentenario organizado por la UABC con Relato de una foránea (México, 2007).

Blog de escritura https://madameho.wordpress.com



 
 

La frontera. Año nuevo, 1953[1]

1953 es el año que está pariendo
Me parió, casi a los 22 años.
Cada lunes, desde hace tres meses, sucede…
Las piezas del olvido aparecen
Cartas, fotografías, discos,
Creí leer mi nombre en el perfume del mar
Le había pedido que atravesara el continente
Como si se tratara de cruzar una avenida
Me llamo Carmen. Canto. No lloro. No puedo matar.
En un mundo paralelo me llamo Carmen.
Llegará ese día: Yo estaré. Tú serás.
Nos besaremos los ojos lejos de la rabia.
Sin miedo a la caída,
Estoy en un trance agotador sin sueño,
Sin el deseo de comer, sin el deseo del agua.
Pensando en esa separación de los hemisferios,
De los continentes, de los mares,
Rezo para que siga haciendo calor
Pero en esta frontera soy Madame Ho
Transito con el corazón lleno de dudas.

 

[1] “Extraño sabor metálico en el aire” pruebas atómicas en Utah y Nevada, EE.UU. Hallazgos relevantes para descubrir la estructura del ADN.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

1969[2]

Mi nombre es región en este viaje…
El tiempo perfuma las sombras entre las montañas
Los nogales se reclinan a beber en el río Bravo
Desde el vértigo
Mi nombre es región en este viaje…
Es hora de bañarse bajo la lluvia
Nos tomaremos de las manos
Desde las orillas

Mi nombre es región en este viaje…
Vuelvo a mi vicio favorito, el calor
Ungida por la tierra
como la tagete inmortal al finalizar el invierno
Transparente

 

[2] La explosión de las minas carboneras 2 y 3 “Guadalupe” el 31 de marzo de 1969. Coahuila se convirtió en un pueblo de viudas y madres sin hijos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ħiroshima y Пagasaki [3]

19 de agosto…
el abanico dando vueltas sobre el ambiente húmedo de lo que
un día sería algo parecido a ¥ietnam
el sudor violento invadiéndolo todo
el agotamiento
desde esta habitación
puedo escuchar al mar mecerse frente a la costa nororiental
el pacífico se desplaza por debajo del horizonte.
durante el sismo de este latido, sin embargo, prevalece la serenidad de la tarde y la puesta
de sol, es un evento devastador…
al menos a la distancia de un deseo
la trayectoria de la tristeza y el ritmo de la lluvia:
hemos presenciado ese estremecimiento antes
pienso en esa maldición de “quedarse y luchar” sobre los escombros de lo que fue esta ciudad
la gente busca sobrevivientes y encuentre solo cadáveres
las sombras de los años transcurridos, tendidas en el suelo…
un ropero, una cama de soldado, y el calor.
nadie está a salvo. ɇs una idea que me provoca llanto
por eso me iré
aunque los trenes lleven a ningún lugar
en mi ciudad natal, todos quieren irse pero,
los que se fueron, añoran regresar
es difícil sobrellevar el desarraigo del agua, del suelo, del aire,
de los rayos solares y las fechas
desde luego, miedo-lo que no se han dicho
lo que menos importa es el gobierno
el caos posterior a la segunda guerra mundial
quizá ocurra otra explosión…
tú y yo, inesperados; Ħiroshima y Пagasaki, la suma de las estaciones.
la nuestra es la réplica de ése sismo
hace calor
—soy tuyo, Ħiroshima—
las nubes arden en llamas desde hace un mes atrás cuando empezó el verano, cuando en el
trópico de capricorniÖ se estrenaba en la noche.

 

[3] Hiroshima fue bombardeada el 6 de agosto y Nagasaki, el 9 de agosto  de 1945.

 

 

***Textos tomados de Inventario-Escritura de Viajes (Ecuador, 2016)

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en octubre 26, 2016 en Cráneos, Ecuador, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #153: Juan Luis Landaeta

landaeta-2



Juan Luis Landaeta (Caracas, Venezuela, 1988)

En 2008 resultó ganador del I Concurso de Poesía y Cuento de la Escuela de Derecho de la UCAB con Comercio Carnal. En 2009 recibió una Mención de Honor en el III Premio Nacional Universitario de Literatura por el libro Destino del Viento. En 2011 con el libro La conocida herencia de las formas recibe una mención especial en el I Premio Nacional de Poesía Eugenio Montejo. Ha publicado los títulos Litoral central (Sudaquia Editores, 2015) y La conocida herencia de las formas (Editorial Igneo, 2016). Es abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello en 2012 y de la Maestría de Escritura Creativa en Español ofrecida por New York University en 2015. Sus artículos y entrevistas han sido publicados en Revista Temporales, IQ Latino y Vice México. Es Editor Asociado de ViceVersa Magazine en Nueva York.



 

 

 
 

Quienes nos siguen nos arman
Bajan a nosotros
con la comodidad
de acosar al desastre
en el exacto temblor de los huesos

 
 
 
 
 
 
 
 

Hay otra versión
de la especie
que encuentra
su origen
en las despedidas
ocupa la distracción
no teme a la gravedad
surge de caer
emerge cayendo

 
 
 
 
 
 
 
 

Los actos que nos engendran
duelen
y se van
aquí quedamos
huérfanos del grito
extrañando la furia
en el origen

 
 

Etiquetas: ,

Cráneo #152: Sara Ferro

sara



Sara Ferro (España, 1990)

Lee, escribe, dibuja.



 

Recordar como si de un cuento se tratara

Vuelta a la chaqueta abrochada.

Debajo de la cama

duerme un lobo,

he notado su respiración

al bajar descalza al suelo.

Aquella noche lo busqué

con los brazos extendidos.

No grites, no grites…

Los demás están dormidos.

 

 

 

 

 

Bosques

Bromeaba en sueños

o se le torcía la boca ya sin dientes,

soltando alaridos de lo lobo

que no come si no hay caza.

Usted no reconoce sus propias zarpas,

es descendiente de uñas cortadas,

silba despreocupado frotándose las manos.

 

 

 

 

La caza

Este hambre no se llena,

es de cuerpo húmedo

y ojo seco.

Abajo se extiende un bosque,

la terraza coloca barrotes;

contra la camisa de franela,

el sudor parece más denso.

Hay niebla en las copas,

el suelo se hace marrón intenso.

Desde lo alto

brilla en mirada envuelta por el fuego.

En el cemento se aplasta un cigarrillo

mientras entre los dedos viejos

se enciende uno nuevo.

Patas conocidas se cubren de pelo

en carreras de bucle completo.

El que caza nunca come

se somete al vacío hueco.

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #151: César Bringas

cesar



 

César Bringas (Puebla, México, 1990)

Traductor y poeta, pasante de la licenciatura en Lingüística y Literatura Hispánica en la BUAP, ha colaborado en las revistas Círculo de Poesía, Los Idus de Marzo, New Wave Vomit, New Spleen, Cosmonauta, Revista El Humo, Enter Magazine, El Mosco Garañón, Cinco Centros, Alternativas,  Lado B. Fue becario del Festival Interfaz 2014 en la rama de poesía. Ha ganado el VII Premio Nacional de Poesía Desiderio Masías Silva, y el Primer Premio Nacional de Poesía LGBTTTI. En 2007 quedó en la lista de honor del Premio Jordi Sierra i Fabra para Jóvenes Escritores. En 2013 algunos de sus cuentos aparecieron en la Antología Necesaria y en 2014 en la antología  pro-migrantes Migraciones. Publicó  el poemario Limosna para los pájaros en 2015 con Editorial Montea. Becario del PECDA en 2015-2016.



 

 

 

EMPERADOR CANÍBAL

Entonces lo supimos/ el golpe en la cabeza/ los ojos abiertos y cerrados al mismo tiempo/ el temblor de piernas/ los perros de la noche persiguiendo a mis caballos/ lo comprendimos jugando baraja: porque sabíamos las reglas/ porque llevábamos años jugando con las mismas cartas y caras y copas: nadie nos lo advirtió: que si estiras mucho una liga parece que regresa al mismo lugar y estado pero no. Lo mismo. Lo mismo. Lo mismo pasa con el sistema inmunológico: dijo alguien. Así que reunimos el suficiente valor para pararnos frente al espejo con el cuchillo de la comida nos hicimos un corte en el pecho: lo suficientemente profunda la herida para poder ver la ciudad de Liliput. Y ahí, en su palacio de quimeras el emperador caníbal, cuyo rostro era un puño sangrando, nos miró y dijo algo, no lo comprendimos y quizá fue la palabra “demasiado” y quizá fue la palabra “tarde”. El emperador caníbal se hacía viejo: como nosotros. Era la cuchilla demasiado afilada y que se oxida: como nosotros. En su palacio de quimeras lo supimos y nadie nos lo advirtió antes: eso era madurar.

#‎NOMEPREGUNTESCÓMOPASAELTIEMPO

Prologo:

“Si vuelves, si no vuelves…

Horacio, no nos conocemos ¿qué tendría de diferente la vida?

Si estás, si no estás… no nos conocemos y yo pensaba que eras mío”

-Paola Llamas Dinero

Hace cuatro años se murió la loca del muelle de San Blas.

Traje de cangrejos. Su sangre se volvió sal. Su vida se volvió un cangrejo,

caminando hacia atrás rumbo al recuerdo. La sangre dejó de correr,

como la mujer de Lot,

pero mejor,

porque ella no rompió su promesa   #‎Esperandolaúltimaola
Mi abuela la loca, que no piensa más que en que la muerte,

cumple años en una semana #‎Esperandolaúltimaola

No he decidido si tengo o no el síndrome de Estocolmo.

Sé de sus manos que son largas y su pelo rizado, espiralado, niño de maquinaciones infinitas, no sabe qué quiere.
¿Puedo culpar al mar de todas mis desgracias?
Tengo muchas notas dispersas por todas partes
ninguna hace un todo,                ni unen

correctamente lo que            pienso.
‪#‎Simedanaelegir ‪#‎Mequedocontigo

Ya nada es tan barato como antes, excepto tú.
No diré quién dijo eso.
Juró que todo saldrá bien.

Juró que se parecía mucho a ti.
Juro que amé/ los golpes de sus piernas/ Digo que amé/ los golpes de sus piernas.   #‎Ellalejurósuamor

 

Todos los enfermos se buscan entre ellos. Lamen sus llagas.

Se acarician bajo el aíre acondicionado en sueños limitados por las drogas legales.

El sudor en la lengua, la sal en la lengua que se parece a todas las lenguas,

como recuerdo del mar interior. Nada, nadie nunca del mar huye,

aunque nazcas, como Lot y como yo, entre montañas.

¿Quién se va conmigo? O peor aún ¿a dónde?

Epilogo:

Porque yo era un mar solamente y eso nunca fue suficiente.

Me llamaban amor pero tú…

Me llamaban amor pero tú…

Me llamaban amor pero tú…

Nunca.

-Martha Rodríguez Mega

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AGNES (VERSIÓN POLÍCIACA)

Que era de noche, en una barranca, cuando la arrojaron en una bolsa de basura, habría que aclararlo, por ejemplo.

Que como mareas dispersas, el amor y el odio, en su pecho iban de un lado a otro.

Que Abraham Torres Hernández, era el nombre que su madre al nacer creyó sería correcto, habría que decir, pues desde niña supo que era niña en cuerpo de niño. Habría que aclarar todo esto, cierto es.

A inicios de primavera, su muerte.

También aclarar que activista transgénero, en favor de la los derechos de la comunidad LGBTTTI, era Agnes Torres.

Que buscada por familiares y amigos, por redes sociales, desde el sábado anterior a su desaparición, después de perderse toda comunicación con ella, era Agnes Torres.

Que herida de arma blanca a lo largo del cuello. Mostraba.

Que el rostro quemado, porque es otra forma de destruir y matar doble a alguien, poseía.

Que veintiocho años. Que cuerpo esculpido al propio gusto. Tenía.

Que de un crimen de odio se trató, se presume.

Que de un crimen pasional se trató, se predispone por prejuicio.

Que a la hora de su hora yo estaba haciendo el amor. Recordé o habría de recordar, cuando supe la noticia.

Que Benicia Hernández Huerta, su madre, a las primeras horas de un lunes, al ministerio público, para identificar el cuerpo, acudió. Consigna el acta.

Que con el tiempo me he acostumbrado a que el tiempo, con forme a su costumbre, pase.

Que el aviso a las autoridades lo dio un niño que pastoreaba animales. Un cuerpo con marcas de fuego y el cuello cercenado, eso encontró el niño. Sí.

Que por un lunar en el cuello, más isla que lunar, más isla que marca de nacimiento, la reconoció su madre. Una mano alzada en la boca: la manera de contener un horror.

Que la madre ya una vez había aceptado que Abraham muerto estaba, pero tenía a Agnes, una hija más, habría que aclarar. Que la boca seca. Que las manos temblando. Que el horror de la segunda muerte de un ser querido. Habría que aclarar. Sí.

Que un viernes por la noche, en su automóvil la observó marchar. Que no volvió. Diría la madre sobre la última vez que vio a su hija. Que con rumbo a la comunidad de Chipilo.

Que solemos confundir a los coyotes, crueles y asesinos, con animales domésticos.

Un dejo de fidelidad. Una como caricia y engaño. Que eso hay que aclarar sobre los asesinos.

Que al caer la tarde en fuego envolvieron su cuerpo.

Que todo esto lo consignan diferentes diarios y periódicos del país. Sí. Habría que aclarar.

Sí. Yo, simplemente, doy fe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De frente el bulto. El terror. La casa pequeña.

Uno sobre otro sobre otro: las locas liosas de boca amplia, de cadera para abajo y por detrás bocas amplias que eran grandes oradores,

de péndulos colgando entre las piernas: uno sobre otro sobre

otro: las caderas secas, los cuellos trenzados, las manos: así

tan así tú y yo juncos jóvenes bailábamos al son de Juanga

una noche se quemaba en mi garganta: una dulzura de sal y tierra seca: se quemaba en mi garganta:        el silencio      inocente             asesino.

 

Los besos no te tocan las agujas sí. Volví mi cuerpo muñeco de vudú. Tengo tres en el corazón.

 

Vengo arrastrando mis huesos y mi hígado ¿lo oyes? cañería obstruida vengo sobre el vientre del niño que fui. Ahora soy el adolescente envejecido el junco joven

doblado sobre su peso que es el peso de tu cuerpo junto al mío

 

 
 

Etiquetas: , ,

Honoris Cráneo #5: Maurizio Medo

14502106_10210545514575374_996243321_n



 

Maurizio Medo (Lima, Perú, 1965)

Es autor, entre otros libros de poesía, de Manicomio (1a. ed., Santiago de Chile, 2005, La calabaza del diablo, 2a ed. Lima, Zignos, 2007; 3era ed., La regia cartonera, Monterrey, 2013; 4ta ed., Mantis, Guadalajara, 2013; 5ta ed. Varasek, Madrid, 2014); Dime novel (1era ed. Ediciones Liliputienses 2014, Arequipa; 2da ed., 2015, Luzzeta ediciones, Guadalajara) y parte de su obra reunida fue publicada en Ediciones Liliputienses en el año 2015 con el título Cuando el destino dejó de ser víspera en el año 2014. Editó también las antologías de La letra en que nació la pena: muestra de poesía peruana 1970-2004 (2004), con el poeta Raúl Zurita; País imaginario, escrituras y transtextos. Poesía latinoamericana 1960-1979 con el poeta español Benito Del Pliego (Amargord, Madrid, 2013) y el diálogo Escribir contra la pobreza, con el poeta Eduardo Milán (Monte Carmelo 2007).

Su obra poética que ha sido parcialmente traducida al inglés, francés, checo, croata, portugués e italiano, aparece en antologías tales como Pulir huesos: Veintitrés poetas latinoamericanos (Galaxia Gutenberg, 2007), La mitad del cuerpo sonríe. Antología de la poesía peruana contemporánea, de Víctor Manuel Mendiola (FCE, México, 2005), Festivas formas. Poesía peruana contemporánea, de Eduardo Espina (Colección Poesía, Editorial Universidad de Antioquía, Colombia, 2009) e Intersecciones. Doce poetas peruanos, de Ernesto Lumbreras (Calamus, México, 2010).



 

 

6.

La poesía se perdió en esa frecuencia hasta
dejar atrás las flores, todas  puestas al rojo vivo,
el tiempo suficiente para empezar a discutir
sobre las diversas vicisitudes del clima, y ya no
del poema que se come a sí mismo, o debería

si abusó de ciertos lugares comunes.

Como, por ejemplo:

a) los dilemas del yo que ceden ante la velocidad
del lenguaje en una carrera de postas, cuya meta
está en ninguna parte, pero en las  antípodas
de las grandes verdades;

b) las referencias culturales planteadas con el fin
de inducirnos a consultar Wikipedia y encontrar
el sentido, como quien se va de compras y regresa
con una gualdrapa, puesta en oferta
para ningún caballo;

c) el nihilismo lato  (con el cual se culpa al pasado
situándolo en el Greenwich de un futuro
no detectado en el sensor del GPS);

d) la estructuración de una nueva moral
a través de ecuaciones

 

 

 

 

 

 

 

15.

No pretendo obtener la jubilación como el más viejo

de los jóvenes poetas, título obtenido por walkover

ante mis contemporáneos, o tal vez por la ceguera
que cuenta como lazarillo a una escritura, también ciega,

hecho que, en sí,  explica se confunda un vals con el

ruido de fondo en el que transcurrió, pues “la ceguera
atañe también al oído”, especuló Borges al pensar en Sábato,
pero como un pretexto para hablar de sí

I would prefer not to, el mantra de Bartebly me ronda

meridiano dictando el argumento que podría utilizar
Mañana renunciaré al trabajo, jubilándome en algún
otro menester, sin duda, más productivo que brindar
boyante por haber cruzado el Rubicón del medio siglo

Un ritual semejante a un responso festivo, el cual
se interrumpió cuando mi mujer observó: “¿qué pasa?,
andas lacónico”, y recordé  esa nostalgia como propia
del linde en el que elegí leer a Melville, antes de resignar
musitando sumiso, “ahead last”,
ese pérfido eslogan borgeano

 

 

 

 

 

 

 

 

27.

A Lolo y Santiago Vera Cubas

“Yo solo recuerdo a mi pata Elvis que vivía por allí
Antes de escribir el grueso de Acajo mundo
en Llachón a orillas del Titicaca”, dijo Rodrigo
Vera, quien pudo ser mi vecino

Cualquiera de los dos

Santiago es su mellizo desde hace casi treinta,
cuando yo vivía en el barrio de los poetas y
ellos por aquí, en La Cantuta

El barrio de los poetas no es Barranco

¿Entonces cantamos “Volver”?

No podemos cantar “Volver”, en esta dimensión
pasado y futuro convergen donde la moda vintage
hace que todo parezca contemporáneo

Pero, a pesar de esta impresión, nada asegura
que lo seamos de algo

“Juégate una pichanguita de mi parte”
se despide Rodrigo y sí, el fútbol une lo que divorció
a los poetas, ¿alguna vez estuvieron unidos?

No por el idioma, por sus derivados

Aunque hasta hoy ignore quién eligió este atajo,
evidentemente por no encontrar otro camino
y descubrir que el centro estaba en otra parte,
lejos de La Cantuta o de Santa Beatriz

Ese fue el barrio de los poetas

Westphalen me habría dicho “es ridículo”
(como leer a Jaroslav Seifert en español)

Él vivió en Emilio Fernández, lejos de La Cantuta
y del barrio obrero de Zizkov

La poesía no tiene barrio

Es errante, un centro errante –acoté una vez,
como me lo recordó Lafferranderie

Pero va por otros órdenes, en los cuales
se puede oír al futuro, que está oculto
hasta que le llegue el turno
de aparecer en escena

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 16, 2016 en Honoris Cráneo, Perú

 

Etiquetas: ,

Cráneo #150: Fanny Campos Espinoza

14137902_10154447720328684_1367933320_n



Fanny Campos Espinoza (Santiago, Chile, 1980)

Poeta, editora y abogada. Bachiller en Ciencias Sociales y Humanidades (PUC); Licenciada en Ciencias Jurídicas y Sociales (U. de Chile). Diplomada en Edición y publicación de libros (PUC). Con sus proyecto “Secuelas” y “Quince años y una noche”, obtuvo en 2014 y 2016, respectivamente, la Beca a la Creación Literaria que otorga el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Ha publicado los libros Hystera Hystrión/Útero-Máscara (Primera Secuela) (Ediciones Balmaceda, 2015); Inclinación al deseo y al caos (Campos, F; Castro, K;. y Saldaño, M., Ediciones Balmaceda, 2002), obra financiada con el premio Mustakis para Jóvenes Talentos, y en el proyecto colectivo Desencanto Personal (Editorial Cuarto Propio, 2004); más las plaquettes Castillos Medievales en la Ciudad (Editorial Andesgrund, 2013), Divas. Blanco y Negro sin ángeles azules (Campos, F y Castro, K, Ed. Punto G, 2014), País de Incestos (Ediciones Punto G, 2015); y como poeta y editora participó en las plaquettes colectivas La Nova Nueva Novela (2015), Descerrajando y Palabras Escondidas (Varixs autorxs, Ediciones. G, 2016).

Ha sido invitada a participar en diversos festivales de poesía y performance, nacionales e internacionales. Actualmente, dirige Ediciones Punto G, y finaliza su poemario 15 años y una noche, también sobre violencia de género.

https://www.facebook.com/edicionespuntoG

http://edicionespuntog.blogspot.cl/



Madre  por un rato

un joven de pensamiento mágico
reclaman ser nostradamus latino
y mi ojo    su biblia
en el parque jugamos como niño
(o decimonónicos chicos románticos)

No me gusta ser su madre
pero a él le gusta ser mi hijo

lo miro            desde arriba
mirarme desde abajo
pidiéndome
por enésima vez
relaciones incestuosas.

***Texto tomado de Hystera/Hystrión. Primera Secuela (2015 )

Nunca hablé de infancia/porque no me dejaron tenerla  

Alguien habló de la razón del odio/a mi padre en un juzgado/ Él dice que ella/ ella dice que yo/ Nunca dicen mi nombre/porque tengo todas las nombres

Puedo ser María/ virgencita de siete velas eclipsadas/ siete / ocho / nueve/ diez/ once/ doce/ Me obligaron a los trece/ a jugar con muñecas de carne/ desnutrida/ pedazo de hermanastro/ mijito predestinado al SENAME

Papá dijo tu culpa/ tú dijiste cuerpo desnudo sobre fecas/ nosotros nunca dijimos nada/

los niños guardamos tumbas en las bocas// Yo tengo once/ cristos oscuros/ eclipsando las velitas/ de la torta más amarga que he comido

Soy Belén  Joselyn  Camila/ sobre mí se parió al hijo de mi padrastro/ de mi padre/

de mi abuelo/ de todos los hombres de la casa/ del vecindario

“Será una muñeca   la acunaré entre mis brazos”/ Será una muñequita  la acunaré en mis brazos/ si es que me vuelven a crecer/ jugará bajo el agua con las niñitas muertas que dejaron los abortos clandestinos/ o los partos auspiciados por el ministerio/ y el sacerdocio

Siempre hay alguien que espía/ todos los partos son espiados/ por eso esta vergüenza de parir engendros/ que se arrojan al zanjón

En la moneda sonríen a las cámaras/ frente a mi “madurez” Candy de retail/ en las redes/ atrapan mis reglas/ las quieren convertir en posta molida/ A mí me lo empezaron a meter antes

Parece que nací para esto/ a temprana edad comencé a expeler/ un fuerte olor a hembra/ juguete de carne violencia/ Veinticinco kilos/ de caderas estrechas/ de tetitas incipientes/ listos para perpetuar mierda

¿Y qué es parir? ¿qué es la dictadura?/ ¿qué es esa disonancia?/ ¿duele tanto como una erección?/ ¿duele menos que el desprecio/ de una madre?

“Si dices algo mataré a tu mami”/ Si dices algo mataré a tu mami/ A penas hablé me quedé huérfana/ Nací huérfana/ y tu hija   abuela    me culpó/ parir perras grita por tres chauchas

Treinta y ocho violaciones cada veinticuatro horas/ por los siglos de los siglos/ en este país de incestos/ Más de ocho millones quinientos trece mil trescientos veintisiete/                                                                                                                 úteros esclavos.

Antes de esta muerte

aprendí a comer lo mismo que mis gatos
sobras encontradas entre basura y maullidos
huele mal  huelo mal
aún antes de ser cadáver olía muy mal
tan mal como desde siempre mi país hiede
pero desde hace cuatro décadas
con ese olor a genital quemado

yo al menos de vez en cuando
me daba baños de lluvia
desnuda en mi patio trasero
aún lo hago sobre las baldosas del 29
entre los NN del psiquiátrico
y la marejada de detenidos desaparecidos

no pudieron quitarnos
la vieja costumbre
de beber el agua de lluvia

En cambio Chile no sabe de higiene
Democracia eau de toilette
sobre el mismo olor
a derecho chamuscado
a vagina acariciada por ratones
un amor verdaderamente reinventado

Rimbaud tenía tantos  piojos
como los que escosen mi cuero cabelludo
mil novecientos setenta y tres piojos
multiplicándose año a año
junto a las larvas en mi piel

las liendres son iguales en todas partes
pero las mías no dictan poemas sino plegarias
porque metiéronme la cruz un par de veces más
que al sopeado corazón vagabundo
y yo no encontré la pintura
exacta de cada letra de mi nombre
porque ni siquiera recuerdo el que me dieron

impedir que me ojearan nunca fue posible

no alcanzó Rimbaud a perder la misma cantidad de dientes
a mí desde los quince ya no me quedan molares
pese al tiempo su cadáver aún conserva unos cuantos

en mi exhumación sólo verán polvo

la mayoría de los nacidos sobre el lodo
no conocemos ancestros
diluida la sangre indígena
ninguna dentadura puede
permanecer aferrada a un vacío

nos seguirán privatizando los dientes

soy el fruto de la violencia patriarcal
a la que confundo una y otra vez con amor
pues las malditas liendres deliran en mi oreja
esa plegaria genética social adherida
a la placenta barata de las madres
tan ausentes en su obstinada presencia

en vez de salvarnos nos esconden
tienen sus instintos atrofiados
porque también les han metido cruz
en medio del miedo
para que sus úteros
perpetúen
cada una de las piezas
del rompecabezas
del rompreconciencia
del rompeverdaderoamor

con suerte parirán esquizofrénicos como yo
la mejor condena mientras no se rompan los eslabones
de ese ADN  sin memoria ancestral emigrado a la periferia

Esconden a sus críos
pero los más pequeños no me temen
aún creen en sus propios cuerpos
ríos desembocando en el mar colectivo

nada más revolucionario que la mirada de los niños

Ahora volverán a matarme y a nadie importará
como se mata en México a los estudiantes
como se mata en la Araucanía a los mapuches
como se mata a los palestinos en Gaza Lo sé
porque ya he muerto muchas veces
y nunca ha sido por causas naturales
por eso revivo cada vez. Porque me juré jamás morir
de femicidio
y he tenido que resucitar mi cadáver infinitas veces
para cumplir mi palabra.

***Textos tomado del proyecto Esperpéntica. Segunda Secuela. (inédito)

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 12, 2016 en Chile, Cráneos, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #149: Andrea Julieta Arella

14398144_10154516005944643_1071842027_n



Andrea Julieta Arella (Caracas, Venezuela, 1990).

Poeta, narradora, ensayista. Reside en la ciudad de Mérida. Es tesista en la escuela Letras Mención Historia del Arte (ULA). Ha publicados tres cuentos, titulados Cadena Perpetua, El Pegaso de Laura, Mondadientes. También ha participado en innumerables recitales y festivales de poesía en la ciudad de Mérida, Coro, Maracaibo y Caracas. Ha publicado poemas en algunas revistas locales y especialmente en las redes sociales. Su poesía tiene un tinte social pero sin dejar de ser muy íntima, con un tono a veces afilado, otras veces piadoso y en ocasiones erótico. Tiene dos poemarios inéditos titulados La Erubescencia Galatéica y Orejas Marsupiales.



 

AUNQUE NOS DEN DURO

Nos han dado duro nos acercamos al fondo porque ya no hay fondos. Nos vaciaron la nevera hasta que la vendimos. Nos han dado duro con la dignidad no se juega. El hambre no juega. El niño con hambre no juega carritos. Ya no pienso en hijos ni futuro el día a día se alza pero amanece cansado. Nos siguen metiendo el dedo en la llaga solo que ya no hay llaga solo hueso un hueso flaco que raspan y machacan con el mismo discurso trancado. Aunque nos den duro aunque todo alrededor sea un absurdo aunque ya los discursos valgan madre y el mundo entero esté en la mierda. Elevemos la ternura cómo una bandera. Para sobrevivir es necesario que el asombro niño nunca muera. Y las ganas de crear se abran  como alas porque aunque nos den duro es necesario volar. Y volamos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DADANIEL

 

Palabras, perras sedientes, los héroes odian las palabras

                                                                 

                                                        Julio Cortázar, Los Reyes

 

No me dejes sola con la poesía

Sé que el suicidio es un acto honesto
El suicida es el verdadero anarquista
El suicida reclama todas las ausencias con su propia ausencia
El suicida
El valiente
El Héroe
El que toda palabra le estorba
El crudo
El de tempestades latentes
El de la tormenta nerviosa
El que no necesita un lugarcito en el cielo
El que tiene por firma la tristeza
El que recuerda la espalda, la ida, la espada.

Pedacito de mí todavía                                            No

que la cuerda está floja
que los mangos están dulces
que se viene Violeta a reventar nuestro mundo
en fractales
Que se viene

No se vaya
Sólo lléveme con Usted
La lejanía es la amada
y los poetas comprometidos de este país valen madre

No puedes partir con el corazón a cuestas
Con la miseria en las manos y en la voz
Con la niñez en el pensamiento
No puedes.
No me dejes sola sin la poesía
Soy Cobarde.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A SACHA

 

Desde que nos vimos
en el surco de la izquierda
Sabiéndonos hermosas
y fracasadas
Supimos que siempre fuimos amigas
Que yaceríamos en la ciudad de la tristeza y la putería
Que nos tenderíamos en largas borracheras de Chuchuguaza
Con todos los borrachitos de las esquinas
Con todas las canciones ya olvidadas
Con todos los yacimientos
Con Todos
Siempre hemos buscado lo auténtico y nos perdimos
Ahora que todos los días nos revientan de canciones
Ahora que la soledad del poema es una nevada
Y la cara del indio me mira atravesado.
Estos viejos que viven bajo el cielo nublado del mundo
bajo el culo del mundo                     Tienen más que enseñarnos
que esos poetas mariconcitos de la facultad
Que sólo leen poesía chilena basura de blogs comemierdas homosexuales
La poesía no es homosexual es homosensual, Jesús.
Aprende, cerraré mi facebook para olvidarte.
Me iré a la azulita como una campesina a escribir décimas para los pájaros
Ellos nos enseñan mucho más, los borrachitos, no los pájaros.
Nos enseñan más, que los profesores esnob que sólo leen a Deleuze para justificar el café
entre otros profesores que no han leído Deleuze pero ponen cara de que sí
Aún nos quedan pasar las materias, Sacha, nos quedamos en Prehistoria
con un porro del tamaño de Pool-lock-telescopio para ver el guevo de Urano
bajando desde Andrómeda como un Talibán Suicida
como un cohete donde viaja  Obama ese chorro de mierda metafísica
de franjas sangre y luz de cadáveres mecánicos.
Estos borrachitos dicen la verdad, sonríen desde adentro,
y cantan con la música que viene parida desde las estrellas.
Nos han dado duro, Sacha
nos han claveteado el corazón como a una tabla
(Nuestro culo de Tabla vale, Sacha, la poesía no son sólo teticas)
Ya es hora de que te olvides de ese carajito de mierda
Ya es hora que dejemos de ser tan poetas, tan tiernas, tan pendejas
Hay que volvernos más ratas, más violentas, más conspiradoras,
menos borrachas
Más.
La curda  está cara y los condones son pavosos, Sacha.
No dejes de escribir
Para que las Heridas vuelen sean libélulas partos del aire.
Para que el amor no duela tanto.
Para que Mérida no nos pudra las manos
Para que los más tristes dejen de ser poetas y los poetas Sean
Para qué sirvan a este país que los necesita.
Recuerdo que vi luces en tus ojos Sacha
Mariposas en tus ojos
Arcoíris en tus ojos
Sanpakuca te samparon esa yuca onírica
y ahora sembramos sueños en las uñas
para desgarrarle  la cara de los poetas, de los mal polvo
“Polvo eres  Jesús y mal polvo te convertirás”
Enloquece mi retina
haz que desde el amarillo pueda mirar hacia tus adentros.
Hemos estallado en arrebatos
Hemos dejado gobernar sin la cabeza el corazón
Seguimos creyendo que el amor existe sobre las ruinas
Que es algo parecido a los ojitos trujillanos de César
A la nobleza del flaco
A la alegría rabiosa de Daniel
Al sexo ermita de Eduardo
A la música de Diego o a la ternura Prehistórica de Talibán
No perderemos nunca la capacidad para el asombro
Te doy las gracias, Sacha, como quien agradece la libertad.

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 10, 2016 en Cráneos, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,