RSS

Archivo de la categoría: Argentina

Cráneo #156: Juana Roggero

14256614_10154451169657910_294170466_n

 



 

Juana Roggero (Buenos Aires, Argentina, 1980)

Licenciada en Ciencias de la Comunicación y Correctora. Realizó talleres de poesía con Romina Freschi y con Osvaldo Bossi. Publicó los poemarios Bipolaridad (pájarosló editora, 2008), Cromañón (La Propia Cartonera, 2010), Antro (La Parte Maldita, 2014) y Morir delante de papá y mamá (Viajero Insomne Editora, 2016). Junto con el Grupo Enjambre, produjo el CD de poemas musicalizados acántaros y coordinó el ciclo de poesía ¡…Oh aquellos banquetes avestrúsicos…! Coordina JyPy, un ciclo mensual de performances, junto con Pequi Zervino.

Email: jroggero@gmail.com



visita

hoy papá me preguntó
qué tal van las cosas
en mi relación
me vino a visitar al mediodía
trajo todas esas carpetas
con las que anda en la semana
se tomó su café con cigarrillo obligado
y volvió a reírse de que no compro leche
siempre me pregunta
quién me metió eso en la cabeza
siempre cree que otros
me meten cosas en la cabeza
compraría leche solo para papá
aunque se me pudriera cada semana
pienso
pero no complacerlo en este detalle
me libera un poco
entonces mira mis cosas
abre mi heladera por pura curiosidad
y hablamos de mis mareos
de mi extrema sensibilidad
me escucho hablarle del inconsciente
de cómo eso maneja todo nuestro cuerpo
y me siento un poco tonta
pero él escucha
y yo lo miro
y no quiero hablarle de mi relación
es como si eso
nos pusiera a mil kilómetros
quiero hablar de cosas que él pueda admirar
le muestro mi libro
le hablo del viaje que se viene
quiero saber qué lugares visitó él
quiero haber viajado con él
creo que nunca sé del todo
cuánto le interesan mis relatos
o cuánto le intereso yo
y así como de la nada
mientras se levanta para irse
ahí me lanza la pregunta sobre mi relación
no nos miramos
le digo bastante bien mientras ordeno algo
y no sé si quiero que se alegre
hablar de mi relación
es meter a un intruso entre nosotros
porque me vino a visitar y somos solo él y yo
me aconseja que no peleemos en el viaje
no no ya lo hablamos le digo
y ya se está yendo
y me invade una angustia desmedida
fue tan breve y amable nuestro rato
que no quisiera soltarlo
y me quedo en casa
pensando por qué me deja sola
con todo esto

 

 

 

 

 

 

 

 

el cachetazo llega justo a tiempo

para corregirme
de mis excesos
de mi desmedido amor al sol
de haber deseado
tanto en esta vida
el cachetazo es exacto
se clava en el medio del rostro
y me corrige
de haberme permitido
soñar con un viento de lobos
sonreírle al mar cuando atardece
qué precisión de golpe
la sangre se desparrama hermosa
por la mejilla por la nariz
puedo oler la arena sucia
sé que no es justo bailar
cada noche con los animales
la mirada queda consumida
y ausente para siempre
la piel se rompe
en línea recta al cachetazo
tan firme y perfecto

 

 

 

 

 

 

 

al caballo muriendo al borde del río

vos te estabas muriendo
y nadie ninguno
de nosotros
podía sacarte de ahí
del tránsito
todos pensamos
que estábamos llenos
repletos de salvación
creímos en realidad
que los salvados éramos nosotros
y que así tenía que ser
estabas petrificado
al borde del río
buscamos entonces
algún movimiento
para nosotros
para nuestra vida
la inanición
al borde de un camino
que quizás
no debía ser ese
quisiste mirarnos
supimos que eras joven
que miles de caminos
te habían dejado en la mitad
supimos que sería imposible
contarle a los demás
algo de vos

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 10, 2016 en Argentina, Cráneos, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #147: Ana Claudia Díaz

14249230_1035731433207049_1229401292_n.png



 

Ana Claudia Díaz (Santa Teresita, Argentina, 1983)

Publicó Limbo (Pájarosló Editora, 2010 – La One Hit Wonder Cartonera, 2012), Conspiración de perlas que trasmigran (Zindo & Gafuri, 2013) y Una cartografía de la insolación (Club Hem, 2015); las plaquetas Vuelto Vudú (Pájarosló, 2009), La ecología de las poblaciones (Pájarosló, 2010) y Al antojo de las anémonas (Color Pastel, 2011). Participó en las antologías Pájaros en la frente (Pajárosló, 2011), La Juntada (APOA, 2012), Canciones (Ediciones presente, 2013), Re-Invención (Proyecto Madonna, 2013), Estaciones (La Parte Maldita, 2013), Poesía Deliberada (Textos Intrusos, 2013) y Poesía de hoy y de siempre (Eloisa cartonera, 2014).

www.anaclaudiadiaz.blogspot.com

 



 

La conversación

Enmudecerá todo el interior
después de horas de oírse al borde del abismo
vacío de aullidos
sobre las hierbas agrias
la duda
como un adorno
de una secuela pasajera, el desatino
como millones de tálamos trémulos
que se templan con la temperatura del azar
y siguen en pie
para no decaer olvidados
entre las cenizas del monte
y sobre el polvo, ingenua
la conversación

sí, una tropa de arboles amenazará nuestro diálogo
será una trampa
siempre fue así
la historia entre nosotros nace ausent
y se esconde atrás de las puertas
en cavernas de puros ecos
construyendo la mañana en un sótano gris
o en ninguna parte
el viento susurra salmos en mi espalda
y me resguarda en sus costuras
camino hacia el pueblo en donde sé que estás
de lejos, la escena se repite
mis vestimentas, rojas
el sol, una pirámide dorada que me insola
alumbrándome, horizontal
hasta aprender que nadie
finge una frontera.

 

 

 

 

 

 

 

 

DESHIELO

Sobre el contorno del destino
las cosas brotan

diciendo nada
vacía la playa

la verdad se lleva en silencio
se carga a cuestas, se arrastra

el invierno paraliza sus días
los congela con la intensidad
de la escarcha al costado

pequeñas sombras de cristal
que se deshacen con el sol

todo es cauce
el hielo se derrite
ahora es un río finito de agua
que desemboca en la casa

una cima al revés, una bajada
fulgencia en pendiente brillante
resplandeciente

perpetua realidad que espera
a que el calor cerrado del verano
como una ceremonia o como un juego
sea el último límite

así, desencadenado el mundo
forma brisa sobre alguna parte de lo real, sobra

la tempestad es todo aquello
que enceguece la vista y la vuelve un torbellino
una criatura tratando de sacar la cabeza del agua
para respirar en medio de una fuente.

 

***Textos tomados de Una cartografía de la insolación (2015)

 

 

 

 

 

 

 

Las orcas

El océano inmenso nos rodea acá para todos los costados. Atlántico sobre el manto. Esta mañana había aparecido una tortuga marina gigante de carey, quedaba solo su caparazón en la orilla que baña mi costa, cuando llegué. El resto del naufragio la trajo hasta acá. A veces las olas son tan altas que tapan el muelle. Yo siempre pienso que iré a abrazarte corriendo cuando venga el maremoto. Seguro lo anuncien en la radio o en algún programa del cable. Y me quedaré ahí con vos, hasta que las aguas lo cubran todo. Si nos agarra de sorpresa, subiremos a los techos y ahí ya no sé, capaz te vea de lejos, con suerte. Desde el mangrullo se ve mejor el mar, se ve más adentro. Pero no más profundo para saber si las placas están chocando o si aquel movimiento pertenece a las orcas que avanzan hacia al sur en bandadas iguales. Cincuenta orcas a lo largo de mi mar. Cincuenta orcas para ver pasar antes de dormir, para contarlas. Sus cantos de noche de sirenas de altamar. La música que tiene la playa, casi como el sonido de adentro del caracol. Pero ahora, cincuenta orcas están nadando sueltas y juntas, sin ninguna red cerca que les atrape la libertad. Sopla fuerte el viento a veces y rompe todo, desde adentro pareciera como si la costa se desarmara en mil fragmentos, retazos del sol que caen como rayos. Yo siempre vuelvo hasta la orilla. Pienso que algún día quizás salga un monstruo marino y me lleve a vivir allí adentro, con ellas al final y sin soltarte la mano.

 
1 comentario

Publicado por en octubre 4, 2016 en Argentina, Cráneos, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Honoris Cráneo #4: Mercedes Roffé

thumbnail_mercedes-roffe-por-frederique-longree

Fotografía de Frédérique Longrée



 

Mercedes Roffé (Buenos Aires, Argentina, 1954)

Desde 1995 vive en Nueva York. Ha publicado diez libros de poesía, entre ellos, El tapiz (apócrifo atribuido a Ferdinand Oziel, 1983); Cámara baja (BsAs, 1978; Sgo. de Chile, 1998); La noche y las palabras (Rosario, 1996; Sgo. de Chile, 1999); Antología poética (Caracas, 2000); La ópera fantasma (BsAs, 2005; Madrid/México, 2012); Las linternas flotantes (BsAs, 2009; Guayaquil, 2015). En España se publicaron: Milenios caen de su vuelo. Poesía 1987-2004 (Tenerife, 2005); Canto errante seguido de Memorial de agravios (Madrid, 2011, con prólogo de Raúl Zurita); Carcaj : Vislumbres (España/México, 2014) y Diario ínfimo (Sevilla, 2016). Libros suyos se han publicado en traducción al italiano, francés, inglés y rumano.

Desde 1998 dirige Ediciones Pen Press (www.edicionespenpress.com), un sello dedicado a publicar plaquettes y pliegos de poesía contemporánea española y latinoamericana, y de otras lenguas en traducción.

Entre otras distinciones, obtuvo las becas John Simon Guggenheim (2001) y Civitella Ranieri (2012).



 

Situación con libro, I

Alguien mira un libro de artista. Lo tiene entre las manos. Un hermoso libros de artista, apaisado, con tapa de esquineros negros y cartulina rugosa, borravino. Un libro de páginas color marfil, sedosas, con pétalos pintados -o no-, uno por página. Un hermoso libro que va pasando lentamente, hoja por hoja:
azalea, bambú, alerce, cedro suizo, acacia, pino azul, jazmín, jazmín del cielo…
Más bien, un herbolario.

 

Situación con libro, II

Alguien mira un libro de artista, pequeño, azul, cuadrado. En cada página, arriba, aparece ilustrada una flor o una planta, y al lado, una breve explicación. En la parte central de la hoja, una bolsita con las semillas de la planta ilustrada arriba -la posibilidad de hacer vivo el dibujo, de germinar el nombre, la explicación.

¿Y si cada página de un libro, o cada libro, portara una semilla -no moral : factual?

VARIANTE 1: El tiempo pasa. El libro empieza a marchitarse.
VARIANTE 2: El libro, todo, empieza a germinar.

 
 
 
 
 
 
 

A veces

Se dice cuando
no siempre se puede algo
un hábito o costumbre
no muy frecuente
no de todos los días
-tampoco nunca
Se dice cuando de vez en cuando algo
como sentirse triste o solo o feliz o hermosa
sucede como decir cada tanto
un día sí dos no
un día sí tres no
pero no regularmente
no cada dos días
ni cada tres
ni todos los sábados
ni los jueves
ni dos de cada cuatro viernes
sino por ejemplo un viernes
y luego no
y luego, dos semanas o tres más tarde
otra vez
y luego no -cinco días o seis o quince
y luego sí

Suele también suceder
que llegamos a olvidar por un tiempo algo
a alguien
y de pronto lo vemos, pensamos, lo tenemos o recordamos
o echamos
otra vez de menos
después de un tiempo
y después de un tiempo otra vez
y otra  vez después de cierto tiempo

O se dice a propósito
de algo que sucede
por lo general en el alma
como un ritmo
o con cierto ritmo
que por lo general ignoramos
que, más bien, reconocemos
cada vez
y cuando recordamos que cada tanto aparece
que ya van varias veces que aparece y lo reconocemos
entonces decimos que sucede
cada cierto tiempo
cada cierta medida
de un tiempo que desconocemos
como querer cantar o enamorarse
como sucede la lluvia

a veces

***Textos tomados de La ópera fantasma (2012)

 
 
 
 
 
 
 

Vio a Cristo amamantando a los perros. Vio un hueco en el lugar del corazón. Vio una parva de heno, una oreja de Dumbo, una cola de buey, un grano de sal gruesa, un hangar, un telescopio. Vio una batalla de ángeles y demonios en el fondo de la alberca. Y luego fue la lluvia, la lluvia. Enconada. Filosa. Intermitente. Las uñas de la Impaciencia tamborileando en la ventana. Los dientes de las horas farfullando el rosario del tedio.

 

***Texto tomado de Memorial de agravios (2002)

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 14, 2016 en Argentina, Honoris Cráneo

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #122: Malén Denis

 

thumbnail_30196_389392660809_6655908_n



Malén Denis (Buenos Aires, Argentina, 1989)

Estudió Fotografía y Producción Audiovisual. Actualmente estudia Filosofía en la Universidad de Buenos Aires y se encuentra finalizando la Maestría en Escritura Creativa de la Universidad de Tres de Febrero.

Publicó los libros de poesía Con una remera de Sonic Youth (2009, Nulú Bonsai), Buscar drogas en Wikipedia (2014, Nulú Bonsai); y las plaquetas Ciencias naturales (2014, La fuerza suave) y Las copias se hacen en el acto (Siberia, 2015). Sus textos fueron publicados en México, Estados Unidos, España, Perú y Colombia, entre otros. Traduce poesía.



la amargura de espiar

hay vidas detrás de las ventanas
los toldos se inflan parece que respiraran
los martillazos de las obras
transportes trazando las venas
se teje una red
esa mujer da vueltas
en su casa que vidriera involuntaria
limpia y habla por teléfono y no sabe
que vive en una pecera
presencio la maqueta viva
en vertical las flores muertas
el pulmón de la manzana
un avión que como vos
cruza ahora mismo el cielo
arriba mío
lo siento
desde el corazón de esta casa
con todas las luces
apagadas
latiendo sin brillar
(o brillando pero sin querer)
videojuego de simulación
pero en carne y hueso.

 

 

 

 

 

 

gama

· una casa quinta un día nublado
· un jardín de invierno, en invierno
· un departamento de edificio estilo europeo
de comienzos del siglo veinte sin muebles
· la línea a en la estación loria
· el patio de la casa de mis abuelos
· un pueblo un domingo a la hora de la siesta
· la ruta de noche
· algunos museos
· las ciudades costeras a la madrugada
· las paredes vacías
· los baños de los bares del centro
· las mercerías de barrio
· una librería donde no hay ni marcadores negros
ni hojas cuadriculadas
· una casa en las afueras de mar del plata
con un televisor de catorce pulgadas
que sólo engancha al cura brasileño
para cenar hay fideos, sin queso
· una panadería donde me regalaron confites rancios
· un rancho
· los micros escolares
· la feria del parque centenario
· la cancha donde están por jugar al fútbol
dos equipos de socios vitalicios
· el delta
· tu cama

 

 

 

 

 

 

un libro finito lleno de marcas

quiero transgredir algo sencillo
los miedos que tengo son
porque siempre creí en las instituciones
soy demasiado diplomática para ser tan moderna
los límites, los límites
¿cuál es el límite que
te parece más inquebrantable a vos?
te preguntaría, ¿cuál es tu miedo?
¿la materia?
pero detenida del otro lado de una computadora
sólo te regalo likes para que no te olvides
de que existo
y leo un libro finito
lleno de marcas
que me hacen pensar en vos

 

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #105: Daiana Henderson

henderson

Foto de Carsten Meltendorf



 

Daiana Henderson (Paraná, Argentina, 1988)

Publicó los libros de poesía Colectivo maquinario (Diatriba, 2011), Verao (Neutrinos, 2012), El gran dorado (Ivan Rosado, 2012), A través del liso (Determinado Rumor, 2013; Neutrinos, 2015), Un foquito en medio del campo (Editorial Municipal de Rosario, 2013) y Humedal (Liliputienses, 2014). Es coautora de las antologías 30.30 poesía argentina del siglo XXI (Editorial Municipal de Rosario, 2013), 1.000 millones. Poesía en lengua española del siglo XXI (Editorial Municipal de Rosario, 2014), 40 velocidades. Colección de poemas en bicicleta (Neutrinos, 2014) y 53/70 poesía argentina del siglo XXI (Editorial Municipal de Rosario, 2015). Co-dirige la editorial Neutrinos, coordina talleres de poesía para jóvenes y colabora como periodista cultural en medios gráficos electrónicos.



Roedor

El niño sacó la dentadura postiza
y llenó de monedas
el vaso de agua, a la orilla
de la mesa de luz de su abuelo.
Estaban más doradas que
ninguna, como pulidas.
Miento. Yo no lo vi,
solamente me lo contaron
y estoy segura de que, además,
la anécdota es mentira.
Pero dejen que me quede
con la filmación mental
de las monedas expulsando
finos hilos de luz
que se atan a las puntas del sol.
No me quiten eso.

 

 

 

 

 

 

Cuerdas vegetales

El abuelo me enseñó a atrapar el aire
con las flores acampanadas de la enredadera:
cerrarlas por ambos extremos
–una bolsita de pétalos–
y comprimirlas en un movimiento
ágil y rápido para que haga
una pequeña explosión,
un sonido simpático, semejante
al del corcho cuando es eximido
de su compacta espera.
Nadie recuerda cómo era la canción
que el abuelo improvisaba después
de abrirte un secreto brillante,
hacerte así en la cabeza
y desplazarse con la manguera
para hacer florecer otro sector.

 

***Textos tomados de Un foquito en medio del campo (2013)

 

 

 

 

 

 

 

Pixeles

La única foto que queda
de los dos es una abrazados
sacada con el celular.
Voy a ampliarla,
a imprimirla en una
gigantografía.
Vernos hechos de pixeles:
partículas de colores
que alguna vez conformaron
una imagen que se parece
a nosotros dos abrazados.
Ahora juntás tus pedazos
—después de la última discusión—
y te vas a armarte a otro lado,
junto a otra, en otro soporte
y en buena definición.

 

***Texto tomado de A través del liso (2013)

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #95: Nadia Sol Caramella

11745741_10153425892490758_3227427329145233577_n

Nadia Sol Caramella (Buenos Aires, Argentina, 1986)

Poeta, editora y gestora cultural. Publicó Temporada de ciervos en el bosque (La Fuerza Suave, Nulú Bonsái. Buenos Aires. 2015), 15 minutos con vos (Antología de poetas contemporáneos, Alma de Goma Ediciones. Jujuy. 2015), Himnos Nacionales (Antología poética, Añosluz Editora. Buenos Aires. 2014). Variaciones del silencio, obra crítica basada en el film Pendejos, de Raúl Perrone (Booklet del Film Pendejos de Raúl Perrone, Difusión Alterna Ediciones. Buenos Aires. 2013). Como poeta participó de Enero en la Palabra (Cusco, 2016), Tea Party, Festival de poesía latinoamericana (Arica – Tacna, 2015), “Mundial de Poesía” Encuentro Federal de la Palabra (Buenos Aires, 2015), Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (Buenos Aires, 2014). Es co-editora de Difusión Alterna ediciones. Dirige, desde 2009, Escrituras Indie, medio de difusión de arte y literatura independiente. Como gestora cultural produjo “Poesía entre la hierba”, ciclo audiovisual de nueva poesía argentina (Buenos Aires, 2014), “Nunca volverás a estar sola”, compilado de poemas optimistas en audios de Whatsapp (Buenos Aires, 2015), actualmente produce, junto a colectivo español Gilles de Rai, “Hábitat”, ciclo audiovisual de nueva literatura (Edición Barcelona), durante el 2016 realizará la producción de Hábitat, edición argentina.


LA SERIE DE LA DISTANCIA

1

no hay dudas

fingimos

que en el espacio hay espacio

habitable

nos sentimos importantes

si nos sienten

de la distancia no aprendí

más que técnicas de supervivencia

los días van tomando formas extrañas

y el tiempo les saca filo

en el orden de importancia

siempre alguien queda afuera

tengo un diario

escribo

casi siempre

dicen que de un diario puede salir una novela

no le creo a mi diario

no le creo a las novelas

creo en los autores que dicen que escriben

su primera novela

aunque no sea cierto

pero

qué es una novela en la vida de un escritor

qué es un diario en la vida de un escritor

más que un bestiario de gente deformada

por el filo de una metáfora

así se vive en la ficción

y en la vida real

los cuerpos son rutas provinciales

ganan distancia con el tiempo

es una cuestión de Física

2

como habitamos con palabras este mundo

digamos lo importante

conversemos en silencio con el interior de las cosas

y cuando no quede más que el grito

la ebullición

de la euforia el deseo el amor las ganas

digamos una palabra

y  punto aparte

como una sentencia

así nacen las cadenas rocosas

un punto es una piedra en el horizonte

ahí donde se clavan las palabras importantes

si este clima ayuda al silencio

mejor quedarnos quietos

sin afectar al desenlace de las cosas

nuestro cuerpo es la fuerza que sostiene la atmósfera

habitable

de un planeta habitable

los polos están achatados por el sol

se sabe

en los polos vive dios

eso también se sabe

o lo inventé

la palabra DIOS me inquieta

pienso en la mística del espíritu

pienso en las estrellas

en la magia

y en la oscuridad de las personas

pienso en las palabras de pocas letras

y en el silencio

la distancia afecta a las personas

las cambia

las deforma

el silencio las reaviva

cuando llego a una distancia

me pregunto de qué sirvió

si los días pasan

como un río

quiero escuchar el ruido de este río que fluye

quiero escucharlo y que sea música

no el llanto de una sirena

que atrae barcos

para hundirlos.

3

el agua encandece más que el fuego

las lágrimas son tan cursis

pero ciertas

quiero ser una flecha

que viaja de mi corazón a tu corazón

quiero ser una flecha que atraviesa el tiempo

y que nada me detenga

que no me detenga a recordar

porque ahí nace el miedo

porque ahí nacen las palabras

porque ahí mueren las montañas

y el tiempo se vuelve forma

filo y daga

cuando era chica escribía sobre el tiempo

decía que era una daga

de chiquita sentía la inmanencia

lo impermanente

el ruido del tiempo afilando las cosas

lo cotidiano se vuelve inmenso

quiero ser consciente de la distancia

y que eso no afecte la forma en que los cuerpos se rozan

es una cuestión de física

ganamos distancia con cada encuentro

la materia se toca

y gana impulso

así es la vida

vamos chocándonos

ganando distancia

así es la vida

te adaptas o te adaptan

4

los ojos de un lago que no nunca vi

en un país que desconozco

se cierran

la naturaleza no miente

5

los arboles proyectan su sombra en un lago suizo

o un en un edificio de villa crespo

los arboles no mienten

no traicionan su esencia

ni con la distancia

ni con el tiempo

sé un poco árbol

y no me olvides

o fingí que solo estas creciendo

al costado de un lago

y que te proyectas sobre el techo de casa

y te movés con el viento

fingí vos

que la naturaleza

no miente.

6

porque miramos a los ojos de la gente cuando se está yendo

hay terremotos, maremotos y huracanes

la gente siempre se está yendo

la distancia educa como la pobreza

en lo precario se ve el alma pobre de las cosas grandes

el amor es una idea

y la distancia

un hecho.

**********

INVIERNO

caminar destapada todo un invierno

nada quiero de estas colchas

más que fingirme una mosca

sobre un teclado de arena

Y saber que no es cierto

que no soy esta pequeña sombra ni el desierto

que podría quedarme quieta mientras el invierno

hace quiebra y va

pero los besos

ay, esas pequeñas jaulas

donde cabe un niño muerto

o dos

a todo desierto le llega la primavera, sabés

el sol se estaciona por el fondo

y ni una flor

ni una sola

tus amigos hablan de cosas grandes

los amigos de tus amigos hablan de cosas grandes

mis amigos me hablan y yo asiento con la cabeza

mientras adentro dejo todo quieto

muteo el paisaje

lo tejo en silencio

para alejarme de la herencia familiar

el grito y la tanada

que nos llegó deforme

por una vieja de mierda,

mi grannie, una vieja maldita

una vieja ebria de sexo. una ebria de locura.

todavía vive

a veces pienso que la poesía

No existe

que todo pasa simplemente

de lado a lado de una hoja

como algo sin importancia

prefiero la vuelta a casa

volver a casa en invierno

volver a casa sola

mi casa es un desierto de botellas vacías

Lo fue mucho tiempo

cuando mi viejo vivía

Y se aventaba a la vida

lo vi salir a de una pileta llena de mugre

lo vi salir con una moto vieja

lo vi como a un caballero en su corcel

lo vi ser grande

lo vi gigante

lo vi  ser en la noche oscura

una figura brillante

una noche

que hoy la reminiscencia  trae cambiada

mi papá fue un borracho

pero me enseñó a escribir

con estos días se me da por fingir

un lazo con los míos

a mí también me dirán como a la vieja

la Caramella

y no me voy a dar vuelta a mirar

como cuando a los otros me pregunten por mis miedos

no diré ni una sola palabra

voy delante de mi furia

por eso escribo.

**********

DESIERTO

la sabiduría casi siempre va acompañada de un sabio

el amor de dos

la distancia es una franja de tiempo y espacio

el miedo está solo

si hay desiertos es para que los imaginemos

nadie tocó la esencia de un desierto ni siquiera la rozó

¿te hablé de mi corazón?

ahora la lluvia cae más fina y ácida

sobre las redes de la noche

soy un desarrollador web

me gustan los espejos

mirar el vacío de las cosas

y fingir que toda virtualidad es tu amiga

mamá

¿la cena de hoy son dos como yo?

mamá

¿la cena de hoy son tres como yo?

mamá

en la cena de hoy hay un agujero

mamá

¿si meto la mano encontraré a dios?

soy un desarrollador web

tejo la noche

una noche profunda de 48 horas

mamá algo se tildó en mi

se quedó quieto

¿es tu voz de mujer eterna?

¿es tu voz de recuerdo?

¿mamá mi futura yo sabrá hacer el amor

con algo que no sea tu ausencia?

mamá

el Edipo se parece a la escena en que:

mi amor es un mar

hay un dios en ese agujero

le dicen Napoleón

habla de conquistas

mi amor es un desierto mamá

¿las nubes se besan?

mamá

¿las tetas son eternas?

soy un desarrollador web

y quiero conquistar el desierto

¿te hablé de mi corazón?

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #69: Natalia Litvinova

 

12080829_10153643162922692_1570765346_n

Natalia Litvinova  (Bielorrusia, 1986)

Actualmente reside en Argentina. Es poeta y traductora de poetas rusos. Publicó: Esteparia (Ediciones del Dock, 2010), reeditado en el año 2013 en España y en Uruguay, Balbuceo de la noche (Melón editora, 2012), Grieta (Gog y Magog ediciones, 2012, reeditado en España y en Costa Rica), Rocío animal (La Pulga Renga, 2013), Todo ajeno (Vaso roto, 2013) y Cuerpos textualizados (Letra viva, 2014) escrito en coautoría con Javier Galarza. Compiló y tradujo las antologías El ruido de la existencia (Editorial Leviatán, 2013) de los poetas rusos Vladislav Jodasevich y Serguéi Esénin, y El espejo equivocado (Melón editora, 2013) de Cherubina de Gabriak. Este año su poesía fue traducida al francés y publicada por la editorial francesa Al Manar. En 2016 la editorial Vaso roto publicará sus versiones de Innokenti Ánnenski.


 

Bajo los olivos

 

Si el fruto no cae lejos de su árbol,
¿dónde está nuestro tronco?
Cuántas personas despiertan sin advertir
que son moléculas coleccionadas por los siglos.
Recorro Córdoba, bordeo la antigua mezquita
donde la gente murmura rezos como melodías,
me siento allí para aprender lo que no se memoriza.
Soy una fotografía capturada por alguien sin párpados
bajo los olivos que renuevan su aceite.

 

 

 

 

 

 

Pequeña canción

 

El vino se vuelve agua,
el paso retorna al talón
Aunque parece que nada cambia
desde que mi rostro empalideció.
Como una donación del cielo,
un petirrojo se posa en la ventana.
Mirándose por primera vez
en los ojos de un humano,
se ve no como una estrella diurna,
ni como flor emplumada,
sino como una arveja negra,
tamaño de mi corazón.

 

***Textos tomados de “Siguiente vitalidad” (inédito).

 

 

 

 

 

Mi hermano se pone sombrío y decide andar solo por el bosque,
desconoce a los animales, pisotea los huertos,
él trae peras y yo manzanas,
él trae ciruelas y yo cerezas.
No coincidimos porque custodio su sombra con mi luz.

Entre el pasto húmedo
sobre el moho viscoso de los árboles
crecen los hongos,
les arrancamos las cabezas,
las llevamos a la boca,
masticamos y escupimos sin tragar,
tenemos aliento a humedad, a sótano, a escondite.
Le arrancamos la cabeza a las amapolas,
aplastamos sus pétalos rojos,
succionamos de nuestros dedos su agua pequeña,
pegamos debajo de los ojos esos pétalos ya desgastados,
le probamos otra muerte a las flores.
Hacemos lo mismo con las mariposas y los escarabajos,
abrimos sus trajes, lamemos el polvillo,
les arrancamos las patas y las alas,
la fuerza vital de lo más débil es lo único que poseemos.

 

***Fragmento de la serie inédita “El hechizo”)

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 26, 2015 en Argentina, Cráneos, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , , ,