RSS

Archivo de la categoría: Cuba

Cráneo #117: Elaine Vilar Madruga

 

thumbnail_Elaine Vilar M.



 

Elaine Vilar Madruga (La Habana, 1989).

Narradora, poeta y dramaturga. Licenciada en Arte Teatral, especialidad Dramaturgia por el Instituto Superior de Arte (ISA). Miembro de la AHS. Ganadora de diversos premios nacionales e internacionales. Su obra ha sido editada en antologías a lo largo del mundo.

Ha publicado la novela Al límite de los Olivos, Editorial Extramuros 2009; La hembra alfa, Editorial Letras Cubanas 2013; Promesas de la Tierra Rota, Editorial Gente Nueva, año 2013; Salomé, Casa Editorial Abril, 2013; Dime, bruja que destellas, Casa Editorial Abril, 2013; Alter Medea, Antares Publishing House of Spanish Culture, Canadá 2014; De caballeros y dragones, Ediciones La Luz 2014, Framboyán, Ediciones La Luz 2014; Soy la abuela que vuela, Ediciones Unión 2014; El árbol de los gatos, Metec Alegre Edizioni, Italia, 2015 y Bestia, Lugar Común Editorial, Canadá, 2015; Los arcos del norte (cuento), Editorial Gente Nueva, 2015; Carmen, la gitana del amor, (literatura juvenil, escrita en colaboración con Enrique Pérez Díaz), Editorial Gente Nueva, 2015; Escudo de todas las cabezas (poesía), Ediciones Loynaz, 2015; Hentai (teatro), Ediciones Loynaz, 2015; Culto de acoplamiento (cuento), Editorial José Martí, 2015; Las criaturas del silencio (poesía infantil), Editorial Sanlope, 2015 y Canto de cisne (poesía), Editorial Voces de Hoy, Miami, Estados Unidos, 2016.

También ha compilado y prologado Axis Mundi: antología de cuentos cubanos de fantasía, Editorial Gente Nueva 2012 e Hijos de Korad: antología del taller literario Espacio Abierto, Editorial Gente Nueva, año 2013.



Dragado

“En todas esas historias el héroe
está más allá de sí mismo…”
Robert Creeley

A mi vieja ciudad de siempre

 

no lo sabes: el tercer ojo de dios abre su párpado
para mirar lo que queda de la ciudad
convertida en bandera
signo de un tiempo por venir          árbol tutelar.
sus calles cuelgan en la memoria de la memoria,
raíz de vidrio que escarba eternidad adentro.
desde el muro
contemplar al mar es en apariencia muy fácil
si se olvida el soplo de la mandrágora
la tarde aquella
en que pateamos adoquines y boliches.
lo que arde en el fondo de todo
no son los gritos que abandonamos como perros
en una cuartería del mundo.
vale más fingir reminiscencias
un vocablo en                   sánscrito tu historia
hecha mía ya por la costumbre
pero que duerma el monstruo        la mujer con tres ojos
que finge mirar al mar y sus escaras
el temblor de la bandera sumergida en petróleo.

Las montañas de la extinción

“No se puede soldar un Abismo
Con Aire.”
Emily Dickinson

I

el animal muerto
—como todas las cosas rotas—
entre nosotras dos.
abría sus párpados
para vernos más allá del grito.
era la niebla roja
del día que nunca llegaría
la canción del cisne muerto a pedradas
en una de las esquinas
de la que fue nuestra casa.
pensabas en la hija que nunca tendremos
la que deseabas llamar con mi nombre
o el tuyo
aunque en realidad ninguno parecía suficiente
ni todo lo hermoso
ni todo lo grande
para ella.
el animal muerto
—como todas las cosas rotas—
fue a buscar refugio en los rincones de la casa.
lo amaestraste con pan y framboyanes
pedazos de la niña
que arrojamos a la eternidad
con tu nombre y el mío atado a los tobillos.

II

para morder la eternidad
unimos los cordones de los zapatos.
una muchacha que besa a otra muchacha
no es más que la apología de la muerte
repetida apología
del tiempo.
miraba los rincones de tu historia
mientras el cordón de mis zapatos
luchaba por abrir las manos
desligarse del vientre de dios
hermoso en su concepto de esquirla.
una muchacha que ama a otra muchacha
no puede hablar sobre framboyanes
ni siquiera atreverse
a decir que duele el corazón de dios
roto en diez pedazos de vidrio:
garganta abajo
silencio abajo
la ciudad teñida de niebla.

III

el arsenal de la nada
abrió sus cuencas rojas
las de la yegua ciega despeñándose
colina abajo.
te buscaba. me buscaba.
vivimos solas y felices
durante dos meses que parecieron
agujeros infinitos.
vivimos solas y felices
hasta que el árbol comenzó a descubrir
las hojas congeladas:

menos nueve grados y bajando
menos quince grados y bajando
menos treinta grados.

en la quietud de la nieve
una osezna caminó entre nosotras.
la adoptamos.
fue nuestra hija durante seis meses.
a veces la llamábamos por tu nombre
a veces por el mío.
un día amaneció muerta
congelada entre nuestros senos.
de nada valió alimentarla
ni decirle cosita, animal, hija querida.

el fuego en la montaña quiere apagarse.
una muchacha frente a otra
solo puede amarrar los cordones de sus zapatos
luchar por conservar lo rojo
más allá de los rincones de la casa.
pero los cordones siempre se enredan
y la niebla
brota
justo del horcón central
que conserva el equilibrio
entre las especies extinguidas.

Pliegues

crecen pastizales bajo los pies de la catedral.
los adoquines trenzan las cuestiones del tiempo:
aquí estamos quienes sobrevivimos
a las escenas del primer amor y la primera muerte.
si este es el origen del hambre
podemos hacer virtud de la epidemia
de los pastizales salidos sabe dios dónde.
aquí estamos los entrópicos
con nuestras propiedades específicas para sobrevivir
animales a punto de conocer los latigazos.
más allá el agua abre su garganta para todos.
la ciudad se engalana con las válvulas de sus habitantes.
la ciudad viste con el radio/el cobre/el potasio/los metales pesados
de la extinción.
es nuestro derecho: mirar de izquierda a derecha        una vez y otra
sostener el equilibrio de este mundo llamado casa.
nadie cree en nosotros. nosotros tampoco creemos en ellos.
deslizarse es la mejor opción de todas.
puede que encontremos el tronco/el adoquín/la paciencia de los viejos parques
cubiertos de matojos y de escaras.

después de respirar viene la asfixia:

en la pradera sale el sol.

 

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en junio 6, 2016 en Cráneos, Cuba, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #87: Ariel Maceo Tellez

12670016_990388184387352_2142566373_o

Ariel Maceo Tellez (La Habana, Cuba, 1986)

Miembro de la Asociación Hermanos Saiz (AHS). Graduado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardozo. Posgrado de literatura “La literatura cubana del siglo 21” organizado por el centro Alejo Carpentier y el Centro de Literatura y lingüística. Codirector del Making Of de la película Casting de Eduardo del Llano. Ha participado en más de una docena de exposiciones colectivas fotográficas. Finalista del concurso de fotografía Art Efímero 2013. Córdoba, España. Finalista del concurso de fotografía De Cero 2015. Gijón, España. Sus poemas han sido publicados en el sitio digital de literatura Letralia. Artista invitado en la multimedia sobre el proyecto fotográfico Ciclope. Su libro de poesía Último cumpleaños fue editado por la editorial argentina Bruma Ediciones.

 

arielmaceotellez@yahoo.es

@arielmaceo86



 

 

El último cumpleaños

En el bar de la esquina
donde la barra apesta a perro mojado
una vitrola
susurra una canción del Bola
triste
como esas putas
tiradas en la esquina de su burdel
manchadas
igual que esta Habana
que llora a los suyos por irse a la frontera.
Como si fuera fácil quedarse
en esta ciudad que todos los días naufraga
y se alimenta de sí misma para no hundirse.

Solo el borracho Fredo sobrevive estas noches
que muerden a todo el que corre
y cada día que pasa crece el polvo
porque no ha llovido.
Pero no hay de qué preocuparse
mañana es el cumpleaños de Manolo
y hay que celebrarlo
aunque su leucemia ya sea incurable.

 

 

 

 

 

 

 

Mensaje de amor con problemas de insomnio (él desde acá)

Bebé
los gritos de la noche me desvelan
a veces se calman
solo a veces.
Se cuelan dentro
y me acuchillan con fuerza
odio.
Y tengo que aguantar calladito
protestar no me sirve.
Tu ausencia se acumula
en el lado ausente de la cama
donde me sumerjo sin más remedio
que el de respirar profundo
y creer que los gritos
son un sueño que acaba pronto.
Puedo estar así por un rato
tal vez pararme en la ventana
y ver a la estríper del bar El contento
dar su espectáculo con una botella que la penetra.
Ella se menea al compás de esa música
suavecito
y lo disfruta
como tú también lo hacías.

Bebé
mientras espero tu carta
en la radio se escucha que hay que resistir
pero no sé bien.
Porque los gritos muerden mis oídos
hasta destrozarlos.
Ellos
son como el silencio en las barras cuando van abajo 3 a 0
o las sirenas en la Habana del 62
o como el canto fúnebre de esas ballenas
atascadas en la orilla del malecón
a merced del suicidio.

 

 

 

 

 

 

 

Cerca de los muelles

Es cerca de los muelles
donde las putas huelen a sal
y están todos los muertos
que alguna vez miraron con terror a este país
que ahora se traga un invierno ficticio

Es cerca de los muelles
donde las luces de los bares están marchitas
y se pudren en la oscuridad del callejón
la misma oscuridad que ahora protege al asesino
que no es otro que el hombre sin rostro.
El muy pendejo aguarda con quietud
a que se aparezca el niño más inocente de La Habana
para borrarle la sonrisa
los ojos
el cuerpo
y echarlo al agua.
Se preguntarán por qué ocurren estas cosas
y yo les responderé.
La gente ve demasiadas películas.

 

 

***Textos tomados de Último cumpleaños  (Bruma Ediciones)

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 13, 2016 en Cráneos, Cuba, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #67: Elizabeth Reinosa Aliaga

eli

Elizabeth Reinosa Aliaga (Cuba, 1988).

Ingeniera en Ciencias Informáticas. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), del grupo Poetas del Mundo y egresada del XIII Curso de Técnicas Narrativas Onelio Jorge Cardoso. Ha obtenido diferentes reconocimientos a su obra, entre los que se destacan los siguientes premios nacionales de poesía: José Antonio Echeverría (2006), Nieves Xenes(2011), Décima al Filo (2014) y Toda luz y toda mía (2015). Además, ha sido reconocida con el segundo lugar en los concursos Regino Pedroso (2012) y Ala Décima (2013), tercero en el Farraluque (2012), Décima al Filo (2013) y Ala Décima (2014), así como mención en los concursos Wolsan- Cubapoesía (2011) y Emilio Ballagas (2013).

Finalista en los concursos internacionales Caminar entre Sueños (Poesía-Argentina, 2008), La Pereza (Minicuentos-EEUU, 2013) y Un café con literatos (Poesía-España, 2013-2015).

Ha publicado en la Revista Río Hondo  (México 2007), y las antologías: Homenaje a Gloria Fuertes (España, 2007); Cuarta Dimensión de la Tarde (Cuba-Honduras, 2011); el Libro Verde de Cuba (Cuba-México, 2012); El Diez por ciento y más (EU, 2013); Poderosos pianos amarillos (Cuba 2014) y El árbol en la cumbre (2015). Autora del cuaderno de décimas En la punta del Iceberg (Editorial La Luz- Holguín, 2011).


Pegado al seno izquierdo

                                                   …y tú que querías un poema

                                                               para el amor que hace figuras de barro.

                                                                              LYR

En éxtasis, masturbatorio,

recrea la ausencia

la divide

y reparte el áspero sabor sobre la lengua.

Ofrece la limpia sangre de los corderos

para hundir las manos

y borrar los deslices de la noche.

Este rictus de amor te pertenece

como la piedra volcánica del cuello,

la marca del metal sobre la espalda…

Tú que pediste el barro y el instante,

acaba de ser esa figura

que ve su esencia destruida

en otros dedos.

Invéntate una estación donde el agua

no pueda con tus actos de cordura.

Sueña en retrospectiva,

compra una coraza, una concha,

un sarcófago egipcio que pueda hacerte inmune.

Alimenta las razones para no creer

en los espejos que te invitan a asentir,

a olvidar las horas perdidas detrás de una pared.

Guarda tu edad bajo una piedra,

deja que el tiempo apague el brillo

adquirido por un rayo de luna.

Di que odias el deseo (en un lugar donde te escuchen).

Pretende una mentira

más cierta que el temblor bajo tus labios.

Abrázate a la idea de no ser

y prueba una vez más el sabor de tu derrota.

Decir noviembre es un suicidio

 

un acto de negar el universo,

de esconderse detrás de una puerta y señalar

con el dedo las heridas.

Un vacío más real que la palabra muerte,

que el flechazo de Ulises contra el muro.

Decir noviembre – la azotea mutilada- el golpe

sin llamarlo privilegio,

una canción en dos mitades:

él tenía un botón sin ojal, un gusano de seda,

la mirada en la pared y las notas inconclusas.

Ella amó la libertad de cien pueblos
de Algeciras a Estambul,

La ironía de saberse agua, y odiar las dos orillas.

Decir noviembre es otro tiempo de lo absurdo,

un pasado de burbuja,

               una realidad que explota.

 

Vocación de Samaritana

 

Hoy la Pompadour me habló del agua,

de su tinte rojizo en las aceras,

del rubor de amar la calle

y sus hombres que escapan del diluvio.

Yo no supe de tormentas

que asolaran una Isla, un país

de orillas negras pegadas a otro cuerpo.

No supe del dilema existencial,

de la saliva, de la esperma en complot

con los saludos.

No me hablaban los ángulos de la pirámide invertida,

el cansancio de los pies, las azoteas.

Nunca vi la paz en la bandera de la cama.

Pudieron ser mortales el placer y los excesos,

la memoria colectiva, los deslices.

Ahora siento cómo quema el fuego en la garganta.

Hoy la Pompadour me habló de la inocencia.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 20, 2015 en Cráneos, Cuba, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #44: Rolando Ávalos Díaz

11781732_10204770348286703_4056256365477855946_n

Rolando Ávalos Díaz (La Habana, Cuba, 1988)

Poeta, narrador, repentista. Fundador y egresado de la Cátedra Honorífica de Poesía Improvisada (Instituto Superior de Arte, La Habana, Cuba, 2000-2003). Bachiller en Humanidades e Instructor de Arte de Teatro (2004-2007). Licenciado en Comunicación Social (2015). Egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, de La Habana (2009-2010). Graduado en el Seminario de Dramaturgia de la Casona de Línea (2011-2012). Miembro de la Asociación Hermanos Saíz.Ha colaborado con revistas y medios nacionales e internacionales como Pionero, Alma Máter, Somos jóvenes, ConvergenciaPiedra de molino (España), el portal web de Ediciones Unión,  Proyecto Esquife (revista electrónica), CubaLiterariaLa Literatura del Arte (Colombia), El Caimán BarbudoOn Cuba, IslíadaCírculo de poesía (México), La Jiribilla, La letra del escriba, Periódico Cubarte y Librínsula.

ha recibido premios nacionales e internacionales por su obra, entre los que destacan:

  • Tercer Premio Poesía Adolescentes en el Concurso Literario “El Arte en Septiembre”, en Buenos Aires, Argentina (2002). Poema: Mi barrio (El Roble)
  • Premio en Cuento en la tercera categoría del Concurso de Plástica y Literatura Infantil “Martí y La Exposición de París” (convocado por Unión Francesa de Cuba), 2003. Cuento: La exposición de París.
  • Primer Premio en la categoría Lengua Castellana del VI Premio Literario Internacional St. Paul School, Barcelona, España (2003).
  • Premio Décima en el Encuentro-debate de Talleres Literarios, 2004. Batabanó, Mayabeque. Décimas: Descubriendo mi suicida.
  • Mención Poesía en el Concurso Nacional “En la viva”, convocado por Radio Ariguanabo, San Antonio de los Baños (2005).
  • Mención (Accésit) en Cuento para Adultos en el Concurso Literario Manuel Cofiño López (2009), por el cuento Anonimato.
  • Mención (Accésit) en el X Concurso Nacional Ala Décima (2010), con su cuaderno “Fotos del otoño”.
  • Premio (ex aequo) en el VIII Certamen Internacional de Décima Espinela Tuineje, Santa Cruz de Tenerife, España (2011), por su cuaderno El mar que tiene raíces.
  • Primera Mención en la Categoría Nuestro Tiempo (para autores menores de 25 años) en el 25. Concurso Literario de Cuento Ernest Hemingway (2012), por su cuento Anonimato.
  • Finalista en I Concurso Internacional de Cuento Breve “Cada loco con su tema” (México, 2012). Cuento: “Él”.
  • Premio Célida Cortina y premio al Mejor Cuaderno de Autor más Joven en el XIII Certamen Nacional Ala Décima (2013), por su cuaderno Boca de lobo.
  • Finalista del I Certamen de Poesía UNAM- San Antonio-Letras en la Frontera (México-Estados Unidos, 2013), por su poemario “Mundo pañuelo”.
  • I Premio La Literatura del Arte (Colombia, 2013), por su cuento Anonimato.
  • Premio colateral Casa de Cultura Osvaldo Mursulí Recarey, en el II Concurso de Décima Escrita “Toda luz y toda mía” 2013, por su cuaderno “Voces en off”.
  • Finalista en el I Certamen Internacional de Poesía laEditorial.es (España, 2013), por su cuaderno “Mensaje encontrado en una botella rota”.
  • Premio en la modalidad El Buscón (para poetas menores de 30 años), en el XXXIV Certamen Poético de la Orden Literaria Francisco de Quevedo de Villanueva de los Infantes (España, 2014), por “Poema para que me llames por teléfono”

MAPAS DE NINGUNA PARTE

I

He caído en un coma melancólico.
No sólo son los charcos de la calle
también soy ese
rostro que tiembla
entre las vísceras del agua.

 

 

II

Como si el lodo fuese mar
avanzas.
La barca pare un grito.
Avanzas pero las orillas
sólo existen en los sueños de Robinson.
Paladeas recuerdos
de otras tierras o vidas.
Sientes el escozor
la clásica inmovilidad
la previsible caída
sólo que esta vez no hay fin.
Caes en ninguna parte
(ese lugar común).

 

 

III

Caravana de percheros
colgando torsos.
Mejillas como espaldas.
Metáforas chillonas
de una realidad sin prótesis.

 

 

IV

Llueven migajas
desde el porvenir.
Ajan el traje
que vestiste mañana
(el mismo traje
que planchó Vallejo,
el indio aquel
de mi primera borrachera).

 

V

Ya no le puedes dar
la espalda al aire.
Ya no podrás cerrar los ojos.
Le sirves a todas las máscaras.
Echas de menos
tu sermón de cristal.

 

 

VI

¿En qué consiste la vigilia?
Redundan Yo y el eco.

 

 

VII

Malhumorados los huesos.
Desmembrados
como el nexo
entre el sueño y los párpados.

 

 

VIII

No ves a nadie.
No sabes esta vez
por quién sangran las campanas.

 

 

IX

Al otro día
la lejanía a pedazos.
Polvo sobre polvo

 

 

X

Procreo silencio.
La última certeza
será impronunciable.

 

 

XI

…la clásica inmovilidad
la previsible caída
sólo que esta vez no hay fin.
Caes en ninguna parte
(ese lugar común).

 

 

 

 

 

SECUENCIAS LÍVIDAS CON MADRE

 

“Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho.”
Ángel González

1

A veces el infierno es la voz
de una dulce
arrugada madre
fregando platos a medianoche
débiles hombros
y uno se dice
ese es mi amnios
mi verdadera
y agujereada
capa de ozono.

 

 

2

En plena oscuridad
Mamá cuerva ve cómo el patio muere
espera que los árboles compungidos
comprendan los fantasmas de las seis.
Y la nostalgia, tan desinhibida.

 

 

3

Madres en procesión
con fotos de mi niñez
desaparecidas
Madres a siglos de sus vientres
como murciélagos despavoridos
que insisten en regresar
a una ciudad de arena.

 

 

 

 

 

 

LOS ANDAMIOS DE LA NOCHE

Declaro que salir a la calle
resultará anacrónico esta noche
descender las escaleras
dejarse lamer los ojos los oídos
por las aguas albañales de tu nombre
mudarse a una nube y no saludar a los vecinos
cumplir años rodeado de incienso y de violines
masturbarse con rabia o por rutina
también será anacrónico
sobre todo cuando llueve por cansancio
y la lascivia del invierno trepa
la desnudez erizada
de unos muslos adolescentes
hasta torcer su risa multicelular.
Lo siento por los muros
por la eternidad penitente de sus grafitis.
Lo siento por las celosías de mi espalda.
Declaro que salir a la calle esta noche
resultará, sin dudas, anacrónico.
También serán evanescentes
las sucias escaleras de tu nombre
tus dientes de morder el hambre
la sangre que le suda a tu memoria.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 24, 2015 en Cráneos, Cuba, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,