RSS

Archivo de la etiqueta: Chile

Cráneo #128: Mattias Tello

13814494_10209389717320553_260554306_n



 

Mattias Tello (1995, Arica, Chile)

Estudiante de Licenciatura en Lenguaje de la universidad de Tarapacá. Dirige la revista literaria Piscola con Ron. Sus textos han sido publicados en las revistas Powderzine (Australia) y Botella Náufrago Azul (Chile), también en la antología Muestra literaria de Arica y Parinacota. Tomo II (Cinosargo). Actualmente es coeditor de Maki_naria Editores, editorial chileno-boliviana por la cual publicó su plaquette Tierra Roja.



Revelación de una máscara

Un día me pregunté qué hay detrás de la máscara de soldar
Y encontré la interrogante en la mirada de un buzo

Detrás de la máscara de soldar hay ojos cansados
Como rocas que sueñan con ser espuma

 

 

 

 

 

 

 

***

 

Una vez, en Puno
Golpeé la mesa cuando un borracho se te acercó
Una vez, en Tacna
Golpeé la mesa cuando un borracho se te acercó
Una vez, la primera vez, en Arica
Nos golpearon la puerta
Me dijeron que no se permitía mi estadía en el albergue
(pero en verdad me dijeron “sal del hostal antes de que llame a los pacos, conchadetumadre
y ¿dónde chucha está José Villanueva?)

 

 

 

 

 

 

 

***

 

Dijiste en uno de nuestros primeros viajes Antofagasta
Que la poesía no sirve para nada y por eso te gusta
Solo yo entendí tu chiste.
Luego, cuando me preguntaron a mi
Puse mi brazo en tu hombro y disimulé un beso
Tomé tu mano
Miré al público y dije
La poesía es una de las pocas cosas en las que soy algo bueno
La poesía me sirvió para esto

 

 

 

 

 

 

 

Humberstone

En el centro los muebles son caros y el hermano de Don Alejo corta vigas
Me duele la cabeza y es de noche
En las plazas sin cemento ni asfalto, solo arena y bancas
Hay una bomba de vacío
Compro chatarra dice la flecha
Hago fletes dice un cartel pero al verlo me duermo y sueño
Con un cementerio de autos
Donde busco una llave con Don Alejo mientras él
Al intentar llorar derrama aceite
Diciéndome
Ven y dame un abrazo, hijo
Perdón el olor a fierro
Estaba pensando en tu abuelo

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #118: S. Alfsen-Romussi

 

12915159_1301539193193223_369276543_o



 

S. Alfsen-Romussi (Valparaíso, Chile, 1981)

Poeta, artista visual y mochilero. Ha publicado los poemarios Totémesis (2009), Enteógena (2011), Metamérika (2012), Supernaturaleza (2015) y Paraísolyrik (2016) por JC Sáez Editor. Actualmente reside en Santiago de Chile.



 

 

CAOPTICA: AERODINAMICA DEL VERBO AUREO Y
ANARQUETIPO

i. Ave través los campos sinestésicos (neoparaje). Vuela. Verbo
de virtualidad las aéreas extensiones se compactan en un solo

ángulo espontáneo, desdoblado en la curvatura surca

del espacio negativo (contracampo) hacia

la

copia de la realidad /diagrama la espiral de una alegoría rítmica
la

intemperie de este límite y aleteo de las escisiones /lente del
vértigo desemboca su constante coincidencia como ilusión de

retorno y corrimiento de

albedrío,
o sea los bordes de cualquier distancia sean bordados al

                                                                                                                        [haz

 

 

 

 

 

 

 

ARTE CIENTIFICO O DE LA NATURALEZA
TRANSFIGURADA EN LENGUAJE

i. Un coeficiente perceptual inane se alegoría entre el claroscuro
hieratismo de la espontaneidad y fuera un calmo pacto lingüístico

el

azar infinitesimal desde la

estructura del triángulo hasta el sentido de la vista, esto es: un

pájaro ideográfico

bordoneaba los contrastes simultáneos de la relatividad como el
acto estético de una estructura espiritual estelando la vegetación

irrealizable. Un

diseño inteligente no teísta entonces era el albedrío libre imbuído
en

cualquier verbo, luego la autocreación de todas las cosas, la obra
de arte anulada, la

lengua cibernética de la physis, la

ima-
ngen.

(ARS ADN.N.)

 

 

 

 

 

 

 

iv. Un aparato estético vivo acertija sus funciones a la idea del

estado de derecho. Se
depresa de lo sublime turístico. Metamorfa el gen. Incesta el
[croma.

Este espejismo laxo e insubordinado como un Sísifo de horizonte
[germina
desde el

raso
rocío
respiratorio

de nuestro
cuerpo enfermo y asperja su bondad parasitaria través la
[politonalidad
del plano.

Entonces sea la sintetización del fruto través la ley de la luz
como

la disolución de la individualidad y

objeto de la poesía.

 

 

 

 

Textos tomados de Paraísolyrik (JC Sáez Editor, 2016)

 

 

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #114: Marcela Parra

11995495_395114230689062_1358104346_n



 

Marcela Parra (Temuco, Chile, 1981)

Ha publicado dos títulos en Chile: Silabario, Mancha (2008) y Ambulancia (2010), reeditados en España (2012) y Argentina (2010). Obtuvo el premio Enrique Lihn en el “XXIX Concurso Nacional de Arte y Poesía Joven” (Universidad de Valparaíso) y recibió las becas Fundación Pablo Neruda y Beca de Creación literaria del CNCA para escritores emergentes. Poemas suyos han sido lanzados sobre las ciudades de Berlín y Londres por el colectivo Casagrande. Ha sido traducida al inglés y al alemán, antologada en revistas y libros en Chile, Argentina, Perú, México, Inglaterra, España y Alemania.

En el ámbito musical, es compositora e intérprete. Como tal, éste año lanza su LP Astronautas en la playa (Banana Récords). Es también bajista y vocalista de la banda de rock Clarens.



 

BREVE HISTORIA DE LAS PERSONAS EN OCHO PASOS

Observen a las personas:

1)         Esta es una persona escribiendo
así escriben las personas.

2)         Lo que escribe una persona puede ser escuchado por otra
observen cómo escuchan las personas.

3)         En el siguiente verso imaginen a las personas saltar
(una persona puede impulsar su cuerpo contra la ley de gravedad).

4)         Así como salta una persona cae
observen caer a la persona.

5)          Una persona puede hablar y moverse, cuando una persona pasa
produce un leve escalofrío en otra persona:

a) Una persona puede llegar a violentarse por otra,
una persona tiene boca.

b) La boca de una persona puede exhalar un conjunto de fonemas.

c) Una boca y sus fonemas pueden mutilar la respuesta de otra boca.

d) Una boca y sus fonemas pueden incitar la violencia.

X ej:

El tímido aleteo de R. Mutt puede generar tarjados en Juan.
El tímido aleteo de R. Mutt puede generar casas sin puertas
con personas extraviadas que las habitan
por ausencia.

6)         Una persona cae y deja caer:

Una persona puede producir el viaje en una gota de aceite
una gota de aceite
no cae por la gravedad,
una gota cae porque viaja hacia el futuro.

7)         Las personas saltan, escuchan, caen y escriben:
Para tarjar una escritura, las personas
hacen viajar el lápiz de derecha a izquierda,
observen a las personas viajar por medio de su lápiz.

8)         El conjunto de viajes de las personas
produce una combinación exacta
que sirve para abrir cualquier nombre o apellido, ciudad
o país, color o cosa, animal o fruta.

a) La combinación producida por el conjunto de personas
suele llamarse historia

b) La combinación producida por el conjunto de personas
va en perfecta armonía con el mundo
y su desaparición.

 

 

 

 

 

 

 

VILLANAS

Pude ser la chica de los calendarios de Capel
que mi tío regalaba a mi papá en los ochenta.
La misma del taller de bicicleta del abuelo
la novia imaginaria de mi hermano
esa que mi prima dibujaba.
El vecino de la casa #640 me lo dijo
él me vio crecer desde la edad
que tienen sus dos hijas ahora
(de vez en cuando juego con ellas).
En la villa nos encuentran ricas a todas.
¿Será por el uso de material ligero
formando pliegues en casas y faldas?
¿Será que su metáfora no es el caviar
sino la Fanta con tacos de mortadela?
Qué calendario ni qué vecino.
Con mis hermanas a esas desnutridas
les declaramos lenta guerra.
Borrando sus dientes con lápiz pasta
poniendo bigotes y juntando cejas
porque mi madre rellenita cocinaba frente a ese muro.
A fines de diciembre el calendario daba risa y pena.
Sin embargo cada enero, con enemigo renovado
cargaríamos nuestros lápices para la próxima contienda.

 

 

 

 

 

 

 

UNA PIEL DE OSO DESPIERTA EN EL PLATÓ

Diluviaba entre los libros: el derrumbe de letras formó nuevos accidentes y ya no se supo qué cosas eran del plató ni cuáles del contenido de los capítulos:

El oso sumerge su cabeza en el aire
olfateando la membrana de agua densa
que sella la superficie de los floreros
donde patinan fragilísimos insectos
hasta rota la frontera del equilibrio.

Su olfato capta el movimiento
de plantas domesticadas por la luz
contenida en un vaso que soporta
el estallido diario de una pastilla efervescente.

Persiste en esconderse entre la pena
de los sauces que rodean el patio
como lo hace una familia de arañas
atravesando la cornisa del portón.

Nada se pierde en los orificios de los quesos.

Sobre el sillón; el número mensual de la revista
y en ella: la vieja pornografía de los burkas.

El fantasma de la casa quiere dar a luz
en un beso que le permita respirar.
Un puñado de monedas planea
fugarse por la ranura de un chanchito de greda
y se evapora el color de los calcetines
en la cuerda.

Secretos infantiles fermentan
sellados al vacío en las conservas:

– Hice lo imposible por quedarme.

– Necesitaba ser corregido con amor.

Un cable sale de la espalda de los niños.
Con la otra punta amarrada a la madre
mide su recorrido desde el nacimiento.
Los años se estiran, se enredan
arman figuras entre los muebles.

Los niños arrancan, saltan su propio cable
que les desmiembra y no se rompe.

A veces suelto
otras tenso, los jala hacia luces que se apagan
mientras tiran hacia aquellas que se encienden.

Nacieron clavados a la imagen del espejo
a las costumbres locales de un ombligo que no existe
si no para ser un castigo; un recordatorio del cable.

El padre vuelve
mientras más viejo, más temprano se despierta.

Aprovecha la última gota del día
antes de la noche
que siempre trama a sus espaldas
cuando se oculta la artimaña
del cielo público
donde flota una esfera incandescente
que su partido acordó llamar Bandera:

–Ya quitado el rostro de la calle
quiero ser otra mente en otro cuerpo
y ése cuerpo en otro mundo
con la mente en otra parte de ése cuerpo.

No comprende a la ropa que le espera
aplastada a los pies de la cama
conservando el esqueleto del vacío
que asoma por las mangas y el cuello.

El dios Botón a veces salta del ojal
abriendo en su estómago una puerta blanda
que separa la noche en mar y cielo.

Cruzo un poro.

 
1 comentario

Publicado por en mayo 23, 2016 en Chile, Cráneos, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #94: Daniel Olcay Jeneral

cort2205146

Daniel Olcay Jeneral (Arica-Chile, 1990)

Psicólogo. Publicó “Asfalto_” (Cinosargo, 2013; 89plus/LUMA Publications, 2014). Poemas suyos integran las antologías “Tea Party-Antología Trinacional: Chile/Perú/Bolivia” (Cinosargo-La Liga de la Justicia Ediciones,2012), “Predicar en el Desierto: Poetas Jóvenes del Norte Grande de Chile” (2013) de la Fundación Neruda y “Halo: 19 poetas chilenos nacidos en los 90” (J. C. Sáez Editor, 2014).


Acompañando a mí sombra II

[Prosa]

El cielo cóncavo y pixelado [>X:\desfragmentando disco]

Arden los ojos debido a los patrones de radiación.

La MacroLuna vigila desde lo alto la sincronía en la Tierra

y

El Viejo-Ramírez contempla desde la cuneta, sentado en las afueras

del Parque Industrial, la estructura colosal de la simetría histórica.

* *

Escena del crimen: El cuerpo reventado de un gordo con apellido importante_ es como si algo hubiera salido de sus entrañas_ / La pelirroja con tetas MultiProtónicas_ novia del gordo_ cuerpo de teen-cara de puta_ / El pajero mirón con insomnio_ testigo clave_ manos sudorosas_ / Las viejas del vecindario_ viejas de mierda en busca de atención_ / Soldados de la Gran Máquina_ chupapicos con la bandera clavada en el culo_ / La Niña-con-pecas-en-el-rostro observa desde su ventana_ Ella sueña con Satán_ Satán tiene ganas de culear_ / Cromosoma delator…

* * *

[Z me dijo:

Hueón, tuve un sueño re loco… y estabas en el. TÚ eras un niño]

* * *

<< La nostalgia-de un-soundtrack-mnemotécnico>>

You say you want a revolution… compras agua embotellada porque desconfías del agua de la llave. Cada vez que tomas una ducha tienes miedo a quedarte calvo / You say you want a revolution… e inventas un viaje hacia ninguna parte con tus pocos amigos. Te crees la última actualización hackeada de Kerouac pero tus amigos no quieren viajar y tú no sabes conducir / You say you want a revolution… y memorizas las frases de tus héroes de contrabando / You say you want a revolution… y toda tu puta vida depende de un password / You say you want a revolution… pero te has convencido que ya no eres un niño / You say you want a revolution…

y el Viejo-Ramírez…

alguien ha visto directamente los ojos del Viejo-Ramírez?

Bifurcaciones

Emil nació mudo. Vivió su infancia junto a un Robot v77. Fue criado como hermano de la máquina. La máquina fue programada como hermano de Emil. Ambos tienen un gato llamado Schrödinger. Al gato le falta una oreja. Está viejo.

Es el año del perro. Robot v77 sujeta el arma apuntado al cráneo de Emil. Este le ordena con señas a su hermano que jale el gatillo. Robot v77 visualiza los parámetros del movimiento rotario de las partículas subatómicas del arma: No dispara >> El hombre muere, en algún universo >> El hombre vive >> El hombre continúa siendo hombre y muere.

* * *

Schrödinger siente y experimenta la muerte exponencial, a través de los ojos de Emil. Schrödinger lame su entrepierna con soberbia ante la inmortalidad propia.

* * *

“El deseo de morir era lo único que me importaba; por ello he sacrificado todo, aún la muerte”

[Ciorán]

Pies ensangrentados

>X:\ENTER CODE: R227\_ █

El Maniático-Prófugo observó al rostro del mundo

desfigurarse poco a poco;

asfalto pintado con sangre, lleno de costras

y carne enmohecida.

El Maniático-Prófugo se encontraba en lo alto de El Domo.

La gente en la calle lo observaba, reía, aplaudía y lanzaba monedas al interior de un sombrero.

* *

#Enlace:

Código abierto / La conexión (((de orden superior))) / Failure / Info Blaster / Colonia de gusanos en la Terminal / Follow the white rabbit… / Residuos de la simulación / La estructura mecánica del sueño / Anomalía en la programación / Código abierto

* *

[>X:\run process]

La ciudad exhibe con orgullo cada vena hinchada en su cuerpo.

Felicidades señora, Ud. ahora es madre de tres hermosas víboras.

[>X:\loading… please wait]

#Las diversas posibilidades de la frag m en-

tación se comprimen en un solitario enlace.

 

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #79: Francisco Ide Wolleter

12071411_10206262353651957_689668999_n

 

Francisco Ide Wolleter (Santiago, Chile, 1989)

Fue becario de la Fundación Pablo Neruda en 2010. Ha publicado Observatorio (Ediciones Corriente Alterna, 2011), Yakuza (Cinosargo Ediciones, Arica, 2014; Yerba Mala Cartonera, Cochabamba, Bolivia, 2015), Poemas para Michael Jordan (Luma Foundation, Zurich, Suiza; Ajiaco Ediciones, Santiago; 2014), Noreste: La vida peligrosa. Antología 1985-1990 (Ediciones Lastarria, 2014) en coautoría con Ileana Elordi y Catástrofe (Casimiro Bigua Ediciones, Argentina, 2015).

Sus textos se incluyen en las antologías: Tea Party, Antología trinacional de poesía: Perú, Bolivia, Chile (Cinosargo / La Liga Ediciones, 2012) y en Nuevos poetas de América, poesía joven Chile – Nicaragua (Fundación Neruda, 2013).

En 2013 obtiene el segundo lugar en el Concurso Internacional de Poesía Lamas Médula (Buenos Aires, Argentina). En 2014 obtiene el Primer lugar del Premio Roberto Bolaño en Categoría Poesía, Premio Especial en Categoría Novela, y el Premio Municipal Toribio Larraín.


 

Scanners

 

Pruebo las sandías que venden en la feria:
hay que trozarlas con cuchillo carnicero.

Allá las cosas son menos salvajes hay más
control: las sandías no tienen pepas.

Dispararle con metralla a una sandía en Sudamérica
es infinitamente más realista.

Ahora pienso que cuando ametrallé la cabeza
de Yoshida “el-hijo-de-puta”
fue como ametrallar una sandía sudamericana:

la cabeza estalla
en pirotecnia de pulpa, pólvora y ceniza.

 

 

 

 

 

 

Instant Karma

 

Un poeta coreano dice que todo poema
es de amor y que
no pensar en la muerte es
no apreciar la vida.
Hay cosas por las que sería un goce y un honor, morir.

Tú eras un árbol delicado.
Era precioso ver la lluvia sobre tu pelo.
Las gotas rodar sobre tu frente.
Era la floración de la lluvia sobre tu rostro, Yasunara.
La sombra de la primavera frotándose sobre tu piel
como un felino.

Yo me condenaría feliz a la rueda del samsara
por ver tu rostro bajo la lluvia, Yasunara Satori
durante eones de tiempo
aunque sea en la forma de un insecto o
polvo de polen.

Quizás un día reencarne
en agua y tú, también, agua; coincidimos
nos mezclamos  /  partículas.
Algo nos bebe, calmamos esa sed.
O el sol, vapor (el sol nos bebe), lo que sea.
Una partícula.
Yasu mía
Satori mía.
***Textos tomados de Yakuza (2014)

 

 

 

 

 

 

I

la tersura porosa del balón
me hace pensar en la piel humana

nostalgia por el contacto
aunque el contacto sea siempre ilusorio:

lo cierto es que estamos formados de átomos
hechos de vacío
y que los átomos se repelen entre sí

por eso no nos mezclamos con las cosas
por eso cuando tocamos
realmente no tocamos nada

 

 

 

 

 

 

XIV

en mis salidas nocturnas
a veces me topo con Bob Dylan o Snoop Dog
vecinos que también trotan de noche
por estos barrios periféricos y marginales
en que vivimos los que ganamos dinero
desproporcionadamente

nos miramos de reojo como un tigre que mira a otro tigre
en la oscuridad del zoológico vacío
y lo ilumina

***Textos tomados de Poemas para Michael Jordan (2014)

 
 

Etiquetas: , ,

Cráneo #73: Gladys González

12319753_10154617390363306_1066394183_n

 

Gladys González (Sanriago, Chile 1981)

Licenciada en Educación con mención en Castellano por la UMCE, diplomada en Fomento Lector y Literatura Infantil y Juvenil por la Pontificia Universidad Católica de Chile y doctora (c) en Letras y Filosofía con mención en Filología Hispánica por la Universidad de Valladolid. Ha publicado Calamina (Libros La Calabaza del Diablo, 2014); Última Noche, reedicióm ampliada (Ediciones Liliputienses. 2012); Última Noche (Ediciones Liliputienses, 2012); Hospicio (Ediciones Inubicalistas, 2011); Vidrio Molido (Libros La Calabaza del Diablo, 2011); Ninguna Palabra, antología (Pajarosló, 2011); Aire Quemado (La Propia Cartonera, 2010; Yerbamala Cartonera, 2010; Libros La Calabaza del Diablo, 2009); Gran Avenida (Ediciones La Calabaza del Diablo, 2005; Yerbamala Cartonera, 2010) y Papelitos (Eloisa Cartonera Ediciones, 2002).


 

vidrio molido

el aire de esta casa
se vuelve repulsivo

soy un trozo de carbón
ovillado y ardiendo

solo logro
perder el equilibrio
y caer hecha cenizas
tiznando esta cama
esperando más dolor
envuelta en analgésicos
y botellas
de agua mineral

solo puedo
levantar la cabeza
para ver esta escalera
angosta y pequeña
en la que todas las tardes
la luz se extingue
oscureciéndolo
aún más
todo

quisiera desaparecer
en lo negro
adherirme a la pared
perder los sentidos
sentir la noche
en sábanas limpias

meter la mano
dentro de mi cabeza
y cubrir
con los ruidos de la calle
los túneles de esta memoria
quiero que el tiempo pase
que la sangre de mi brazo
ya no sea
un hervidero mutilado

quiero abandonar
este colchón
en el suelo
esta habitación
esta miseria

cuando cruce
la puerta de escape
nadie
volverá a comprarme
por un baño caliente
papelinas
y alcohol

nadie
volverá a levantarme la voz
ni tocarme
como si fuera un cadáver

nadie
puede enseñarme
lo que es caminar
sobre vidrio molido
lijando
las aceras
con la palabra
sobrevivencia
lentamente
desapareciendo.

 

 

 

 

 

 

 

despedida

me recuesto en la cama
mirando el techo

estas murallas
llenas de papeles adhesivos
escritos
tachados

abro
y cierro los ojos
encegueciéndome
con la luz de la ampolleta

salgo y entro al pasado
sin deseos de hacerlo
como un efecto
de esta despedida
que no tengo deseos
de perseguir

estiro un brazo
y observo mi mano
su aspecto
no es el que recordaba

una mano huesuda
venosa
los dedos engarfados
las uñas amarillas
tres nudillos rotos
el temblor intermitente
del alcohol
y la abstinencia

no tengo deseos
de jugar en la oscuridad
solo quiero estar aquí
observando
mi mano

las citas y fechas perdidas
que alguna vez
me comprometí a cumplir
y que dejé abandonadas

quiero dormir
hasta el día siguiente
sin despertar con resaca
con los ojos pegados
por la pintura negra
y los labios quemados

ya no quiero
estar en batalla
conmigo misma
tan sólo quiero
no levantarme de la cama
descansar
de estos últimos años.

 

 

 

 

 

 

 

última noche

me hablas a mí
de hombres oscuros
que llegan
a la barra de los bares
pretendiendo beber
a costa de quienes
guiñan el ojo
en la presa equivocada
y terminan arrastrándose
hacia la puerta
tarareando cuchilladas
entre los dientes

me hablas a mí
de hambre
cuando solo el olor
del aceite
de los mercados
saciaba el apetito
y daban ganas de llorar
por el asco

me hablas a mí
del miedo
de la paranoia
del terror
a entrar
en una cabina telefónica
para esperar un automóvil
con las marcas de la muerte

no me hables
de lo que se siente
cuando te rompen el corazón
después de bajar la guardia
y el sudor
te arrastra bajo tierra
a un pozo encementado

no me hables
como si fuéramos niños
dejando migas de pan
en las calles
para encontrar el camino
a la cordura

sólo encontramos
hoteles sucios
y malos negocios
al guardarlas en los bolsillos

déjalas ahí
para que sean alimento
de las cucarachas
que se esconden
entre las fisuras
del concreto

no me hables
mientras bebo
no me interesa
escuchar a alguien
decir lo mismo que yo

-mirémonos
en el espejo de los licores
una conversación silenciosa-

observa a los demás
todos sienten lo mismo
un perro rabioso
les arrancó el amor
de las manos

ninguno
tuvo el valor
para mirar de frente
a la eternidad

ahora
se quejan
como tú lo haces
de que nada tiene sentido
de la desilusión
del desencanto
de las formas en las cuales
se suicidarán
para vengarse

no me hables
de segundas oportunidades
porque son
las que siempre
duelen más

si quieres
improvisamos una canción
para que todos puedan llorar
mientras reímos
sarcásticamente

si quieres
golpeamos las mesas
de esta cantina
o subimos al centro
a buscar balas perdidas
en las esquinas

porque da lo mismo
ya no queda nadie
a quien le importemos

no me hables
de hijos
de llevarme lejos
y protegerme
de mí misma

no me hables
de la civilidad
de los trenes amarillos
de la seguridad social
del frío
que hace explotar
las tuberías

yo soy un mounstruo
y esta selva
de boxeadores viejos
es mi jardín secreto
y mi familia

no me hables
de corazas
de rencores
de odios

yo
sólo tengo
mi reputación
que es la llave
para que las navajas
silben en el silencio
que dejo
tras de mí

no me hables
de amor
de seguirte
a otras ciudades
de conseguirme empleo
y matrimonio

yo solo
voy detrás
de quien me siguió primero
de quien me cuidó
y me dio un lugar
en su pobreza
de quien trinchó
con sus dedos
los trozos de vidrio
de mi destilado
para que siguiera bebiendo

no me hables
por favor
que duele
tanta falsa rudeza
y los amigos van cayendo
uno a uno
enredados con la saliva

esto
es lo que dejaste
para cultivar

esto
que te asusta
demoró años

en volverse
tan severo
tan crudo
tan inclemente

no te acerques
muchacho

que las luces rojas
de este barrio de negros
comienzan
a caerte encima
ya no eres invisible
cuando caminas
junto a la grasa

estas arenas movedizas
solo son
para los que tienen
un cajón desvencijado
lleno de promesas
de la peor clase
para no naufragar

para los que arden
en el reflejo de los cristales

de un hotel

durante una tormenta eléctrica

sin saber nada

el uno del otro.

 

 

 

 

 
1 comentario

Publicado por en diciembre 10, 2015 en Chile, Cráneos, Poetas de los 80's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #72: Christian Hennings Valenzuela

 

11083609_10204053136157749_7957867073813463468_n

 

Christian Hennings Valenzuela (Santiago, Chile, 1994).

Estudia periodismo en la Universidad de Chile. Sus escritos –crónicas y poemas- han aparecido en diversas revistas de Internet como Digo.palabra.txt, ConTintaNegra y Otro Páramo.

 

 


 

Nonsense

A Albert Camus

En camimo a un ridículo baile de sonámbulos
voy despierto
pero a bailar como el que más.

 

 

 

 

 

Bibliocleptómano

Que el bolsillo trague las hojas
mientras se esquiva cada volteo con agilidad
para escapar con el corazón bajo la lengua
para correr bajo un cielo vertiginoso
para entonarse bajo las cómplices paredes del bar la Unión.

Sabino, una jarra de borgoña, por favor,
antes que me rompa el pecho este prófugo palpitar.

 

 

 

 

 

 

Abstracción

Sin saber fumar siquiera
traigo en mis pómulos la contemplación del fumador
y mis palabras no son más que la vellosidad del silencio
que ha merodeado este caminar durante veintiún años.
En parques bulliciosos
dejo dormir el mentón sobre mi palma
y entre tequilas y guitarreos
la miopía me dificulta saber quién a lo lejos me saluda.
Hoy parece que es Sofía, la misma que cortejé años atrás,
cuando intoxicado en inocencias
creía que un poema sincero abría piernas y corazones.
En aquel entonces ignoraba
que el verso era una serpiente de fuego
y el poeta, la polilla sedienta de fulgor
que coquetea con esas flamas alargadas
para evitar incinerarse.

No, no era ella
y tampoco era a mí a quien saludaban.

 

 

 

 

 

 

 

La presidenta está exaltada

La banda reposa sobre un estante de mármol.
Al lado izquierdo hay fotos de un joven.
Al derecho un Bailey recién comprado.
Cierra los párpados, suspira largamente.
Desploma un brazo sobre el cubrecama
mientras atrinchera la palma dentro de sus bragas.
Aprieta las muelas con furia.
En sus evocaciones
las encuestas han perdido la importancia
que diversos torsos esbeltos acaban de obtener.
Es hora de darse un gustito, concluye
mientras piensa en Alexis Sánchez
y de cómo la abrazó semidesnudo
en los camarines.
Sonríe.
Las yemas de sus dedos son poseídas por una fuerza superior
y giran alrededor de un punto ciego.
Exaltada, la presidenta está exaltada
percibe como sus paredes se humedecen
mientras comprende que es tan sumisa como cualquiera
Sus lentes tambalean encima del velador.
Su respiración se vuelve entrecortada.
Su rubia cabellera se agita como plumero.
Pero su dedo corazón e índice
no dan tregua y se siguen mareando
al son de la noche y la soledad
con que la siempre
la ha amordazado
el poder.

 

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 7, 2015 en Chile, Cráneos, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,