RSS

Archivo de la etiqueta: Juan Zermeño Posadas

Cráneo #9: Juan Zermeño Posadas

fotodeperfil

Juan Zermeño Posadas (Monterrey, México, 1991).

Poeta, crítico literario y editor de la revista Kátharsis XXI. Estudiante de la licenciatura en Letras Mexicanas en la UANL. Cofundador del colectivo SlamPoetry Monterrey. En 2013 obtuvo el primero y segundo lugar más una mención honorifica en el Certamen de Literatura Joven Universitaria de la UANL. Su trabajo aparece en las antologías Poetas Parricidas -Generación de entre siglos- (Cuadrivio, 2014), Palabras de emergencia: poesía joven desde el asfalto (Ed. Regia Cartonera, 2013) y Los volátiles (Juanita Cartonera de Chile, 2014), así como en el CD “Antología de Spoken Word regiomontano” (SlamPoetry Monterrey, 2013). Ha colaborado en revistas impresas: Interfolia, Papeles de la Mancuspia, Clítoris y KXXI, así como en el suplemento Laberinto de Milenio Diario Nacional. En la página web española “Tenían 20 años y estaban locos” coordinada por Luna Miguel con el poema PoeObama, siendo éste traducido recientemente al inglés por Kevin Cole, y otras páginas web como Círculo de Poesía, Órfico, Los poetas del cinco, Nuestra Aparente Rendición, Letrina, entre otras. Actualmente coordina el taller literario de la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL y mantiene el tumblr misodaesdedieta.tumblr.com.

______________________________________________________________________________________________________________

iPhrometeo : tongue around dogs my word tour

 

 

Vanas son las imágenes que entraña
tu espíritu infantil, santuario oscuro.
Tu numen, como el oro en la montaña,
es virginal y, por lo mismo, impuro.

Amado Nervo

 

y quiero caminar por encima de las cosas diciendo «uy»

con mucho sarcasmo

quiero interrumpir un truco de magia reventando

la pared con una motocicleta

Megan Boyle

 

Yo estuve presente junto al televisor De frente a todos los unplugged de MTV

pero a los ratones antropomorfos que habitan los edificios

y agitan los fajos de dólares poco les importa mis dedos y mi habilidad

para recrear los excesos juveniles de mis padres como si

la facilidad fuera mi virtud y me dicen que yo no fui cagado por ningún dios

en el último verano que estuve libre de la escuela y del sartén de mi madre

me dediqué a encontrar el equilibrio entre las drogas y mi lengua:

supe que mi cuerpo me traicionaba para estar con otros

caía de cabeza en un vaso de whisky en las rocas     Caí

en una depresión sin precedentes en el universo de mi mente: Rimbaud

era un amigo imaginario al que su familia y su tiempo

habían expulsado y adentro de mi cráneo le di asilo pero me nubló los

ojos de un nuevo amor blanco y no pude ver lo que pasaba frente a mí

me dijeron que ningún poema era de verdad o afín y mientras se volteaban

para reírse de mí vi como el hombre contemporáneo era

una alfombra que se levantaba para esconder el polvo de la Historia:

como si encontraran atractivo el húmedo papel rojizo de mis ojos endiablados

me pusieron en la mano más frascos de pastillas y yo no pensaba

en nada más que morder la mano que me daba de comer Entonces me llamaron

intelectual y mientras dormía me colocaron una guitarra en los brazos

tomaron miles de fotos y de pronto todo lo que odié se convertía en un espejo

y me miraba(n) en las redes sociales y en los panorámicos de las carreteras

americanas anunciando los últimos grandes triunfos del consumismo

De pequeño planeaba viajar a la luna pero nunca me preocupé por abrir un libro

Así cerrados me parecían más estéticos y  duros y útiles a la vista

quizá por eso en la escuela tenía muchos amigos y los maestros me colocaban

una estrella de belén dorada en la frente para persuadir a los demonios

de Freud a que fueran tras ella con el falo desenvainado directo a mí culo

Un buen día todos me encontraron fuera de mi rostro Quise correr

para perderlo todo y adrede olvidé atar las agujetas de mis tenis

intenté -en serio que lo intenté-

vencer el tiempo a través de la velocidad Seguir de largo sobre los siglos

hasta que la noción del Hoy fuera cada vez más cercana a los griegos

y en la intersección de mi vida con la de alguien más siempre opté

por fingir que mi cabeza estaba hueca

¿acaso los dioses no se sientan en el retrete?

desde que era más pequeño los dioses aprendieron a no engañarme:

sabían que en cualquier momento tomaría el fuego

para algo más que prender un cigarrillo o los recuerdos maternos: la edad

era corta no sólo para mí si no para la Tierra en sí

quizá la Verdad se abrió de piernas en un baño público y parió todo

lo que conocemos como naturaleza pero hay un puño

que obedece el dictado ve y toma el librito que está abierto en la mano del ángel

que está en pie sobre el mar y sobre la tierra. y ese puño prosiguescribe

un himno en el que se encuentran todos nuestros nombres y a cada

uno le corresponde respectivos adjetivos

con papas y refresco:

he visto volar a los espíritus de los grandes tiranos sí los he visto

ponerse hermosamente eléctricos al quedar atrapados en los altos

postes de luz de las ciudades y he visto como los sacerdotes les mienten

a las amas de casa al decirles que es la misma lluvia pero

que el cielo es diferente y cambia y ha madurado hasta alcanzar una textura

en que las nubes son una primera etapa del suicido general

bajo el extremo cariño de una Luna que nos llevará como dibujos en la piel

pero hoy ya nada importa pues los poemas solo coronan cestos de basura

y los reyes han caído hasta mi altura para decirme

que lo último que queda por hacer es abrir el libro y retirar un solo nombre

entonces es ahí cuando redescubro que el amor viene de mí

pero lo doy prestado y cuando quiero que vuelva para hacer vandalismo

tomados de la mano ya no lo reconozco ni me reconoce

girando el mundo retoma su eje adentro de mi boca y la rabia es apenas

un montón de espuma que los cerdos  antropomorfos pondrán

de adorno encima de su tarro de cerveza o como cereza en su café capuchino

cuando me cansé de estar sentado en la misma silla que mis ancestros decidí

entrar en movimiento y caminé en cuatro patas

ladré para no meterme en problemas morfosintácticos que no me incumbían

y me dijo la Poem Fashion Police que yo no era literato

ni hombre ni mujer ni tortuga ninja: que los sonetos que hacía en la primaria

había pasado de moda Que en la próxima pasarela no podían desfilar

ni de chiste no habría cámara ni cinco minutos de fama Que no Rotundo no

pero que podía salir a jugar con los perros al jardín

y justo dormí cerca de tres milenios para despertar muy muy sediento pero

me descubrí cobijado por una galaxia haroldocampiana entera:

en donde al centro se encontraba un planeta tímido en el que estaba sentado David

y los demás astros eran de caramelo macizo y tuve el coraje suficiente para

pasarles la lengua sin miedo: lambí mi patas y corrí tras mi cola

girando el mundo retoma su eje adentro de mi boca:

y ahora nevermore espero el presagio del Cuervo

pues los árboles han bajado su sombra y entre las raíces veo

toda una masa de posibilidades para que se expanda el sol

hasta debajo de las uñas de los dedos fríos de Gilgamesh.

300

Y con el pretexto de los Reyes

degollaremos a tantos Inocentes cual convenga.

Pere Quart

Imagina ser uno de esos espartanos de frank miller

y ser atravesado una y otra vez

por flechas y lanzas

-respectivos relámpagos de sangre-

o ser tirado de una patada por leónidas a un abismo

-una patada tan fuerte que me arroje fuera de ti-

a veces la locura me vuela la cabeza

-las orejas no me caben en el casco de la idea-

punza en mí la necesidad del cisne

de dar círculos sobre el mismo lago

de solo saberme cisne

porque frente a mí hay uno

porque detrás de mí hay uno

encerrado en la ducha corto las gotas

a la menor mirada

-hay locuras admisibles y tiempos que no existen

si la manija del amor gira en la misma dirección

del agua caliente-

quisiera ser uno de esos 300 pero soy uno:

y contra mí mismo pierdo la guerra

***

Soy el hijo de la sombra y cierro las persianas por respeto pero me aferro

inseguro a la luz

W.S.Merwin

el desconocido de la fotografía y el único que la conserva

escarabajo sobre la abertura del labio

tal vez

sólo tal vez

la luna esté más cerca

el equinoccio

la urbe y sus tendederos de ventana a ventana

incienso y latido de poema

lo que queda es una silueta  a lo lejos

amarga pimienta

piedra con alas

la alfombra se desenrolla alrededor del cuello

ostia al silencio

niño atropellado en la madrugada y arrasado por el polvo

la punta del fuego se torna violenta

De nuevo

poco oxigeno

la traducción al español baila vals en pista de hielo

durazno tajado a la mitad

irresistible

pronto llegara la mañana y las sábanas se calcinaran

a menos qué

se cierra la playboy con un suspiro

otro beso despedaza el cristal a tiempo

Huyan los pezones como pájaros


 
2 comentarios

Publicado por en enero 28, 2015 en Cráneos, México, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,