RSS

Archivo de la etiqueta: Kevin Castro

Cráneo #23: Kevin Castro

10553603_674638995976321_3876177930189156988_n

 

 

Kevin Castro (Lima, Perú, 1993)

 

Publicó el libro de poesía Los tiempos jurásicos (C.A.C.A. Editores, Lima, 2013; 89plus y LUMA Foundation, Zurich, Suiza, 2014). Es editor de la revista Mutantres y C.A.C.A. Editores. Integra la antología 1.000 millones. Poesía en lengua española del siglo XXI, publicada por EMR, CCPE/AECID y Espacio Santafesino para este Festival.

 


 

Poema de mierda mmvii

tengo agua dentro de mi cuerpo
como un cactus
pero no soy un cactus
sabes
veo indígenas diminutos bailar bravísimos sobre tu cabeza
te despeinan
querida
nos da el sol en las caras
y tú me miras como si yo fuera un cactus
te amo con tus indígenas pequeños
quiero decirte
cosas
bañarme contigo
en las cascadas de san jerónimo
tocar tu pelo
y no te digo nada
no te quedarás conmigo
miro tus lentes de sol
tus lunares
tus ojeras por no dormir
miras videos de coldplay en youtube
querida
y yo como tierra todos los días
y tomo una sopa horrible
y quiero que me mandes un sms
porque estaré enfermo mañana
te amo con las piernas
para correr detrás de ti
en los días
en las noches
en las tardes también
pero tengo agua dentro de mi cuerpo
y me evaporo escuchando fix you de coldplay
y desaparezco entre las nubes de mierda
a las que nunca miras

A pesar de los intentos desesperados de la ciencia nadie puede ser un personaje de sci-fi

te he visto
sobre un edificio rosa pastel
arrojando cosas que se quedan suspendidas a centímetros del suelo
tú no me has visto
eres también algo que me gustaría arrojar desde un edificio verde
mirar
cómo tu cuerpo se estrella contra el pavimento
bajar las escaleras
y curar tus heridas
jurarte que no
que no ha sido mi intención que esto tenga que dolerte tanto
te he visto sobre el siglo xxi arrojando cosas que se quedan suspendidas
a centímetros de algo que no sé que es
pero que nace de la rabia seguramente
como todo
y todo es como decir: ‘gracias’
pero diciendo: ‘triste’
sin saber por qué realmente
debajo de todas las cosas del mundo
no sé cómo hacer para que estos lentes nuevos disparen rayos láser en lugar de bloquear rayos ultravioleta

 

 

 

Atemporal Antes eras nada

Eras la página cincuenta y dos del libro. Eras la conjugación de un día nublado.
Eras revolver el guiso con el arroz. Eras tabaco.
Olías a tabaco. Sabías a tabaco.
Eras champagne de diez soles. Eras piedra, papel y tijera.
Eras comezón en los ojos. Eras el odioso bis antes del estribillo.
Eras azúcar. Eras naranja con amarillo y blanco.
Eras manos heladas abrazado un café. Eras febrero.
Eras blues con algo de pimienta. Hoy pareces lo mismo.
Y eso me asusta.

 

 

 

Visiones / Todos los DJs comen vacas pirotécnicas
Era mil ochocientos y tantos
un hombre tocó la puerta de mi casa y me dijo que
yo sería aquél que dibujaría árboles y frutas silvestres
en tu vientre de madera Por ese entonces tú eras como una niña y yo
era como un feto de dinosaurio que te escuchaba decir que tenías frío / querías
que te muerda la nariz Las fiestas eran otras fiestas
la gente se electrocutaba con lámparas ahorradoras \ los chicos danzaban drogados
canciones celestes sobre mesas de patios azules
Era hermoso / también había cosas extrañas las torres gemelas olían a mierda
una mujer con un pájaro dentro del hijo llegó a mi casa pidiendo un plato de sopa
le preparé una sopa de fideos y mientras sorbía el caldo me dijo que
en el futuro los inviernos serían realmente fríos y que por eso debía dedicar el resto de mi vida
a ser trasquilador de ovejas (después aprendí a mirar por un telescopio y
por el huequito del picaporte cómo te bajas tus blue jeans antes de entrar a la ducha)
Eran otros tiempos \ claro
las ovejas eran de lana y los telescopios se conseguían en baratas de esquina
El sol quemaba tanto que nos escondíamos bajo las rocas como alacranes
y yo rebuscaba en los bosques de chaclacayo a ver si encontraba un río
Me mudé allí aunque tú vivías al otro lado de la galaxia y ya no alcanzaba la señal de nuestra
telefonía móvil ni habían transbordadores que llegasen a algún lado
Luego encontré el río y se lo vendí al presidente de la república a
cambio de una línea de transportes para verte tres veces a la semana
Tú tenías una gripe graciosa que te hacía estornudar cada vez que ibas a decir algo
importante / yo te preparaba té con limón y galletas con miel mientras mirabas por la TV
con pantalla LED los dibujos animados (tom alcanzaba a jerry y de un mordisco le
arrancaba la cabeza / era adorable) También jugaba a llamarte por skype
mientras tú hacías la tarea de astrofísica del excel que a mí se me hacía tan difícil y
nebulosa que como no tenía papelitos que tirarte te llamaba al skype
A veces me contestabas la llamada y me contabas cosas verdes azules fucsias y
amarillas mientras yo hacía sonidos raros como de
avestruces o cocodrilos o marmotas o pejerreyes o tapires o cangrejos o cacatúas
Luego hice una fiesta en mi casa / invité a todo aquél que llevase un ave por sombrero
era una idea estúpida aun así bailaste conmigo
(bailamos toda la noche en realidad) la canción de los viajeros que caminan por las
rieles de un tren rumbo a una ciudad de luces y colores y
marihuana y whisky con hielo & dance, dance

Anuncios
 
 

Etiquetas: , ,