RSS

Archivo de la etiqueta: Leonardo de León

Cráneo #41: Leonardo de León

11418481_10204425877103601_30980718_n

 

Leonardo de León (Minas, Uruguay, 1983)

Es profesor de literatura. Estudió cine, y fue guionista y director del cortometraje Pero la puta madre. Colaboró con las revistas Iscariote, La letra Breve, y con los suplementos culturales de Brecha y Caras y Caretas. Fue columnista de libros de la revista Megafón de Bs. As. Ha publicado: No vi la luna (Premio Nacional de narrativa Banda Oriental), Confirmación del aliento (2012, Premio de poesía Pablo Neruda para jóvenes poetas), El Nirvana de Apolo (Premio Casa de los Escritores, 2012) Detrás del murallón de los rituales (Premio Casa de los Escritores, 2013) y dos libros de haikus: La selva en la semilla y Pequeñas catedrales. Prologó el poemario El descuido de Silvio Mattoni.


 

 

Suicida

No aguanto más, vencido me declaro
ante ustedes, los presentes y ausentes
de mi vida. Me han dado suficientes
puñaladas de sol. Si me disparo

tendrán que responder ese descaro
y velar mi bala. Torpes y urgentes
remorderán la duda con mis dientes
atragantados por mi desamparo.

Mi muerte (mi venganza) será larga.
En las fiestas y las conversaciones
sobre los hombros sentirán mi carga.

(Mentira, se reirán, son las razones
que elaboro para olvidar su olvido)
Ya es hora (¡bang!). Me borro con el ruido.

 

 

 

 

 

Intersecciones

Cuando me otoño tú me primaveras
y me praderas mientras me colinas
te barco entera cuando me marinas
te viento fuerte si me cordilleras.

Te nido cada hueco si me hogueras
te astro los rincones si me estrellas
te paso y peregrino si me huellas
te útero si tú me calaveras.

Si yo te manicomio, me locuras
me aguas por los ojos si te río
me hiedras mientras yo te escalofrío

te verso cuando me literaturas.
Te apetito, me bocas y me ancianas
te ocaso y cada noche me mañanas.

 

 

 

 

 

 DOS
Mirar con el ojo sereno del tornado
mientras el mundo gira y se deshace.
Ser el centro imperturbable del caos
que llora el espiral de los escombros.
Hacer de la vida un túnel que se tiñe de polvo
y equidista la pupila:
feroz calidoscopio de la nada.
Sentir por última vez
la arrogancia de mirar lo que te queda.
Prolongar la fiebre hasta que arda
y se ahogue en la inercia de su fuego.
Flotar como un recuerdo
y al final
cerrar el párpado redondo del tornado.
Dormirse para nunca haber nacido.
Morir enteramente:
sin un mundo al que volver
de tu sueño o pesadilla.
Ser el último testigo de tu aliento:
nombre sin objeto
aire sin lugar.

 

 
1 comentario

Publicado por en agosto 15, 2015 en Cráneos, Poetas de los 80's, Uruguay

 

Etiquetas: , ,