RSS

Archivo de la etiqueta: Luis Eduardo García

Cráneo #29: Luis Eduardo García

 

11234983_10153291186574169_7969394572925001715_n

Luis Eduardo García (Guadalajara, México, 1984)

Es autor de los libros La música alejándose (ICA, 2008), Pájaros lanzallamas (Tierra Adentro, 2012), Dos estudios a partir de las descomposición de Marcus Rothkowitz (Tierra Adentro, 2012), Intrucciones para destruir mantarrayas (Filodecaballos, 2013) y Una máquina que drena lo celeste (Zindo & Gafuri, Buenos Aires, 2014)

Es uno de los administradores del blog de poesía contemporánea http://transtierros.blogspot.mx/ y es miembro del consejo editorial de la revista Metrópolis. 

Mantiene el blog personal http://pajaroslanzallamas.blogspot.mx/

 


 

 

UN PLACER ATENDERLO

 

Buenos días
soy el señor L. y quiero ofrecerle
un poco de calidez humana y
una tarjeta color dorado equivalente a respeto
a que su vida no es un desperdicio de esperma


puede usarla en cualquier sitio
en el infierno
incluso
comprar sexo duro
lindas amistades
montones de autoestima
todo
sería perfecto con ella

espléndido

le comunico a mi horrenda compañera de voz excitante
para que tome sus datos.

 

 

 

 

Amor

 

Dentro de poco
seremos muy felices

el amor vendrá en cápsulas
de 500 miligramos
y podrá tomarlo quien sea
(excepto embarazadas y alérgicos
tal vez)

habrá inyecciones de efecto inmediato
y supositorios de uso rudo

cada uno llevará un poco a cada viaje
a donde sea
Lovecicilina® de Bayer o Amoril® de Pfizer

estaremos tan bien
que no necesitaremos de nadie.

 

 

 

 

CANCIÓN DEL MISERABLE

 

Hay una confusión. No me buscas a mí buscas algo más bello, algo
más misterioso. Yo soy un compendio de pensamientos absurdos:
el amor no existe es un tentáculo imaginario
no somos reales, somos
emanaciones de la mente de un animal a punto de extinguirse
 no somos reales

no debes establecer lazos conmigo
soy miserable y pienso que eres más vana que un cometa.
En un año sabrás que soy una acumulación de tardes
y tardes de furia
que todo en mí está hecho de un odio compacto y helado
pero será demasiado tarde:
tendré un hilo invisible atado a tu espina dorsal
tendré un hilo invisible y muy fuerte atado a tu espina
dorsal tiraré del hilo invisible por diversión cuando todo esté oscuro
y luego insultos
y lágrimas mientras digo: “tu cuerpo es bello, pero una lata vacía también lo
es”

y te aplasto por no haberme escuchado.

 

 

 

 

Demasiados comerciales de preservativos

 

La gente horrible no se ama.
El amor sólo puede habitar entre cuerpos macizos
y dientes sin caries

nunca lo hará entre oscuros bichos mórbidos
con cabello reseco
ni en lisiados. Todos saben que se alimenta de estilo
y de abdómenes bellos.

En los ancianos no.
En los enfermos no.
Las personas de baja estatura no aman nunca.
El amor es exclusivo de individuos con ritmo y ojos claros.

Para la gente horrible existe el odio.

Anuncios
 

Etiquetas: , ,