RSS

Archivo de la etiqueta: Luis Reynaldo Pérez

Cráneo# 184: Luis Reynaldo Pérez

perez

 



 

Luis Reynaldo Pérez (Santo Domingo,  República Dominicana, 1980)

Poeta, editor, gestor cultural y curador de arte dominicano. Tiene estudios (inconclusos) de Relaciones Públicas, Periodismo, Letras y Educación. Ha cursado diplomados en instituciones nacionales y extranjeras en las áreas de Gestión y Programación Cultural, Periodismo Cultural, Guion Audiovisual, Community Manager, Fotografía, Curaduría de Arte y Publicidad Objetiva.

Ha publicado la plaqué Poemas para ser leídos bajo la lluvia en Esto no es una antología: Palabras que sangran (Santo Domingo: Ediciones Ferilibro, 2012); los poemarios Temblor de lunas (Santo Domingo: Ediciones de Cultura, 2012, edición bilingüe español-japonés; Editorial El Barco Ebrio, Madrid, 2012, edición en ebook; Cochabamba, Bolivia/Bagnères-de-Luchon, Francia: Babel Cartonera, 2014, edición bilingüe español-francés); Toda la luz (Santo Domingo: Luna Insomne Editores, 2013, ebook); Urbania (Santo Domingo: Editorial Funglode, 2013), Dolor que maúlla (Santo Domingo: Luna Insomne Editores, 2014); Ciudad que alucino (Madrid: Amargord Ediciones; 2016); y los libros para niños Lunario (Santo Domingo: Alfaguara, 2014) y Día de lluvia (Santo Domingo: loqueleo, 2017). Compiló las antologías Material inflamable: 30 poetas dominicanos del siglo XXI (Santo Domingo: Editora Nacional, 2014); Sobre un costado del planeta: muestra de poesía dominicana 1970-1990 (Ciudad de Guatemala: Catafixia Editorial, 2015) y El futuro es ahora: 15 poetas dominicanos (1991-2012) (México: Revista Punto en línea # 67 (UNAM), 2017).

Su trabajo literario y cultural ha merecido los siguientes reconocimientos: Gran Premio del Concurso de Minicuentos “Las Dos Orillas”, 2014, con Fumar bajo la lluvia; Primera Mención del Concurso de Minicuentos “Las Dos Orillas”, 2014, con A primera vista; Finalista al Premio Nacional a la Excelencia Juvenil Juan Pablo Duarte 2014 en el renglón Desarrollo Cultural en representación del Distrito Nacional; Premio único del Premio Funglode de Poesía Pedro Mir 2012, con Urbania; Premio único del I Concurso Nacional de Haikú 2011, con Temblor de luna; Mención de honor en poesía en el Certamen Nacional para Talleristas 2012, con La dulce herida de estar vivos; Mención de honor en cuento en el Certamen Nacional para Talleristas 2011, con A la altura de la circunstancia; Mención de honor en el Certamen de Poesía Heptagrama 2010, con Tríptico.



Oración para un dios solitario

 

1

Señor del cieno y la tormenta,
hacedor de la savia y el viento
aquí está tu hijo —migaja, gota, grano de arena—
con la lengua en un solo temblor,
con los dedos hechos latidos.

Aquí está tu hijo señor
murmuración de palabras,
indefensa imperfección bajo la lluvia.

Aquí estoy apenas una serena multitud de defectos
frente a ti señor del trueno y los lirios,
camuflado oración vengo hasta tus pies
como una leve semilla rodando horizontes dispersos en la nada,
brote de hojas sobre la roca,
mínima palabra de raíces y puñales.

 

2

Tuya es mi voz, Señor,
voz de alas y arena,
voz que callada te llama:
agua con memoria que recorre serena el cauce.

Tuyas mis manos, Señor
que buscan asirse a la oquedad de tu nombre,
a la blanquísima estela de tu cuerpo.

Tuyos mis ojos, Señor,
que han visto la sangre derramarse en el vientre de hojas de la noche,
la misma sangre que recorre los muslos de lumbre
de las niñas sacrificadas en tu nombre.
Los mismos ojos señor
que buscan tu rostro barbado de luciérnagas
que como carbones ardientes traspasan tu faz.

Tuyos mis pies, Señor,
que descalzos huyen de la muerte
pisoteando la triste flor de llanto que reposa sumisa sobre el lodo.

Tuyo mi cuerpo señor,
parcela de melancolía que será colonia de gusanos,
jardín de tristes margaritas,
fantasma desandado entre musgo y semillas.
Mi cuerpo señor, rebelión de sangre y palabra,
marabunta de sueños que se levanta cada sol
a repasar incendios y desalientos.
Mi cuerpo señor hechura de tus manos,
soplo de tu boca sobre los días,
colisión de vida que anda las horas.

 

3

Aquí estoy señor de rebato y sangre
con la frente sembrada de flores,
con los puños repletos de nombres,
con mis ojos mirando tus ojos
—avergonzado de muerte bajas la mirada—
para decirte que me apiado de tu soledad
—de peces marchitos,
de pájaros ahogados en el viento,
de rosas natimuertas en la inmensidad del tiempo—,
que compadezco tu soledad de animal herido
que se pudre bajo los soles
y por eso estas palabras —clavos, espinas, lanzas—
son una oración para acompañarte
—en tu soledad de barco a la deriva,
de ruina que se estrella con la nada—
a ti, al ser más solo del universo:
niño abandonado que trashuma,
vagabundo de estrellas y sueños,
por los siglos de los siglos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Origen

¿De dónde he nacido?
Acaso del agua rota de estrellas
o del leve graznido de los pájaros tibios.

Yo, aterido de ráfagas, tal vez provenga
de esa masa agujereada de peces que es la noche.

He nacido del vagido de las olas
cuando chocan con los muslos pardos del atardecer.

Desde el cieno he venido con los huesos del viento colgado en los pómulos,
desde el cieno he salido: arboladura de estraza rompiendo soles:
soy escamas de nubes que parpadean en la cintura del cielo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Vital

Para el árbol, la medida del tiempo
son las hojas caídas.

Para el pájaro, la medida del tiempo
son los cielos surcados.

En cambio, el hombre mide el tiempo en nombres
que, vacíos, ruedan en la memoria.

 

 

Etiquetas: , ,