RSS

Archivo de la etiqueta: Venezuela

Cráneo #177: Santiago Rothe

17274277_10211448832449157_1765038998_n

 



 

Santiago Rothe (Mérida, Venezuela, 1991)

Participó en los talleres de creación literaria de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello. Participó en el primer encuentro literario de jóvenes poetas (2009). Participó como ponente en la bienal de poesía Ramón Palomares (2010). Invitado en la bienal de poesía Elías David Curiel (2011). Ha participado en numerosos recitales de poesía y en varios festivales mundiales de poesía (Venezuela), siendo publicado en la Antología del 9no festival mundial de poesía 2012: Capítulo Mérida.



 

 

Una mesa de cráneos azules
se sostiene al fondo del pasillo
ahora solo voces, solo voces
Mi madre lloraba con tanto silencio
que llenaba la casa con su nombre
solo los perros sentían la noche
Víctor revisa las ollas de la cocina pues su
hambre no cesa desde el noventa
cuando el olor a pólvora no le dejaba descansar
cuando la pólvora desangraba la infancia de San Agustín
y su padre era una sombra recurrente, solo eso, noctámbula
Silencio, por favor silencio…
Desde la oscuridad hablamos
nos reímos de los malditos
sueños que no vivimos
Mis pupilas se
consumen en la saliva del espanto
Siento que llegará tarde o temprano
la multitud de mi abandono incurable
Reúno la transparencia y ropa mía
vuélvete agua y sobre mí tu canto
y sobre mí la flor de tu arrogancia y esa voz
que tanto conozco
¿eres tú?
Viejos pasos Arturo, viejos pasos
Somos mecidos por la crepitación
de la aurora
Tú que nunca has sabido callar
y retumbas como siempre y te descoyuntas
en las escaleras de mi serenidad,
estás tan viejo de tanto joder
de tanto joderme y ahora no te veo pa
desquitarme de tanta mierda
Eres enorme, te fundes
Tus barbas se unen al mar y eres
presagio andante de mi locura

 

 

[…]

 

 

El insecto trepa la fortificación
Alguien grita y desciende al fondo del pozo
La transparencia de las cosas es sublime
Somos la voz de alguien que no soy
Antiguos moradores de la palabra
que se creían inamovibles
ahora todo es
difuso
inmortal
Su palabra cuelga
Su palabra se deshace
Son toscos principiantes
y yo que solo pedía silencio pa montar la clave
y le decía al viejo Arquímedes que se callara, que estaba gordo y era inconstante
que contrabandear con carreta estaba fuera de la temporalidad
y ese empeño suyo de envenenar gente
entonces la risa se apoderó de nosotros
como si todas las creaciones se burlaran de nuestras manos Santiago
perros malditos tratando de guarecerse bajo nosotros
Alguien nos ama desde el anonimato
alguien bebe nuestra sangre
alguien nos descuartiza
pero ser sed y delirio es nuestra justa causa
así nos procuramos el asilo de la tinta
ser amantes de las pequeñas tragedias
porque las grandes escapan a nuestra capacidad de sufrirlas
o si no le pueden preguntar a los ínfimos
a los descastados
a las cifras
al silencio de la calle que
atravesamos hendidos
por la lumbre de
esos insectos
que no sabemos amar
Estar desnudo es un asunto serio
lo sublime es la sordera
mordernos los labios para sentir
ya que nadie nunca supo amarnos
y no sentimos sino lastima de tan jilachos
los amores que nos han tocao
En el cuarto de al lado
nos masturbamos con los ruidos de su muerte
Lo que quiero ahora es bombardear mi país occipital
que se callen todos ustedes
y se vayan bajando de la mula
que no van, no van….
y tú, ese, pssssss!
Coño…
Díganle al maricón que deje de llorar
que lo que no mata amarga o se convierte en poesía
porque lo que brilla no se puede escribir
-bien lo sabía Palomares-
ya le darán pal fresco las viejas de la cuadra de ladrillo
esas sí que practican la lastima con devoción
bajan pa la iglesia como sumergidas
como las ballenas estériles
y lloran como gato con hambre
salen de misa creyendo en la perfección
de sus almas pobres
pobres
pobres

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #172: Víctor Noé Arandia

unnamed



Víctor Noé Arandia (Valencia, Venezuela – 1997)

Estudiante de Idiomas Modernos en la Universidad Arturo Michelena. Edita una publicación independiente titulada Lapoesía Zine. Su trabajo tanto de narrativa como poesía ha sido publicado en Letralia y Digopalabra. Extractos de su poemario inédito Las Armas Nobles serán publicados en la antología Amanecimos Sobre La Palabra (Team Poetero, 2017). Como artista de Performance participó en la VI edición de Octubrejoven (Museo de Arte Valencia, 2016) y en el XI Festival Perfochoroní. Lleva una crónica de su vida en http://www.victornoexiste.blogspot.com.



 

 

Una tarde en el metro

Adormecer
sobre un riel
como si no hubiera lecho más tibio

desfigurarse en violento abrazo metálico
ser
charca o lluvia roja
salpicando todos los rostros
de nuestro inframundo

es hermoso verlos correr

 

 

 

 

 

 

 

 

La mortalidad de las rosas A Faride Mereb

Aún no he reflexionado
sobre la mortalidad de las rosas
la proximidad de un holocausto de vidrio

no escribo la nota suicida
para la madre
la musa
la parca
el ancestro anónimo

rebelde monosílaba quedó en mi boca
ese octavo vaso de agua desechado en la poceta

sobrepensar el poema
todo borrón
intentó ser majestuoso

visito la necrópolis
hambriento de flores

y huesos

Sin el filo de la daga
arrastrante
no seríamos

Encontramos el arma rota
en el fondo del sótano

u s a m e

poseer el cuchillo
o ser la posesión

a b u s a m e

pero lo único roto
somos nosotros

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribo

como si el aire estuviera hecho de litio

y todas las sombras regresaran a casa

anunciando el último día de mi fémur

conjuro  negra tipografía

confiando que las palabras

serán escalera enhiesta

o caracol

justo escape del epitafio

 

practico la expiación

de todos los colores del vacío

 

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #158: Raquel Abend van Dalen

 

14329029_735526316585607_267128391_n

 



 

Raquel Abend van Dalen (Caracas, Venezuela, 1989)

Autora de los poemarios: Sobre las fábricas, (Nueva York, Sudaquia Editores, 2014) y Lengua Mundana (Bogotá, Común Presencia Editores, 2012); de la novela Andor (Caracas, Bid&Co.Editor, 2013; Miami, SubUrbano Ediciones, 2017), y coautora del libro Los días pasan y las formas regresan (Caracas, Bid&Co. Editor, 2013). Seleccionó y prologó la compilación de no ficción La cajita cabrona, Sistemas inc. (Caracas, Editorial Cráter, 2016). En el 2016 fue escritora residente en el programa para artistas en Camac Centre D’art, Marnay-sur-Seine, Francia. Actualmente dirige la colección de No Ficción Papeles Salvajes en Editorial Igneo (Caracas-Miami-Lima).



 

 

Acaso existe algún circo que no abrace a los solitarios

los monstruos se copian entre sí
se recrean
con un narcisismo que todo lo permea
se recitan al oído
la misma música obstinada del encierro
la herida
una cuerda que aprieta intolerante
y levanta los cuerpos
una caricia de nudos a altas horas del día
pleno momento para el delirio.

 

***

 

Soy ese ave carnívora
que evitas en curvas comunes
aunque reclames mi presencia de coral maníaco
sigues temiendo una desaparición
donde ponga toda mi destreza de cortina de terciopelo negro
y un público vidente tenga que aplaudir
ante el horror de tus ojos
desechos, ya te bauticé.

 

***

 

Amo la rabia de no tocarte
el destiempo de un huso horario sin uso
dejándonos más solas
como un lento accidente de agua
a punto de destrozar el origen
de un cuento repetido
adorado
por su transformación alucinante
entre locos y ciegos.

 

***

 

He visto cómo usas los guantes
el pantalón holgado y la chaqueta parisina
prendas que han pertenecido a otros
cuerpos rematados en carnicerías y congregaciones religiosas
sí, he visto los cigarros en tus orejas
de cáscara abierta las botas de cuerdas interminables
que ajustan tus pasos hasta volverlos masculinos
la boca de saliva petrolera que se aprieta ante el mundo
esos puños que coronan a cerdos y mujeres desnudas del centro de la ciudad
en víspera del tren que nunca llega.

 

***Textos tomado del libro inédito La corte de los milagros.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 15, 2016 en Cráneos, Poetas de los 80's, Venezuela

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #153: Juan Luis Landaeta

landaeta-2



Juan Luis Landaeta (Caracas, Venezuela, 1988)

En 2008 resultó ganador del I Concurso de Poesía y Cuento de la Escuela de Derecho de la UCAB con Comercio Carnal. En 2009 recibió una Mención de Honor en el III Premio Nacional Universitario de Literatura por el libro Destino del Viento. En 2011 con el libro La conocida herencia de las formas recibe una mención especial en el I Premio Nacional de Poesía Eugenio Montejo. Ha publicado los títulos Litoral central (Sudaquia Editores, 2015) y La conocida herencia de las formas (Editorial Igneo, 2016). Es abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello en 2012 y de la Maestría de Escritura Creativa en Español ofrecida por New York University en 2015. Sus artículos y entrevistas han sido publicados en Revista Temporales, IQ Latino y Vice México. Es Editor Asociado de ViceVersa Magazine en Nueva York.



 

 

 
 

Quienes nos siguen nos arman
Bajan a nosotros
con la comodidad
de acosar al desastre
en el exacto temblor de los huesos

 
 
 
 
 
 
 
 

Hay otra versión
de la especie
que encuentra
su origen
en las despedidas
ocupa la distracción
no teme a la gravedad
surge de caer
emerge cayendo

 
 
 
 
 
 
 
 

Los actos que nos engendran
duelen
y se van
aquí quedamos
huérfanos del grito
extrañando la furia
en el origen

 
 

Etiquetas: ,

Cráneo #149: Andrea Julieta Arella

14398144_10154516005944643_1071842027_n



Andrea Julieta Arella (Caracas, Venezuela, 1990).

Poeta, narradora, ensayista. Reside en la ciudad de Mérida. Es tesista en la escuela Letras Mención Historia del Arte (ULA). Ha publicados tres cuentos, titulados Cadena Perpetua, El Pegaso de Laura, Mondadientes. También ha participado en innumerables recitales y festivales de poesía en la ciudad de Mérida, Coro, Maracaibo y Caracas. Ha publicado poemas en algunas revistas locales y especialmente en las redes sociales. Su poesía tiene un tinte social pero sin dejar de ser muy íntima, con un tono a veces afilado, otras veces piadoso y en ocasiones erótico. Tiene dos poemarios inéditos titulados La Erubescencia Galatéica y Orejas Marsupiales.



 

AUNQUE NOS DEN DURO

Nos han dado duro nos acercamos al fondo porque ya no hay fondos. Nos vaciaron la nevera hasta que la vendimos. Nos han dado duro con la dignidad no se juega. El hambre no juega. El niño con hambre no juega carritos. Ya no pienso en hijos ni futuro el día a día se alza pero amanece cansado. Nos siguen metiendo el dedo en la llaga solo que ya no hay llaga solo hueso un hueso flaco que raspan y machacan con el mismo discurso trancado. Aunque nos den duro aunque todo alrededor sea un absurdo aunque ya los discursos valgan madre y el mundo entero esté en la mierda. Elevemos la ternura cómo una bandera. Para sobrevivir es necesario que el asombro niño nunca muera. Y las ganas de crear se abran  como alas porque aunque nos den duro es necesario volar. Y volamos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DADANIEL

 

Palabras, perras sedientes, los héroes odian las palabras

                                                                 

                                                        Julio Cortázar, Los Reyes

 

No me dejes sola con la poesía

Sé que el suicidio es un acto honesto
El suicida es el verdadero anarquista
El suicida reclama todas las ausencias con su propia ausencia
El suicida
El valiente
El Héroe
El que toda palabra le estorba
El crudo
El de tempestades latentes
El de la tormenta nerviosa
El que no necesita un lugarcito en el cielo
El que tiene por firma la tristeza
El que recuerda la espalda, la ida, la espada.

Pedacito de mí todavía                                            No

que la cuerda está floja
que los mangos están dulces
que se viene Violeta a reventar nuestro mundo
en fractales
Que se viene

No se vaya
Sólo lléveme con Usted
La lejanía es la amada
y los poetas comprometidos de este país valen madre

No puedes partir con el corazón a cuestas
Con la miseria en las manos y en la voz
Con la niñez en el pensamiento
No puedes.
No me dejes sola sin la poesía
Soy Cobarde.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A SACHA

 

Desde que nos vimos
en el surco de la izquierda
Sabiéndonos hermosas
y fracasadas
Supimos que siempre fuimos amigas
Que yaceríamos en la ciudad de la tristeza y la putería
Que nos tenderíamos en largas borracheras de Chuchuguaza
Con todos los borrachitos de las esquinas
Con todas las canciones ya olvidadas
Con todos los yacimientos
Con Todos
Siempre hemos buscado lo auténtico y nos perdimos
Ahora que todos los días nos revientan de canciones
Ahora que la soledad del poema es una nevada
Y la cara del indio me mira atravesado.
Estos viejos que viven bajo el cielo nublado del mundo
bajo el culo del mundo                     Tienen más que enseñarnos
que esos poetas mariconcitos de la facultad
Que sólo leen poesía chilena basura de blogs comemierdas homosexuales
La poesía no es homosexual es homosensual, Jesús.
Aprende, cerraré mi facebook para olvidarte.
Me iré a la azulita como una campesina a escribir décimas para los pájaros
Ellos nos enseñan mucho más, los borrachitos, no los pájaros.
Nos enseñan más, que los profesores esnob que sólo leen a Deleuze para justificar el café
entre otros profesores que no han leído Deleuze pero ponen cara de que sí
Aún nos quedan pasar las materias, Sacha, nos quedamos en Prehistoria
con un porro del tamaño de Pool-lock-telescopio para ver el guevo de Urano
bajando desde Andrómeda como un Talibán Suicida
como un cohete donde viaja  Obama ese chorro de mierda metafísica
de franjas sangre y luz de cadáveres mecánicos.
Estos borrachitos dicen la verdad, sonríen desde adentro,
y cantan con la música que viene parida desde las estrellas.
Nos han dado duro, Sacha
nos han claveteado el corazón como a una tabla
(Nuestro culo de Tabla vale, Sacha, la poesía no son sólo teticas)
Ya es hora de que te olvides de ese carajito de mierda
Ya es hora que dejemos de ser tan poetas, tan tiernas, tan pendejas
Hay que volvernos más ratas, más violentas, más conspiradoras,
menos borrachas
Más.
La curda  está cara y los condones son pavosos, Sacha.
No dejes de escribir
Para que las Heridas vuelen sean libélulas partos del aire.
Para que el amor no duela tanto.
Para que Mérida no nos pudra las manos
Para que los más tristes dejen de ser poetas y los poetas Sean
Para qué sirvan a este país que los necesita.
Recuerdo que vi luces en tus ojos Sacha
Mariposas en tus ojos
Arcoíris en tus ojos
Sanpakuca te samparon esa yuca onírica
y ahora sembramos sueños en las uñas
para desgarrarle  la cara de los poetas, de los mal polvo
“Polvo eres  Jesús y mal polvo te convertirás”
Enloquece mi retina
haz que desde el amarillo pueda mirar hacia tus adentros.
Hemos estallado en arrebatos
Hemos dejado gobernar sin la cabeza el corazón
Seguimos creyendo que el amor existe sobre las ruinas
Que es algo parecido a los ojitos trujillanos de César
A la nobleza del flaco
A la alegría rabiosa de Daniel
Al sexo ermita de Eduardo
A la música de Diego o a la ternura Prehistórica de Talibán
No perderemos nunca la capacidad para el asombro
Te doy las gracias, Sacha, como quien agradece la libertad.

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 10, 2016 en Cráneos, Poetas de los 90's

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #129: Cristina Elena Pardo

paulina



 

Cristina Elena Pardo (Caracas, Venezuela, 1993)

Estudió Filología Hispánica en la Universidad Complutense de Madrid y un Máster en Literatura hispanoamericana en la misma universidad. Actualmente es estudiante de doctorado en la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Sus poemas han aparecido en diferentes revistas y medios digitales como Estación Poesía (Sevilla), Cosmoanónimos 2.2 (Córdoba), Mordistritus (Mérida) o Canibalismos (Caracas). En 2014 ganó el Premio de poesía CM-UCM en el marco de la IV Semana Complutense de las Letras con su poemario Doler primero. Edita y coordina las secciones de poesía de Fanzine CALIGRAMA y Revista TELURIA. Como fotógrafa ha expuesto en el marco de PhotoEspaña 2013 y colabora eventualmente en medios como El Estado Mental o Jot Down Magazine.



 

14. 

el eco la duda protegida el nacimiento de una grieta

eres

 

la única una pared

eres

 

un cuerpo

que tiene las marcas

ensayadas una pared una

tan pesada

la herida           agachándose la dirección contraria

no avanzando

eres

 

un cuerpo        hacia

el lado lento el lado

 

regresa

un cuerpo        la vía hacia el derrumbe la pared su eco          eres la

 

protegida el nacimiento

 

eres

 

 

 

 

 

 17.

en el centro del tiempo me contaste   querer corrupto hasta

dónde nos alcanzarán  las agujas una la

palabra rasa          una historia me contaste cuando desde

abajo

miraba    en el

 

centro

 

me contaste      desde dónde    nos alcanzará la textura una palabra

rasa      querer corrupto desde dónde

la estampa

 

devengo

 

madeja tejido         el minuto intransigente en el centro me

 

contaste cercana cuidadosa-

mente  una historia

 

una

 

historia la de quienes     cuándo           desde

abajo

 

miraba

 

la de quienes

 

lentos deshacen la

maraña

 

 

 

 

 

 

26. 

tal vez el cuerpo tenga que ver           la razón    un toque inevitable tenga que         estoy

escribiendo con              como un cuerpo una herida constitutiva       un justo

fragmento prosodia un relato   un justo

golpe en tu forma

 

la razón

 

porque la pregunta

porque el rechazo orgánico la respuesta la máscara

porque escribes

 

la razón un

 

motivo

 

porque el cuerpo/imagen o imagen su espacio la captura

porque el cuerpo/texto o texto en tu imagen a-

bandono ilusión control sobre       estoy escribiendo      sí mismo en la forma

 

tal vez el cuerpo tenga que ver

 

tal vez lo más esencial tenga que ver   tal

vez con                como un cuerpo que escriba la razón sin

peso     (estoy               tenga que ver         acepto la osadía no te gires

escribiendo)                                                     una mano al hombro el

 

centro de una palabra en tu imagen tal

 

vez

 

porque escribes            ESTOY                        tal

 

vez una estampa una fisura piel ácida porque en la silueta profunda tonal

 

ESCRIBIENDO

 

 

 

 

Etiquetas: , ,

Cráneo #127: Paola Valencia Villalobos

paola



 

Paola Valencia Villalobos (Maracaibo, Venezuela, 1997)

Estudia la Licenciatura en Letras Hispánicas en La Universidad del Zulia. Su primer poemario Memoria de pájaros, basado en su diario de adolescente, con el que fue premiada en el 18º Concurso nacional de poesía joven “Lydda Franco Farías” (Casabello, 2015), permanece aún inédito. Mantitne un blog personal llamado El Laberinto intrincado (www.laberintointrincado.blogspot.com) y actualmente escribe su segundo libro.

@Paolacarolinavl

 



 

 

Retrato

Me la he pasado la vida viéndome al espejo
Con los ojos fijos
Igual a quien mirara a otra persona
Y le hablara una larga charla en cualquier café de moda con nombre extranjero
Y me imagino
Entonces
Aquella tumultuosa gente atravesando
La frígida pared que separa el mundo
Con mi habitación
Y una indiferencia me aturde
Un desanimo.
Me la pasado la vida viéndome al espejo
Y he notado que estoy hecha un desastre
Soy un desastre de muchacha
Me llevo las manos al estomago
E intento recoger mis pedazos
Aunque de estos solo quede el polvo
manchando el espejo
Y mi cuerpo aislado
Mi cuerpo vació
Es mi único reflejo del café
En un baile de sombras.

 

 

 

 

 

 

La adolescente retoma su cuaderno y dibuja 

No sé con qué decirlo
porque aún no esta hecha mi palabra.

Juan Ramón Jiménez

La palabra en mi memoria
recuerdo es un pájaro que bebe
Un pájaro posado en mi sueño supongo es una palabra
no sé cómo decirla.

Tal vez pájaro es un fonema en un idioma desconocido
y su sonido el liquido de un mar imposible;
Tal vez su reflejo se parezca a mi
Yo, la que no veo mi reflejo en el agua
Sería su lenguaje mi única sombra
hablaríamos como la lluvia golpeando el techo
Y como la lluvia llevaríamos las hojas
Donde sus colores sus ojos sus alas
han construido una jaula
encerrando aquí mi voz.

 

 

 

 

 

 

 

216 meses o 6570 días, 157680 horas luego…

18

La lluvia no ha sabido limpiarme o apagarme de un golpe
La lluvia se ha quedado en mis huesos viendo irse los vagones del tren en la libertador,
Pero no he tomado ninguno,
hace dieciséis meses no he tomado ninguno.
Tenemos dieciocho años esperando este momento,
Dieciocho años con miedo a un espejo mirándome en el momento preciso.

Les digo que me voy a quedar
hasta que la ciudad se caiga
o mi rostro no soporte la vergüenza
Les digo que me voy a quedar hasta perderme en mi sombra
Y ya nadie me espere.

 

 

Etiquetas: , ,